Internacional

UE acusa a Google de abuso de posición dominante

La Comisión Europea pasó este miércoles a la ofensiva contra Google, a quien acusa de posición dominante con su motor de búsqueda en internet, e inició una investigación por el sistema operativo Android por sospechas de que vulnera las reglas de competencia comunitarias.

Por Bruselas/AFP/AP/AP

La comisaria  europea de Competencia, Margrethe Vestager, da a conocer la acusación contra  Google. (Foto Prensa Libre:EFE).
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, da a conocer la acusación contra Google. (Foto Prensa Libre:EFE).

La acusación de la Comisión contra Google por abuso de posición dominante por su motor de búsqueda, expone al gigante estadounidense a una multa de hasta 6 mil millones de dólares.

“Temo que la empresa haya aventajado injustamente a su propio sistema de servicio de comparación de precios, vulnerando las reglas de la UE en materia de abuso de posición dominante“, declaró la comisaria europea a cargo del caso, Margrete Vestager.

La Comisión reprocha a Google que ponga en evidencia sus propias páginas de servicios de comparación de precios o sitios especializados en viajes en su motor de búsqueda en detrimento de los motores de búsqueda de sus competidores como Bing de Microsoft.

“No es con base en sus méritos que Google Shopping siempre aparece primero”, afirmó Vestager.

La investigación sobre el motor de búsqueda de Google había comenzado en 2010. Durante años, el excomisario de Competencia, Joaquín Almunia, buscó vías conciliatorias pidiéndole a Google proponer soluciones, que la Comisión enmendó en tres ocasiones.

El gigante estadounidense, cuyo motor de búsqueda concentra el 90% de las búsquedas en internet en Europa, reaccionó airadamente.

- Google, en desacuerdo -

“Estamos respetuosa pero firmemente en desacuerdo” con la notificación de la Comisión, indicó el grupo en su blog oficial calificando como “erróneas” las acusaciones.

“El objetivo de la Comisión es aplicar las reglas europeas (...) de manera tal que las empresas que operan en Europa no priven artificialmente a los consumidores europeos el más amplio abanico posible de opciones o no obstaculicen la innovación“, dijo Vestager en conferencia de prensa.

Google tiene ahora diez semanas para responder y, de confirmarse que está en falta, la Comisión podría imponer una multa a la empresa de hasta 10% de su volumen de negocios, que en 2014 ascendió a 66.000 millones de dólares, aunque ambas partes pueden llegar a una solución que reduzca el monto de la multa si la compañía estadounidense coopera.

“Si la investigación confirma las sospechas, Google deberá asumir las consecuencias jurídicas y modificar la manera en que lleva a cabo sus actividades en Europa“, estimó Vestager precisando que una notificación de las imputaciones “es una invitación para tener una audiencia e invito a Google a utilizar todas las oportunidades” de ahora en más.

Google fue blanqueada hace dos años por las autoridades estadounidenses de competencia por los mismos cargos. Las autoridades se conformaron con un compromiso de buena conducta. La Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) cerró entonces la investigación por vulnerar las reglas de competencia afirmando que no halló pruebas de abuso de posición dominante en las búsquedas de su motor.

La decisión de la Comisión fue aplaudida por los querellantes de Google. FairSearch, que representa a Microsoft, Oracle, Expedia o TripAdvisor, estimaron que “crea un precedente” para tratar mejor las prácticas de Google. Icomp, otra organización querellante, saludó “una decisión valiente” frente a un grupo que “se cree por encima de las leyes.”

En una declaración por separado, Microsoft, otro gigante de la informática e internet multado en el pasado por la Comisión Europea por más de 2.300 millones de euros por una serie de casos de competencia desleal, indicó que “toda compañía debe obedecer a las mismas reglas.”

“Estamos respetuosa pero firmemente en desacuerdo” con la notificación de la Comisión, indicó Google.

El grupo Open Internet Project (OIP), un lobby que combate a Google en el Viejo Continente y del que forman parte empresas editoras como Lagardere o Axel Springer, pero también el sindicato nacional francés de agencias de turismo o el de operadores turísticos, celebró este “avance decisivo” contra las “prácticas abusivas” de Google.

En noviembre del 2014 el Parlamento Europeo había adoptado por amplia mayoría una resolución, no vinculante y por lo tanto simbólica, en la que pedía desvincular los motores de búsqueda de otros servicios de internet ofrecidos por una misma compañía, y que sugería por lo tanto desmantelar Google.

- Investigación sobre Android -

En paralelo, la Comisión indicó también este miércoles que iniciaba una investigación para determinar si Google vulnera las reglas de competencia europeas con su sistema operativo Android, que domina en el mercado de la telefonía móvil.

