Internacional

Nuevo sistema de justicia penal entra en vigencia en México

Un nuevo sistema de justicia penal entró hoy en vigor en México, una reforma que implicar pasar de procedimientos escritos a audiencias orales y públicas, y que el presidente Enrique Peña Nieto calificó como "la mayor tranformación institucional" del país en cien años.

Por Ciudad de México/DPA

Enrique Peña Nieto calificó como "la mayor tranformación jurídica" de ese país en cien años.(Foto Prensa Libre:EFE).
Enrique Peña Nieto calificó como "la mayor tranformación jurídica" de ese país en cien años.(Foto Prensa Libre:EFE).

En una solemne ceremonia que comenzó en horas de la madrugada del sábado, Peña Nieto y altos funcionarios del Gobierno firmaron un documento para dar seguimiento a la aplicación de esta reforma, que se remonta a el 2008 con la aprobación de una enmienda que introdujo el llamado "Sistema Penal Acusatorio".

El sistema ya se aplicaba en algunos de los 32 estados de México, pero ahora, ocho años más tarde, la tranformación del sistema de justicia se aplica en todo ese país.

Antes de la reforma, los mexicanos sólo veían los juicios orales en las películas. Sin embargo, no habrá un jurado que emita un veredicto, sino que será el juez el encargado de tomar una decisión de culpabilidad o inocencia.

Para este cambio se realizaron varios simulacros y se capacitó a jueces, abogados, fiscales, policías y militares, quienes tendrán una participación importante dentro del nuevo sistema. La inversión del Gobierno desde el 2008 fue de 21 mil millones de pesos (unos mil117 millones de dólares).

Peña Nieto sostuvo que antiguo sistema, en el que víctimas y acusados casi nunca veían al juez y todo quedaba en expedientes, "mostró claros signos de agotamiento, de manera marcada ante el aumento de violencia e inseguridad que se registró en el país durante la primera década de este siglo".

"Las voces de la ciudadanía nos mostraron que no podíamos superar los desafíos del siglo XXI con leyes, mecanismos y procedimientos del siglo pasado", agregó.

El Gobierno sostiene que este nuevo sistema tiene por objetivo esclarecer los hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune y que los daños causados por el delito se reparen. De esta forma se previene que los casos queden sólo en papel y sin resolver.

Además, también busca reducir la sobrepoblación en las cárceles, que de acuerdo a informes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, tiene como principal causa el uso excesivo de la prisión preventiva. De acuerdo con datos oficiales, con este cambio, entre el 2008 y el 2016 70 mil personas evitaron sufrir prisión preventiva.

"Hagamos del nuevo sistema el emblema de un país comprometido con la legalidad y el Estado de derecho", manifestó Peña Nieto.