Internacional

Desesperados por salvar sus vidas, sirios rompen mallas de frontera e ingresan a Turquía

Frontera siria-turca; miles de civiles huyendo de la violencia; intenso calor de 35 grados centígrados y con la guerra entre kurdos y el Estado Islámico (EI), a sus espalda, decenas de cientos de sirios irrumpieron en Turquía este lunes aunque eso haya significado romper las mallas y barandas que resguardan el ingreso a ese país.

Por Turquía/AFP

Sirios que huyen de la guerra en su país derriban la malla fronteriza con Turquía a donde ingresaron para resguardar sus vidas. Hombres mujeres y niños buscan refugio en el vecino país. (Foto Prensa Libre: EFE).
Sirios que huyen de la guerra en su país derriban la malla fronteriza con Turquía a donde ingresaron para resguardar sus vidas. Hombres mujeres y niños buscan refugio en el vecino país. (Foto Prensa Libre: EFE).

Las fotografías que fueron difundas al mundo por agencias internacionales, solo podían calificase con adjetivos como impresionantes, sorprendentes y dramáticas. En las mismas se observa el dolor y la angustia de los sirios quienes claman por entrar a Turquía aunque sea como refugiados.

Al constatar que era imposible contener a los sirios (un número aproximado de 16 mil), las autoridades turcas decidieron reabrir a mediodía sus fronteras a quienes huían de los combates entre las fuerzas kurdas y los yihadistas que luchan por el control de la ciudad de Tall Abyad.

Antes, miles de personas esperaron pacientemente bajo el ardiente sol en el lado sirio de la frontera, hasta que les dieron luz verde, pero otros prefirieron entrar por la fuerza, total... si se quedaban en el lado sirio muy probablemente habrían muerto.

Después de haberles prohibido durante varios días la entrada a su territorio, Turquía reabrió finalmente su frontera el domingo por la tarde a miles de refugiados.

Desborde de Inmigrantes

“Si Turquía acepta una nueva ola de refugiados llegados de Tall Abyad, significa que debe prepararse para una afluencia de al menos 100.000 personas”, alertó el lunes el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, en la cadena de televisión CNN-T rk.



Una refugiada siria, llora después que logró ingresar a Turquía. Los sirios huyen de la guerra entre kurdos y yihadistas del Estado Islámico. (Foto Prensa Libre: EFE).
Una refugiada siria, llora después que logró ingresar a Turquía. Los sirios huyen de la guerra entre kurdos y yihadistas del Estado Islámico. (Foto Prensa Libre: EFE).


“Creemos que por ahora no hay una crisis humanitaria en Tall Abyad equivalente a las que ya se han visto en Kobane o en otras regiones de Siria”, añadió. “Vamos a proporcionar ayuda humanitaria a las personas del otro lado de la frontera y dejar pasar a los enfermos y heridos”.

La semana pasada, Kurtulmus indicó que Turquía bloquearía la entrada de refugiados sirios en Akakale “salvo en caso de tragedia humanitaria”.

La batalla por el control de la ciudad siria kurda de Kobane, cerca de la frontera turca, provocó durante el pasado otoño el éxodo hacia Turquía de unos 200.000 refugiados, la mayoría de origen kurdo.

Turquía, que rompió relaciones con el régimen sirio del presidente Bachar al-Assad, es el principal país de asilo para los refugiados que huyen de la guerra civil. Según las cifras oficiales, actualmente acoge a más de 1,8 millones de personas.