“La Comisión inició un procedimiento formal contra Google para analizar en profundidad si el comportamiento de la empresa sobre su sistema operativo para teléfonos móviles Android así como las aplicaciones y los servicios para smartphones y tabletas vulneran las reglas de la UE en materia de competencia“, indicó la Comisión.

La UE busca “evaluar si, al concluir acuerdos anticompetencia y/o cometiendo eventuales abusos de posición dominante, Google perjudicó ilegalmente el desarrollo y el acceso al mercado de los sistemas operativos para telefonía móvil así como para aplicaciones y servicios de comunicación móvil a sus competidores en el Espacio Económico Europeo.”

-Un futuro incierto-

La decisión de la Comisión Europea (CE) de acusar a Google de violar las leyes antimonopolio del Viejo Continente y abrir una investigación sobre su sistema operativo Android amenaza con debilitar al gigante tecnológico y genera una peligrosa incertidumbre, alertaron hoy los expertos.

“Lo que ha ocurrido en Europa es muy serio para Google y abre la puerta a que los reguladores prohíban a la empresa el estar en varias líneas de negocio al mismo tiempo” , dijo a Efe Tom Rosenstiel, director ejecutivo del American Press Institute, un centro de investigación sobre el futuro de los medios.

“El gran interrogante ahora es ver si efectivamente Google usa su plataforma de búsqueda y sus algoritmos para promocionar de forma injusta sus productos y anunciantes” , destacó Rosenstiel.

Para el experto, el pulso legal entre Google y las autoridades europeas podría tener incluso repercusiones para el conjunto de las empresas tecnológicas.

“No está claro si este es un tema técnico que afectará solo a Google o estamos ante un momento más estructural que lleve a los Gobiernos a fragmentar empresas dominantes en la web” , afirmó Rosenstiel.

“Aunque Google pueda ser el motor de búsqueda más usado, la gente ahora puede encontrar y tener acceso a la información por diferentes caminos, y las acusaciones de daño, para consumidores y competidores, han demostrado ser erróneas” , advirtió Google.

Keith Hylton, profesor de derecho en la Universidad de Boston, insistió, por su parte, en declaraciones al diario The Wall Street Journal, en que la presentación formal de cargos contra Google reduce su capacidad de negociación con los reguladores europeos.

Hylton recordó que la empresa con sede en Mountain View (California, EE.UU.) ajusta sus algoritmos de búsqueda constantemente y ha dejado claro que cualquier solución de los reguladores sería “complicada” e interferiría con sus negocios.

Se trata de la primera vez que Google afronta cargos formales antimonopolio, lo que a su vez pone a la Unión Europea en la vanguardia del debate sobre cómo regular a los gigantes mundiales de la tecnología.

Google, por su parte, dijo que las acusaciones de que utiliza su posición dominante en el mercado de buscadores para suprimir a la competencia son “falsas”

“Aunque Google quizás sea la herramienta de búsqueda más usada, la gente ahora puede encontrar y acceder a la información de numerosas formas y las alegaciones de daño a los consumidores y competidores están muy lejos de la realidad” , argumentó hoy la empresa en su blog oficial.

“Por eso rechazamos respetuosamente, pero completamente, la necesidad de publicar un pliego de cargos con esas acusaciones y esperamos convencer —a la CE— en las próximas semanas de que tenemos razón” , añadió la compañía.

Firmas como Expedia y TripAdvisor sostienen que las prácticas de Google han dañado sus negocios, aunque la firma californiana sostiene que el tráfico, los ingresos y beneficios de esos sitios en línea no respaldan las acusaciones.

Las autoridades europeas abrieron un segundo frente este miércoles contra Google con el anuncio de una investigación formal para determinar si la empresa ha impulsado acuerdos “anticompetitivos” con fabricantes de móviles y tabletas para instalar exclusivamente en ellos su sistema operativo de código abierto Android.

“Los teléfonos inteligentes, tabletas y aparatos similares juegan un papel cada vez más importante en la vida de muchas personas y quiero asegurar que los mercados en ese área pueden florecer sin limitaciones anticompetitivas impuestas por cualquier compañía” , dijo hoy la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Google indicó, en un memorando interno a sus empleados, que Android ha favorecido una reducción de precios y aumentado las opciones de los consumidores.

Mientras tanto, Jeff Jarvis, director del Centro Tow-Knight para el Periodismo Emprendedor en la Universidad CUNY de Nueva York, calificó hoy de “ridículas” en declaraciones a Efe las acusaciones de los reguladores europeos.

“Es una decisión ridícula. Por supuesto que si eres una compañía de medios vas a promocionar a tus anunciantes y si ofreces tu sistema operativo de forma gratuita tienes derecho a establecer ciertas condiciones. No hay nada ilegal en eso”, dijo Jarvis.

Para el profesor neoyorquino, lo ocurrido este miércoles “demuestra que la Unión Europea no solo está en contra de las empresas tecnológicas estadounidenses sino también de la tecnología y la innovación” .

