Internacional

Obama llama a la tolerancia durante visita a mezquita en EE.UU.

Durante su primera visita como presidente a una mezquita estadounidense, Barack Obama expresó el miércoles el rol de los musulmanes en Estados Unidos y llamó a no compararlos de ninguna manera con terroristas.

Por Baltimore/DPA

<span class="hps">Barack</span> <span class="hps">Obama se reúne</span> <span class="hps">con dirigentes de</span> <span class="hps">la comunidad</span> <span class="hps">musulmana</span> <span class="hps">americana</span> <span class="hps">en</span> <span class="hps">Baltimore.</span>
Barack Obama se reúne con dirigentes de la comunidad musulmana americana en Baltimore.

Obama, dijo el miércoles que la "inexcusable" retórica contra los musulmanes empleada por algunos políticos "no tiene cabida" en ese país, durante su visita a una mezquita de Baltimore.

Obama criticó así, sin alusiones directas, la retórica xenófoba de algunos de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca y, en particular, la propuesta de uno de ellos, Donald Trump, de vetar la entrada al país a los musulmanes ante la amenaza del terrorismo yihadista.

En la primera visita que realiza durante su mandato a una mezquita de EE.UU., Obama dijo "gracias" a los musulmanes por sus contribuciones al país, al comentar que es una palabra que esa comunidad no escucha lo suficiente.

"Un ataque contra una religión es un ataque contra todas las religiones", consideró Obama.

El mandatario recordó que varias "generaciones" de musulmanes "ayudaron a construir" Estados Unidos y que el Islam siempre ha sido parte de la historia del país, desde los tiempos coloniales.

"Nuestros programas de televisión deberían tener a algunos personajes musulmanes no relacionados con la seguridad nacional", dijo Obama al hablar de los estereotipos y de que hay muchos musulmanes que, como policías, militares o funcionarios de inteligencia, ayudan a mantener "seguros" a todos los ciudadanos.

"El ataque a una fe es un ataque a todas", denunció Obama, al anotar también que es una tarea global y de todos los creyentes, ya sean musulmanes, cristianos o judíos, condenar la violencia.

Sin mencionarlos directamente, Obama quiso responder también a los candidatos presidenciales republicanos que le critican por su decisión de evitar el término "islam radical" para referirse al terrorismo yihadista.

"Nuestros programas de televisión deberían tener a algunos personajes musulmanes no relacionados con la seguridad nacional", dijo Obama.

Grupos como el Estado Islámico (EI) "están desesperados" por tener legitimidad y "no debemos dársela" con "afirmaciones falsas" acerca de que EE.UU. "está en guerra con el islam", argumentó.

En un mensaje dirigido particularmente a los jóvenes, Obama afirmó que no deben "elegir" entre su fe y su patria, porque no son "musulmanes o estadounidenses, sino musulmanes y estadounidenses".

Desde que asumió la Presidencia en enero del 2009, Obama había visitado mezquitas durante alguno de sus viajes al exterior, pero ninguna dentro de EE.UU. hasta hoy.

Antes de su discurso, el presidente participó en una mesa redonda con líderes musulmanes de todo el país en la Sociedad Islámica de Baltimore (Maryland).