Internacional

Ortega aspira a reelección presidencial del 2016 en Nicaragua

El presidente nicaragüense Daniel Ortega se perfila como firme aspirante a un tercer mandato en las elecciones del 2016, alentado por la debilidad de una oposición dividida y la popularidad que conserva tras nueve años en el poder.

Por Managua/AFP

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dirige un mensaje a la nación.
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dirige un mensaje a la nación.

Aunque el Frente Sandinista  (FSLN) no lo ha designado candidato, Ortega aparece como el aspirante más sólido del oficialismo, con 54% del respaldo popular según una encuesta realizada en octubre pasado por la firma CID Gallup.

“Es evidente que (Ortega) se postulará nuevamente, es una enfermedad, se cree indispensable. Él lo cree y nosotros le ayudamos a que lo crea con nuestro silencio, miedo o alabanzas”  a su gobierno, dijo a la  AFP  el sociólogo Cirilo Otero.

“No tengo dudas que mientras (Ortega) esté vivo va a ser el candidato (sandinista) aunque tenga 90 años, porque parte de su fuente de poder es el dominio de la candidatura” , agregó la disidente sandinista Dora María Téllez.

De ganar los comicios de noviembre de 2016, Ortega se mantendría en la presidencia hasta el 2021 y se convertiría en el gobernante con más años en el poder desde 1979, cuando fue derrocado Anastasio Somoza, último miembro de la dinastía somocista que gobernó el país por 45 años.

“El gran reto de la oposición es la unidad (...), pero no veo nada por ahora que indique que la habrá” , apuntó Vargas.

Sin embargo, algunos analistas consideran que el gobernante, de 70 años, no las tiene todas consigo y que su mayor debilidad es el tema social.

Problema social

Ortega, sin hacer explícitas sus aspiraciones, publicita éxitos en el campo social como la reducción de la pobreza de 42.5% a 29.6% en los últimos cinco años, así como el logro de una estabilidad macroeconómica que ha sido reconocida por los organismos financieros internacionales.

Pero “esos son datos de escritorio y no la realidad cotidiana”  de la población que, según la misma encuesta de CID-Gallup, percibe la pobreza, la falta de empleo y el alto costo de la vida como sus principales problemas, afirma el sociólogo y analista político Oscar René Vargas.

“No quiero decir que (el descontento) se traduzca en pérdida de votos, porque aún es muy pronto para hacer pronósticos” , pero “esta situación social puede crearle un ambiente negativo” , agregó el analista.

Ortega estuvo al frente del gobierno de 1979 a 1985 como miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional tras la caída de la dictadura de Somoza y luego como presidente de 1985 a 1990, cuando perdió las elecciones ante la expresidenta Violeta de Chamorro.

  “Si las elecciones son transparentes y honestas, si no se las roba (el oficialismo), ellos pierden”  dijo Téllez,

Tras 16 años en la oposición, el líder sandinista fue electo en 2006 para un mandato de cinco años, que renovó en 2011 gracias a que logró la eliminación de una norma constitucional que le impedía reelegirse en forma sucesiva.

Para la oposición, el principal motivo de preocupación no es la postulación de Ortega, sino el temor de que el proceso electoral no sea libre y transparente.

“Si las elecciones son transparentes y honestas, si no se las roba (el oficialismo), ellos pierden”  dijo Téllez, una excomandante guerillera que acompañó a Ortega en sus primeros años de gobierno, hasta 1990.

“El ya perdió en cuatro ocasiones. Definitivamente, si las elecciones fueran libres él perdería de nuevo” , sentenció el diputado del derechista Partido Liberal Independiente  (PLI) , Eliseo Núñez.

A un año de los comicios, los opositores mantienen un asedio constante al gobierno. Cada semana, pequeños grupos de manifestantes realizan concentraciones en Managua y otras ciudades exigiendo transparencia en los comicios.

“Es evidente que (Ortega) se postulará nuevamente, es una enfermedad, se cree indispensable. Él lo cree y nosotros le ayudamos a que lo crea con nuestro silencio, miedo o alabanzas”  a su gobierno, dijo Cirilo Otero.

Sin embargo, la oposición no logra unirse ni encuentra un liderazgo fuerte capaz de oponerse a Ortega con opciones de triunfo. “El gran reto de la oposición es la unidad (...), pero no veo nada por ahora que indique que la habrá” , apuntó Vargas.

El Consejo Supremo Electoral  (CSE) aún no ha convocado oficialmente a los partidos a participar en los comicios y, aunque eso no está reñido con la ley, el silencio comienza a llamar la atención de los opositores.

“Una vez abierto el proceso electoral, la movilización política se va a intensificar y Ortega quiere evitarlo la mayor cantidad de tiempo posible porque quiere mantener controlado a punto de garrote a sus opositores” , interpreta Téllez.

También juegan factores externos como las próximas elecciones legislativas en Venezuela que servirían de parámetro a Ortega para actuar localmente, en opinión de Núñez.

“No tanto por el resultado (de los comicios) sino por la reacción de la comunidad internacional ante cualquier anomalía (...) si la reacción es fuerte lo que vamos a tener (en Nicaragua) son elecciones con mayor transparencia que la que hubo en el 2011” , apuntó.