De no ver satisfechas sus exigencias, la Comisión Europea podría imponer a Google una multa de hasta el 10 % de su facturación (unos 6.001 millones de dólares o 5.661 millones de euros) , según sus cuentas de 2014.

Google controla más del 90 % del mercado de búsquedas en Europa.

UE y EEUU muestran sus diferencias sobre Google

Por Rob Lever

WASHINGTON, 15 Abr 2015 (AFP) - Las acusaciones de abuso de posición dominante lanzadas el miércoles por la Comisión Europea contra el gigante de internet Google contrastan con la postura de Washington, que abandonó una investigación similar hace dos años argumentando falta de pruebas.

A principios de 2013 el organismo que regula la competencia en Estados Unidos, la Comisión Federal de Comercio (FTC) , cerró su investigación a cambio de compromisos de buena conducta de Google, en particular el cese de lo que fue calificado entonces como “las prácticas más preocupantes” .

Ese año, Google aceptó poner fin a las restricciones relacionadas con su plataforma de publicidad en línea AdWords, que impedía a los anunciantes realizar una campaña paralela en plataformas de la competencia. Además, dejó de incorporar en sus resultados de búsqueda especializada los contenidos de algunos sitios, entre ellos las críticas de restaurantes o de hoteles de los que estaba acusado de apropiarse.

En aquel momento, el presidente de la FTC, Jon Leibowitz, aseguró haber investigado de manera “completa y profunda” las acusaciones según las cuales Google manipulaba los resultados de su motor de búsqueda a expensas de sus competidores, pero sin encontrar pruebas suficientes de abuso para lanzar una demanda.

Los detractores de Google arremetieron por su parte contra el hecho de que el grupo se saliera con el equivalente de una simple reprimenda.

Las llamadas a reabrir la investigación surgieron tras la revelación el mes pasado de un informe confidencial interno de la FTC, en el que los expertos habían recomendado abrir una causa judicial.

John Simpson, de la asociación de consumidores Consumer Watchdog, considera “incomprensible que la FTC se haya negado a iniciar una causa al gigante de internet a la vista de las pruebas omnipresentes y convincentes” .

La nueva presidenta de la FTC, Edith Ramírez, estimó sin embargo que no debería haber ninguna duda sobre la decisión de 2013, en la que los cinco miembros de la comisión “estuvieron de acuerdo en que no había base legal de acción relacionada con el principal eje de la investigación: la búsqueda” .

“Como dijimos cuando se cerró la investigación, la comisión concluyó que las prácticas de Google en la búsqueda no eran, en general, claramente anticompetencia” , añadió Ramírez.

- Leye más duras en Europa -

============================

Hasta ahora, Google ha logrado resolver la mayoría de sus problemas legales en Estados Unidos con un impacto financiero mínimo.

El año pasado, terminó amigablemente una investigación de la FTC sobre sus prácticas en el sector del móvil al aceptar pagar 19 millones de dólares de los montos facturados a usuarios por descargas realizadas por sus hijos.

A finales de 2013, la justicia estadounidense se decantó a favor del gigante de internet en una batalla con autores y editores que lo acusaron de violar sus derechos con su proyecto gigante de digitalización de libros, Google Books.

El grupo corre un riesgo mucho mayor en el caso de abuso de posición dominante en Europa, con una posible multa que podría alcanzar el 10% de su volumen de negocios, es decir, más de 6.000 millones de dólares.

Scott Cleland, presidente de la asociación de promoción de la competencia en línea NetCompetition, advierte también Google podría tener más dificultades para defenderse esta vez que en Estados Unidos.

El caso es “altamente problemático para Google porque la legislación europea sobre competencia es bastante más dura que la estadounidense” , dice.

Además, “el dominio de Google del 90% del mercado de Europa es mayor que en Estados Unidos” , donde su participación en la búsqueda estaba estimada en 2013 en alrededor del 70%, “y Google no tiene la influencia política dominante en Europa que tiene sobre el Ejecutivo estadounidense” , consideró Cleland.

El grupo de análisis sobre tecnologías TechFreedom, con sede en Washington, acusa por su parte a Europa de “miopía” .

“En lugar de celebrar la evolución tecnológica del mercado, los reguladores europeos lanzan la última guerra” , dijo Geoffrey Manne, miembro de TechFreedom especializado en competencia, entre otros asuntos.

“En los casi cuatro años que le tomó a la UE llegar a estas acusaciones, los motores de búsqueda tradicionales perdieron su pertinencia, especialmente para hacer comparaciones antes de comprar. Hoy en día, los consumidores pueden usar, y lo hacen, las aplicaciones móviles como Amazon, Facebook y Yelp para encontrar productos, restaurantes y mucho más” , concluye.