Internacional

Obama refuerza presencia militar en Irak con el envío de 450 militares

El presidente Barack Obama autorizó este miércoles el desplazamiento de 450 soldados estadounidenses suplementarios en Irak para acelerar la formación de tropas iraquíes comprometidas en la lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Por Washington DC/AFP

Barack Obama, presidente de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AP)
Barack Obama, presidente de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AP)

Esta decisión tiene como meta “mejorar la capacidad y la eficacia de nuestros socios en el terreno”, indicó la Casa Blanca en un comunicado, precisando que esos soldados, como los tres mil cien que ya están en el lugar, no participarán en operaciones de combate.

Así, Estados Unidos busca ayudar a los iraquíes a recuperar el control de la ciudad de Ramadi, capital de esa provincia y en manos de los yihadistas desde mediados de mayo.

Según la Casa Blanca, este nuevo esfuerzo “complementará”  la tarea que ya realizan EE. UU. y sus aliados en la coalición internacional contra el EI en otros cuatro centros de entrenamiento en Irak, donde ya han sido capacitados más de nueve mil soldados locales y otros tres mil están actualmente en formación.

Earnest indicó que Obama tomó la decisión de autorizar un envío adicional de tropas “a petición”  del primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, con quien se reunió el lunes en Alemania en el marco de la cumbre del G7, y por recomendación del Pentágono y los altos mandos militares de EE. UU.

Nuevo equipo

La autorización del presidente incluye, además, la “entrega expedita de equipos esenciales y material”  a las fuerzas iraquíes, incluyendo a los combatientes tribales, en coordinación con el Gobierno de ese país.

Tras su encuentro con Al Ababi, Obama prometió que EE.UU. aumentaría “la capacitación y asistencia”  a las fuerzas iraquíes que luchan contra los yihadistas.

"El objetivo de este nuevo contingente será entrenar, asesorar y ayudar a las fuerzas iraquíes en una base en el este de la provincia de Al Anbar". Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca.

Obama también dijo desde Alemania que su Gobierno todavía no había desarrollado una “estrategia completa”  para entrenar a las fuerzas iraquíes en su combate contra los extremistas, lo que le ha valido críticas dentro de EE.UU., principalmente entre legisladores y aspirantes republicanos a la Casa Blanca.

Varios republicanos, entre ellos el senador y excandidato presidencial John McCain, apoyan el envío de tropas de combate a Irak, algo que Obama sigue rechazando tras diez meses de bombardeos aéreos de la coalición internacional contra los yihadistas.