Internacional

Rusia exige honestidad a EE.UU. para cumplir acuerdo en Siria

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó hoy que la cooperación entre su país y EE. UU. es básica para el cese de la violencia en Siria y advirtió de que no se podrá sacar adelante el acuerdo sin un "contacto honesto".

Por Múnich/EFE

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, (derecha) pide honestidad a EE.UU.( Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, (derecha) pide honestidad a EE.UU.( Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Lavrov realizó estas declaraciones al intervenir en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), el denominado "Davos de la Defensa", que se celebra desde ayer y hasta mañana, en torno a Siria como tema principal

"Si no tenemos un contacto honesto" entre Rusia y Estados Unidos, será "imposible implementar nada", aseguró el jefe de la diplomacia rusa.

Lavrov instó a Washington a "acostumbrarse a trabajar en equipo" y superar la "miopía política" del excepcionalismo de Estados Unidos, para lograr avances en Siria como se lograron a finales del año pasado en la negociación nuclear iraní.

"Podemos lograr un éxito", confió el ministro, aunque exigió que las partes no pongan "requisitos previos", en referencia a la exigencia de algunas partes de exigir la salida del presidente sirio, Bachar al Asad.

"No deberíais demonizar a Al Asad, no deberíais demonizar a nadie, excepto a los terroristas", señaló Lavrov.

Además, aseguró que su país no participará en un proceso político para solucionar la crisis siria hasta que no se palíe la situación humanitaria (donde acusó a los rebeldes de haberla agravado en mayor medida que al régimen) y no se acabe con la violencia.

Con respecto a las atrocidades que se atribuyen a Al Asad, como emplear el hambre como arma de guerra sitiando ciudades, el ministro ruso aseguró que "todos" en la guerra están "haciendo algo mal desde el punto de vista humanitario".

Nueva Guerra Fría

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, hizo este sábado un sombrío balance de las relaciones entre su país y Occidente, minadas por los conflictos en Ucrania y Siria, y afirmó que han entrado en una nueva Guerra Fría.

"Se pueden decir las cosas más claramente: hemos caído en un nuevo período de Guerra Fría", declaró Medvedev en la Conferencia de Seguridad de Múnich (Alemania), que se celebra cada año.

"Lo que queda es una política inamistosa y cerrada, según nosotros, de la OTAN con respecto a Rusia", afirmó el primer ministro ruso.

"¿Necesitamos de verdad un tercer sísmo mundial para comprender que lo que hace falta es cooperación, en lugar de confrontración?", se preguntó.

Rusia y Occidente mantienen posiciones encontradas en el conflicto sirio, donde Moscú apoya abiertamente al régimen de Damasco, denostado por los segundos.

Las mismas potencias occidentales acusan a Moscú de apoyar a los rebeldes separatistas prorrusos del este de Ucrania en su lucha contra el poder prooccidental de Kiev.

En su intervención, Medvedev criticó en particular la política de la Unión Europea consistente en reforzar sus relaciones con varias ex repúblicas soviéticas, lo que según él ha creado "no un cinturón de amigos, sino un cinturón de exclusión".