Internacional

Palmira, perla antigua del desierto sirio amenazada por el EI

Palmira es una joya arqueológica del desierto que fue ocupada nuevamente desde el mes pasado por Estado Islámico que reinició la destrucción de ese patrimonio.

Por Palmira/AFP

Los rayos del sol se cuelan en uno de los monumentos de Palmira, antigua ciudad siria. (Foto Prensa Libre: AFP).
Los rayos del sol se cuelan en uno de los monumentos de Palmira, antigua ciudad siria. (Foto Prensa Libre: AFP).

La ciudad tiene tiene más de dos mil años de antigüedad y está inscrita por la Unesco en el patrimonio mundial de la Humanidad.

Palmira fue mencionada por primera vez en los archivos de Mari en el segundo milenio a. C., según la Unesco, Palmira era un oasis para las caravanas entre el Golfo y el Mediterráneo y una etapa en la ruta de la seda.

La conquista romana, a partir del siglo I antes de Jesucristo, y durante cuatro siglos, dio un impulso formidable a Palmira (Ciudad de las palmeras), cuyo nombre oficial en Siria es Tadmor (ciudad de los dátiles).

Pasó a ser un punto de lujo y exuberancia en pleno desierto gracias al comercio de especias y perfumes, de la seda y el marfil de oriente, de estatuas y al trabajo del cristal fenicio.

La edad de oro

En 129, el emperador romano Adriano hizo de ella una ciudad libre y le dio el nombre de Adriana Palmira. En esa época se construyeron los principales templos, como Bel, o el Ágora, al tiempo que Baalshamin se embellecía y ampliaba.

La trinidad compuesta por la divinidad babilónica Bel, equivalente de Zeus, Yarhibol (el Sol) y Aglibol (la Luna) se veneraba allí antes de la llegada del cristianismo en el siglo II.





La reina Zenobia

El siglo III, aprovechando las dificultades que vivía el imperio romano, la ciudad se erige en reino. Desafía a los persas y la bella Zenobia se proclama reina.

En 270, Zenobia conquista toda Siria, parte de Egipto e incluso llega a Asia menor. Pero el emperador romano Aureliano retoma la ciudad, la reina Zenobia es conducida a Roma y la ciudad declina.

  • |DESTRUCCIÓN| Imágenes aéreas que muestran la destrucción que el Estado Islámico ha hecho en Palmira









La prisión, símbolo de la represión del régimen

Durante el régimen de Hafez al Asad (1971-2000), padre del actual presidente Bashar al Asad, la prisión de Palmira se volvió tristemente célebre porque en ella murieron cientos de detenidos ejecutados o torturados.

Desde la toma de Palmira, el grupo hizo estallar la prisión. La oposición siria en el exilio, hostil al régimen y al EI, lamenta la destrucción de este "símbolo del terror de Asad".

Las destrucciones del EI

El 18 de agosto del 2015 el EI, que se había apoderado tres meses antes de la totalidad de Palmira, decapitó al hombre que dirigió durante medio siglo el servicio de Antigüedades de la célebre ciudad, Jaled al Asaad, de 82 años.

Menos de una semana después, el EI, que considera idolatría las estatuas con formas humanas o animales, dinamitó dos de los más bellos templos de Palmira, Bel y Baalshamin.

En septiembre, destruyó varias torres funerarias de la ciudadela, antes de convertir en polvo el célebre Arco del Triunfo.

El Estado Islámico fue desalojado de Palmira en marzo del 2016, pero en diciembre retomó el control. Desde entonces se ha denunciado que sus yihadistas han destruido el Tetrapilo.



Palmira era un oasis para las caravanas entre el Golfo y el Mediterráneo y una etapa en la ruta de la seda. (Foto Prensa Libre: AFP).
Palmira era un oasis para las caravanas entre el Golfo y el Mediterráneo y una etapa en la ruta de la seda. (Foto Prensa Libre: AFP).