Internacional

Votantes hispanos se define en 30% de afiliación independiente

 El número de votantes hispanos en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre previsiblemente alcanzará cifras récord, pero lo que no está tan claro es por quién votarán, asegura un nuevo informe difundido el martes según el cual un 30% de los hispanos de Estados Unidos se considera de filiación independiente. 

Por Nueva York/AP

Archivado en:

Estados Unidos
Los votantes hispanos participaron en las primarias en Estados Unidos.(AP).
Los votantes hispanos participaron en las primarias en Estados Unidos.(AP).

El reporte de la compañía Nielsen dice que 8 millones de los 27 millones de hispanos en condiciones de votar se identifican como independientes y, dentro de esta categoría, más de la mitad no se inclinan hacia el Partido Demócrata ni hacia el Republicano, lo que “sugiere que el voto hispano parece estar más en juego de lo que se suele suponer” .       

“Son verdaderamente independientes, no prefieren un camino o el otro” , dijo Stacie de Armas, vicepresidenta del departamento de Iniciativas Estratégicas y Asuntos al Consumidor en Nielsen, durante una entrevista con la  AP.

“Cuando uno hace los cálculos puede llegar a la conclusión de que se trata del 18% del electorado hispano que es entonces verdaderamente independiente y cuyo voto está verdaderamente en juego. Es un electorado que estará muy receptivo a los mensajes indicados”, agregó.       

El electorado hispano del país es además cada vez más joven, nacido en Estados Unidos y con mayores niveles educativos, señala el informe. Para noviembre, aproximadamente 3,4 millones de nuevos votantes hispanos habrán cumplido los 18 años y podrán ir a las urnas por primera vez.        

“Trump y los nuevos líderes de su campaña están intentando cínicamente rediseñar la fachada de una política muy radical para hacerla más amena a los votantes blancos de los suburbios que han quedado decepcionados con el racismo y nativismo explícito de Trump”, dijo Frank Sharry

De los hispanos, un 52% se identifica como demócrata y un 9% como republicano, señala el reporte.       

Nielsen es una empresa internacional de información con sede en Nueva York que ofrece mediciones sobre lo que los consumidores ven y compran.

El informe, titulado “De la urna de votación al supermercado: Una perspectiva en el 2016 sobre la creciente influencia de los hispanos en los Estados Unidos” , está basado en varios sondeos realizados por Nielsen, otras empresas privadas y el censo.      

A pesar de que la mayoría de los hispanos encuestados por Nielsen se identifican como demócratas, un 17% respondió que ni los demócratas ni los republicanos tienen una buena visión sobre cómo reforzar la economía y un 20% contestó lo mismo respecto a inmigración, dice el informe.       

El registro de votantes hispanos parece estar a “niveles inusualmente altos” a lo largo del país, algo que se debe al hecho de que muchos jóvenes alcanzan ahora la edad para votar; el aumento en naturalizaciones y “los temas relacionados con inmigración que están presentes” en la campaña electoral, asegura el reporte.       

Ese último punto hace en parte referencia al muro que el candidato republicano a la presidencia Donald Trump ha propuesto erigir en la frontera entre Estados Unidos y México si es escogido presidente.       

“Son verdaderamente independientes, no prefieren un camino o el otro”, dijo Stacie de Armas.

El informe dice que los hispanos representan un 12% de los estadounidenses que pueden votar este año.      

“La cifra no parece muy alta pero es muy importante si consideramos que el voto latino es joven y que está esparcido en estados clave, como Colorado o la Florida (donde no está definido si ganarán los demócratas o republicanos)”, dijo De Armas.

Critican nuevo tono de Trump en inmigración

Algunos congresistas y defensores de los inmigrantes criticaron con dureza el martes el tono más moderado que el candidato republicano a la presidencia Donald Trump ha usado esta semana, al asegurar que no le creen cuando éste dice que quiere presentar un plan de inmigración “justo” .       

Trump, quien ha cancelado un discurso sobre inmigración que planeaba dar el jueves, dijo el lunes en televisión que quiere un plan migratorio “realmente justo, pero firme”.

Aunque no dio más detalles, el magnate pareció querer distanciarse de propuestas que hizo al inicio de su campaña, cuando dijo que si llega a la Casa Blanca deportaría a los 11 millones de inmigrantes sin autorización que viven en el país.       

El sábado, además, Trump se reunió en sus oficinas en Nueva York con un nuevo grupo de asesores hispanos que provienen de estados como Florida, Colorado, Montana y Michigan, entre otros.       

“La cifra no parece muy alta pero es muy importante si consideramos que el voto latino es joven y que está esparcido en estados clave, como Colorado o la Florida (donde no está definido si ganarán los demócratas o republicanos)”, dijo De Armas.

Sin embargo, activistas a favor de una reforma migratoria criticaron en llamadas con periodistas y en comunicados al candidato al decir que Trump no ha cambiado nada y que sigue siendo el mismo “xenófobo” que era cuando en el 2015 anunció su candidatura calificando a los mexicanos que cruzan la frontera como violadores y delincuentes que llevan drogas al país.       

“Trump y los nuevos líderes de su campaña están intentando cínicamente rediseñar la fachada de una política muy radical para hacerla más amena a los votantes blancos de los suburbios que han quedado decepcionados con el racismo y nativismo explícito de Trump”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, un grupo a favor de ofrecer la naturalización a inmigrantes sin autorización.       

“Pero la política (de Trump) enfocada en las deportaciones que sigue estando ahí no parece evolucionar” , agregó Sharry.        

Uno de los pilares de la campaña de Trump es la propuesta de crear un muro en la frontera entre Estados Unidos y México para frenar la inmigración ilegal.       

El congresista de origen puertorriqueño Luis Gutiérrez, que representa a un distrito de Illinois en Washington, dijo el martes que el magnate sigue siendo una persona llena de “fanatismo” y “prejuicios” y que los altos números de naturalizaciones e hispanos que se registran para votar son la mejor arma contra Trump.       

Helen Aguirre Ferré, directora de comunicación de medios hispanos para el Comité Nacional Republicano, dijo a la  AP  que los demócratas no pueden “sermonear” a nadie cuando se trata de deportaciones, ya que se ha registrado una cifra récord en deportaciones bajo la presidencia de Barack Obama.      

“Donald Trump está trabajando mucho para elaborar una política fuerte, firme y justa en inmigración”, dijo Aguirre.

Aguirre también dijo que Obama y los demócratas prometieron una reforma migratoria durante el primer año de la presidencia de éste, cuando controlaban tanto el Senado como la cámara baja, y que luego nunca lograron aprobar esa reforma.      

“Donald Trump está trabajando mucho para elaborar una política fuerte, firme y justa en inmigración”, dijo Aguirre. “Ese es el tipo de liderazgo que necesitamos” .       

Por otro lado, la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, dijo que “no cree para nada” que Trump presentará propuestas migratorias diseñadas para ayudar a inmigrantes.       

“Trump intenta distraer de la realidad” , dijo. “El ya nos ha mostrado quien es realmente durante más de un año de campaña en el que nos ha insultado repetidamente” .       

El candidato republicano dijo el lunes por la noche en otra entrevista televisiva que lo que haría si es escogido presidente es deportar a “los malos” , en referencia a miembros de pandillas y criminales.