Internacional

Socialistas intentan derribar a su líder Pedro Sánchez

Más de la mitad de la cúpula del Partido Socialista (PSOE) español se lanzaron el miércoles al cuello de su líder, Pedro Sánchez, para forzar su dimisión en base a los estatutos del partido, a los que él se aferró para conservar el cargo.

Por Madrid/DPA

Archivado en:

España
Pedro Sánchez,secretario general del PSOE participa en un reunión del partido. (EFE).
Pedro Sánchez,secretario general del PSOE participa en un reunión del partido. (EFE).

La tarde del miércoles fue un auténtico hervidero en la calle Ferraz de Madrid, donde se encuentra la sede de los socialistas y donde se produjo un intento de golpe al líder, que hasta el momento no ha tenido el éxito esperado por sus instigadores.

Solo faltaban tres días para que el partido celebrara su Comité Federal en el que Sánchez iba a proponer la celebración de un Congreso Federal para que los militantes eligieran a un nuevo líder. Él también tenía previsto presentarse. Quería defender su "no" a la presidencia de Mariano Rajoy y su posible gobierno alternativo.

Tras semanas de duras críticas por parte de históricas figuras del partido, ésta era la única oportunidad del político de sobrevivir ya que en la militancia es donde Sánchez tiene su mayor apoyo. Pero su cúpula no ha querido darle tregua y hoy hicieron algo nunca antes visto.

De los 35 miembros que tenía el órgano de dirección del partido, 17 han presentado oficialmente su dimisión, con el objetivo de que Sánchez abandonara la secretaría general. Estos esperaban que, en base a los estatutos del partido, ante la dimisión de más de la mitad del órgano de dirección una gestora se hiciera cargo y el secretario general perdiera su poder.

 “En el Partido Socialista se tiene que tener el respaldo de los militantes para dirigirlo”, dijo César Luena.

Sin embargo, los estatutos no han sido interpretados del mismo modo por la parte del socialismo afín a Sánchez. Minutos después de conocerse las dimisiones, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, informó que los estatutos se van a cumplir "estrictamente".

En su artículo 36, estos dicen que es competencia del Comité Federal "cubrir las vacantes que se produzcan en la Comisión Ejecutiva Federal y Comisión Federal de Ética y Garantías. Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Federal".

Y así será. Mañana a las 10:30 horas (local, 8:30 GMT) se reunirán los miembros de la cúpula restantes para convocar dicho congreso. No estarán presentes las 17 personas que han dimitido, entre las que están la presidenta del PSOE Micaela Navarro, el presidente de Valencia Ximo Puig, el presidente de Castilla-La Mancha Emiliano García Page o la ex ministra Carme Chacón.

En opinión de Luena lo hoy sucedido es "muy grave" ya que lo que se ha pretendido es "que los militantes no hablen". Por ello, pidió "serenidad" a la militancia, quienes serán los que tomen "las decisiones", aseguró.

“Lo que le digo (a Sánchez) es que yo desde luego, si la mayoría de mi ejecutiva no estuviera conmigo, ya no estaría, obviamente”, abundó Ximo Puig,

Minutos después de la comparecencia del número dos del partido, en unas declaraciones a las puertas de la sede de Ferraz, Antonio Pradas, uno de los dimitidos, aseguró que la ejecutiva ha quedado "disuelta" y que ya no está "legitimada". El hasta hoy secretario de Política Federal del partido denunció que no le han dejado entrar en la sede para recoger sus cosas.

Lo sucedido hoy en el PSOE provocó la reacción de otros líderes políticos como Pablo Iglesias. "Tengo muchas diferencias con Sánchez pero pretender hacer caer a un secretario general, elegido por las bases, con dimisiones, es un faude", dijo a través de la red social Twitter. Dada la actual coyuntura, el político canceló el viaje que iba a realizar estos días a Colombia y Ecuador.

España lleva ya más de nueve meses sin Gobierno después de que los partidos políticos continúen sin llegar a un acuerdo. Los conservadores del Partido Popular (PP), que ganaron las elecciones de junio, intentaron recientemente formar Gobierno sin éxito.

Pese a las voces del socialismo que han pedido a Sánchez que facilite el Gobierno de los conservadores, este se ha mantenido tajante y ha asegurado que jamás prestará su apoyo a Mariano Rajoy.

El tiempo se acaba y ya queda solo un mes para que un candidato sea electo. Si el próximo 31 de octubre ningún candidato tiene los apoyos suficientes se convocarán elecciones, que serían las terceras en un año.