Internacional

Reo de Texas dice que no merece ser ejecutado por homicidio

Un reo en Texas cuya ejecución está agendada para este martes admitió haber disparado contra  un mexicano a quien robaron US$8, pero insiste en que no merece morir por el asesinato ocurrido hace 17 años en Houston.  

Por Livingston/AP

Juan Martín García dice que no es culpable por muerte de víctima. (Foto Prensa Libre: AP)
Juan Martín García dice que no es culpable por muerte de víctima. (Foto Prensa Libre: AP)

“Éste no es un caso de pena capital”, dijo Juan Martín García el mes pasado durante una entrevista en la prisión cerca de Livingston. “Fui falsamente incriminado; falsamente ya que no subí al estrado (a testificar en el juicio)” .    

Evidencia presentada en el juicio realizado en el año 2000 y el testimonio de un acompañante identificaron a García como el líder de un grupo de cuatro hombres involucrados en el homicidio y robo ocurridos en septiembre de 1998 contra Hugo Solano afuera del complejo de apartamentos donde vivía la víctima. El asesinato y una serie de delitos violentos adicionales vinculados con García convencieron al jurado de que debía ser sentenciado a muerte.    

García, de 35 años, será ejecutado este martes mediante inyección letal. Su ejecución sería la 11 de este año en Texas, estado que aplica la pena capital más que ningún otro. En las próximas semanas están agendadas tres ejecuciones más.    

  • “Él (la víctima) se negó a darme el dinero y me golpeó. Lo primero que vino a mi mente es que este tipo iba a tratar de matarme. Él Sujetó el arma con ambas manos y se disparó". Juan Martín García, condenado a muerte por homicidio.

Este lunes no había más apelaciones en proceso para bloquear la ejecución. La Junta de Absoluciones y Libertad Condicional rechazó el viernes último una petición de clemencia para García.    

Evidencia mostró que García, quien tenía 18 años de edad en ese momento, ya había realizado un robo de automóvil con uso de violencia junto a dos primos y un tercer hombre la mañana del 17 de septiembre de 1998 cuando vieron a Solano ingresando a su camioneta para ir a trabajar. Familiares de Solano dijeron que el hombre de 36 años, quien realizaba trabajo misionero cristiano en Guadalajara, México, se había mudado a Houston con su esposa unas semanas antes para que sus hijos pudieran educarse en Estados Unidos.

Cómplice lo delata

Eleazar Mendoza, quien se declaró culpable de robo agravado y fue sentenciado a 55 años de prisión, testificó que García se aproximó a Solano y le apuntó con una pistola. Mendoza dijo que García ordenó en español a Solano que entregara su dinero y que le disparó cuando se negó.    

García, quien habló  a través de un teléfono dentro del área enjaulada de visitas afuera del pabellón de la muerte de la prisión, culpó a Mendoza por comenzar la confrontación y a Solano por resistirse a la exigencia de dinero.   

Cifra

  • 11 presos ha ejecutado Texas en lo que va del año.

Solano recibió cuatro disparos, en cabeza y cuello. García dijo que él no robó a Solano.    

“Mi papá acostumbraba golpearme”, comentó García. “Cuando ese tipo me golpeó, yo estaba drogado y la primera persona que vi fue mi papá; así que seguí disparando” .