Internacional

Sicarios asesinan a 16 en hogar católico para ancianos en Yemen

Un grupo de hombres armados atacó el viernes un hogar de ancianos administrado por monjas católicas en la ciudad sureña de Adén y mató a 16 personas, incluso cuatro religiosas indias, dijeron funcionarios de seguridad yemeníes y testigos.

Por Saná/AP

<span class="hps">Fuerzas de seguridad</span> <span class="hps">yemení</span> <span class="hps">frente al asilo</span> <span class="hps">de ancianos</span><span class="hps">.</span>
Fuerzas de seguridad yemení frente al asilo de ancianos.

Dos atacantes cubrieron las entradas del hogar mientras otros cuatro irrumpían en el edificio, dijeron las fuentes.

Agregaron que los hombres armados fueron revisando las habitaciones y esposando a las víctimas antes de asesinarlas a balazos en la cabeza.     

Los funcionarios hablaron con la condición del anonimato por no estar autorizados a hablar con la prensa.     

Una monja que sobrevivió y fue rescatada por los residentes dijo que se ocultó dentro de una nevera en una despensa después que oyó a un guardia yemení gritar “íCorran, corran!”     

Khaled Haidar dijo a The Associated Press que contó dieciséis cadáveres, incluso el de su hermano Radwan.

Todos habían sido esposados y baleados en la cabeza.

Agregó que además de las cuatro monjas indias, fueron asesinados seis etíopes, un cocinero yemení y guardias yemeníes.     

Dijo que su familia fue la primera en llegar a la casa y que habló con la monja sobreviviente, que estaba llorando y en estado de conmoción.

Haidar dijo que su familia la entregó a los combatientes sureños a cargo de la seguridad en el distrito local.     

Había unos 80 residentes en el hogar, administrado por los Misioneras de la Caridad, una organización establecida por la Madre Teresa.

Las Misioneras también fueron atacadas en Yemen en 1998 cuando tres monjas fueron asesinadas en la ciudad portuaria de Hodeida.     

Adén cayó en la anarquía después que una coalición encabezada por Arabia Saudí recapturó la ciudad de los rebeldes chiíes hutíes a mediados del año pasado.  

El asalto revela la debilidad del actual Gobierno yemení, que tiene su sede en Adén tras su expulsión el año pasado de la capital, Saná, por los rebeldes hutíes (chiíes).

La ciudad, que en su día fue uno de los grandes núcleos cosmopolitas de la región, se ha convertido en un territorio sin ley donde las comunidades cristianas han sido expulsadas y sus iglesias y cementerios, objeto de desecración.

La guerra civil en Yemen dividió ese país en dos.

La región del norte, en control de los rebeldes chiíes, ha sido atacada desde el aire por la coalición saudí.

La región del sur, controlada por el gobierno reconocido internacionalmente y respaldado por los saudíes, se caracteriza por un vacío de poder y seguridad precaria.     

El grupo extremista Estado Islámico y filiales de Al Qaeda han explotado la anarquía y han erigido bastiones en el sur.

La guerra en Yemen ha dejado por lo menos seis mil 200 civiles muertos y decenas de miles de heridos y ha desplazado a casi dos millones y medio de personas.