Internacional

Reacción positiva a proyecto mexicano sobre marihuana

Las reformas impulsadas por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto para legalizar la marihuana medicinal y aumentar la cantidad de gramos permitidos para consumo personal suscitaron reacciones en general aprobatorias de actores políticos y académicos en México, con algunas notas discordantes.

Por Ciudad de México/EFE

Enrique Peña Nieto muestra un decreto que solicita la autización de medicamentos elaborados con marihuana.(EFE).
Enrique Peña Nieto muestra un decreto que solicita la autización de medicamentos elaborados con marihuana.(EFE).

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México  (Unam) , Enrique Graue, dijo estar de acuerdo con la iniciativa para reformar la Ley General de Salud y el Código Penal Federal a fin de autorizar el uso de marihuana medicinal, así como para elevar de 5 a 28 gramos la dosis para consumo personal.

Dijo que “el consumo médico de la cannabis era algo necesario en México”  y señaló que la cantidad propuesta “se apega a estándares internacionales” . Sin embargo, se manifestó en contra de la utilización de psicotrópicos en espacios escolares.

Por su parte, el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática  (PRD) , Agustín Basave, celebró el anuncio del presidente en el marco de las Conclusiones del Debate Nacional Sobre el Uso de la Marihuana, y dijo que su partido propone una legislación “con fines recreativos o personales” .

“Ojalá que no se quede en declaraciones, que siga adelante, que se expanda y que llegue a la visión completa de la legalización que tiene el PRD” , enfatizó.

Por su parte el senador Fernando Herrera vila, coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional  (PAN) , también celebró la decisión del presidente y dijo que coincide con el pronunciamiento de su partido sobre el uso medicinal de la marihuana y de no criminalizar a los consumidores.

La senadora Cristina Díaz, del gobernante Partido Revolucionario Institucional  (PUI) , calificó de “avanzada”  la iniciativa presentada por el presidente y se dijo confiada en que el Legislativo la aprobará.

La también presidenta de la Comisión de Gobernación del Senado aseguró que “es un paso muy importante en donde el Estado mexicano abre su criterio y a través de esta iniciativa está reflejando con diferentes matices las propuestas presentadas y ha escuchado también la pluralidad de las voces en México” .

No obstante, el presidente del Consejo Nacional del PRD, ngel vila Romero, expresó una opinión contraria señalando que la propuesta de Peña Nieto es “insuficiente”  y dijo que el avance logrado en los foros de debate sobre el tema esta “ausente”  en la propuesta.

Dijo que la hierba debe regularse en todos aspectos, ya que de no ser así se seguirá persiguiendo a los productores, “mientras que el trasiego y la comercialización seguirán estando en manos de la delincuencia organizada” .

En igual sentido se pronunció el secretario general de la organización civil México Unido Contra la Delincuencia, Juan Francisco Torres Landa, quien dijo que el proyecto legislativo anunciado por el presidente tiene “enormes vacíos” .

Si bien la iniciativa “es un paso que rompe por lo menos con una inercia de cerrazón” , Peña Nieto “se queda muy corto”  respecto a las expectativas, dijo, y añadió que el principal defecto del proyecto es que deja en la ilegalidad la producción y venta de la marihuana y, por tanto, no toca las finanzas de los cárteles ni la violencia asociada a ellos.

La propuesta presidencial es, de hecho, un cambio de paradigma -a tono con el de varios países de la región- con respecto a la política prohibicionista que por años tuvo México, donde la violencia ligada al narcotráfico ha dejado más de cien mil muertos y desaparecidos desde el 2006, cuando el gobierno de Felipe Calderón  (2006-2012) lanzó una fuerte ofensiva militar contra el narco que Peña Nieto ha mantenido.

Evitar injusticias

Pero la iniciativa presidencial es también una culminación a un proceso que ha sido esencialmente empujado por la ciudadanía y que empezó en 2015 con la batalla judicial que ganó un matrimonio para que se les permitiera importar un medicamento derivado de la marihuana para su pequeña hija Grace, que padece epilepsia.

A ese hito, se sumó un fallo en noviembre de la Suprema Corte que autorizó a los cuatro integrantes de un colectivo llamado Smart a cultivar, poseer y consumir esta planta incluso con fines recreativos.

Al explicar las motivaciones de esta reforma, Peña Nieto dijo que se busca combatir dos injusticias.

“La que padecen niñas o niños o pacientes que padecen epilepsia u otros padecimientos y que no podían tener acceso a medicamentos a base de marihuana (y la que sufren) los que se les ha criminalizado por consumir marihuana y que se encuentran purgando condenas desproporcionadas” , señaló.

El martes pasado, cuando intervino en la sesión especial de las Naciones Unidas sobre las drogas, el presidente ya había adelantado los lineamientos de su reforma.

Además de avalar la importación de medicamentos con activos de marihuana como el THC y con un mayor control a los que contengan derivados de la planta, también se estudiará “que se siembre, se cultive, se coseche y se elabore marihuana para fines científicos”  en México, dijo el consejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos.

Durante la ceremonia en la que se presentó la iniciativa presidencial, Raúl Elizande, padre de la pionera Grace, se congratuló de que se haya dado el paso hacia el uso medicinal de esta hierba.

“En lo que todos estamos de acuerdo es en el uso medicinal y terapéutico de la planta y en el respeto a los derechos humanos de las personas que la consumen. Mi hija es otra persona (...). Mejoró con el tratamiento, nos ha cambiado la vida este remedio como padres de familia y lógicamente a mi hija” , dijo.

Pero Juan Francisco Torres, un abogado que junto con otras tres personas conforma el colectivo Smart, dijo a Milenio Televisión que la iniciativa presidencial se “queda corta”  porque no aborda de dónde puede obtener un consumidor el cannabis.

“Se sube el gramaje, pero sigue habiendo el problema de la puerta trasera, no hay una parte que diga que el suministro sea lícito” , comentó.

México se había quedado atrás en el debate de la marihuana frente a otros países de América Latina como Uruguay, que legalizó la producción y venta de la marihuana en el 2013; Colombia, que en diciembre aprobó el uso terapéutico de la planta; o Chile, que en diciembre autorizó los medicamentos con cannabis.

También ante su vecino y el mayor consumidor mundial de drogas, Estados Unidos, donde 23 estados han autorizado el cannabis para uso medicinal y cuatro para el consumo recreativo.