Internacional

Rusia desplega potente sistema de defensa antiaérea en Siria

Rusia desplegó sistemas de defensa antiaérea S-300 en Tartús, ciudad costera del noroeste de Siria donde ya posee instalaciones portuarias militares.

Por Moscú/AFP

“Efectivamente, sistemas de defensa antiaérea S-300 fueron desplegados en la República rabe de Siria”, declaró en un comunicado el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov.

Estos sistemas completan el dispositivo de defensa desplegado en la base aérea de Hmeimim, en la provincia de Latakia, en noviembre del 2015 con los S-400 de última generación.

Rusia garantiza con estos dos sistemas una defensa aérea de sus dos enclaves en Siria, el puerto de Tartús y la base aérea de Hmeimim, donde la aviación rusa dispone de decenas de bombarderos, otros aviones de ataque y helicópteros.

“Este sistema fue pensado para garantizar la seguridad de la base naval de Tartús”, precisó Konashenkov.

“Recordamos que el S-300 es un sistema sólo defensivo y que no es una amenaza para nadie”, añadió.

Estas baterías S-300 permiten responder a la amenaza de misiles lanzados desde el Mediterráneo.

Tensión entre potencias

Este anuncio tiene lugar al día siguiente de la decisión de Washington de suspender sus conversaciones con Moscú sobre un alto el fuego en Siria, una medida que Moscú criticó y que fue anunciada después de la destrucción total el lunes del mayor hospital en la zona rebelde de la ciudad de Alepo por un bombardeo.

  • "Este sistema fue pensado para garantizar la seguridad de las bases rusas". Igor Konashenkov, portavoz ruso. 

“Nos gustaría pensar que Washington hará prueba de sabiduría política y que continuarán nuestros contactos en ámbitos especialmente sensibles e indispensables para mantener la paz y la seguridad”, dijo el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

En tanto, Estados Unidos no renuncia a lograr un acuerdo de paz en Siria, aseguró este martes el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, un día después de que su país suspendiera su cooperación con Rusia.

“Ayer, como la mayoría de ustedes vieron, Estados Unidos anunció su decisión de suspender nuestras conversaciones bilaterales con Rusia sobre la restitución del acuerdo de cese de las hostilidades”  en Siria, explicó Kerry en Bruselas, para quien esta decisión no se tomó “a la ligera”.

EE. UU. analiza opciones diplomáticas

Las autoridades estadounidenses están examinando las "opciones diplomáticas, militares, de inteligencia y económicas" para enfrentar la crisis en Siria, dijo el martes un portavoz del Departamento de Estado, subrayando no obstante la necesidad de una "solución política" al conflicto.

Los directores de las agencias estadounidenses especializadas en seguridad y política exterior se reunirán el miércoles con el fin de presentar al presidente Barack Obama distintas opciones, tras el abandono de las negociaciones con Rusia destinadas a encontrar una salida al conflicto en Siria, que ha provocado más de 300.000 muertos en cinco años.

Mark Toner, vocero del Departamento de Estado, confirmó que durante la reunión podrían ser consideradas opciones militares, al tiempo que señaló que el secretario de Estado, John Kerry, seguía trabajando para definir una solución política junto a los aliados de Estados Unidos.

"El hecho que hayamos suspendido temporalmente nuestra cooperación bilateral con Rusia en relación a Siria no significa que hayamos cerrado todas las puertas a una acción multilateral", destacó Toner.

Según funcionarios estadounidenses, nuevas sanciones económicas contra Rusia y Siria tendrían mayor eficacia si se aplicaran a nivel internacional. Altos dignatarios estadounidenses y europeos se reunirán el miércoles en Alemania.

"Estamos analizando la manera en que vamos a encarar" la situación en Siria, dijo Toner en relación al encuentro que mantendrán en Washington las agencias de seguridad y política exterior para debatir acerca de "opciones diplomáticas, militares, de inteligencia y económicas".

"Sin embargo, en el fondo nuestra opinión no ha cambiado. Seguimos insistiendo en una salida política", destacó.

Estados Unidos lidera desde 2014 una coalición internacional para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico en Siria e Irak, pero se niega a intervenir en la guerra civil siria.