Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

12/12/12 - 14:10 Leer para creer

Navidad en una alcantarilla de Medellín

Miguel Retrepo dice que adora la Navidad, las luces y los decorados e incluso cumple una vieja tradición de quemar cada noche vieja, el 31 de diciembre, un muñeco del tamaño de un hombre que representa el año que termina.

POR AGENCIA AP GUATEMALA

BOGOTA - Ya decoró con luces su insólita vivienda: una alcantarilla en desuso que me mide tres metros de alto por dos de ancho en una calle en el sur de la ciudad de Medellín, capital del departamento de Antioquia, unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá.

"Nadie me ha venido ayudar, nadie. Sólo al principio la policía me quería desalojar y me quería llevar a un asilo y les dije ustedes están locos. A mí me sacan sólo muerto"', dice Restrepo, de 63 años, una figura delgada y de cabello encanecido que vive con su mujer María García y una pequeña perra negra llamada Negrita.

Hace 21 años vive en ese alcantarillado porque perdió su trabajo como reciclador de latas y botellas, entonces vio el agujero y se metió.

Tiene una cama, un pequeño televisor, una diminuta estufa y un ventilador, sube y baja del hueco a puro impulso con sus brazos y ayuda a bajar y subir a Negrita. Ya decoró su casa con el rostro de un Santa Claus.

"Disfruto mucho de la Navidad. Prendó las luces...hago el muñeco de fin de año para quemarlo el 31 de diciembre. Aquí lo quemó" en el exterior del alcantarillado, narra Restrepo, quien sobrevive de propinas que gana como cuidador de autos estacionados en las aceras.

Asegura que nunca lo han robado y que mantiene cerrada cuando no están él y su esposa, quien trabaja limpiando casas, la tapa metálica de la alcantarilla para evitar que cualquier extraño entre a su hogar.

En medio de la pobreza que aqueja a por lo menos al 45 por ciento de los 46 millones de colombianos, Restrepo, como tantos otros, busca formas de sobrevivir y tener albergue, que algunos consiguen bajo puentes o en miserables casuchas levantadas con bolsas plásticas y algo de madera.

El secretario de gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, dijo telefónicamente a la AP que desconocía el caso de Restrepo y no podía hacer declaraciones.

Restrepo tiene sueños, quiere ganarse la lotería e irse de paseo con su mujer y mascota a las playas de la costa del Caribe colombiano.

Por lo pronto, dice Restrepo, "yo estoy muy cómodo aquí en mi casa". "Aquí he aguantado hasta tormentas. Lo único que me falta es pintarla. Voy a ver si el próximo año la pinto", dice mirando las paredes alrededor.

"Yo aquí vivo bien, bueno, me conoce todo el mundo, me distraigo con ellos, todo el mundo viene y me saluda, me ayuda para la comidita. Yo vivo mejor que el presidente porque aquí nadie me molesta a mí y yo no molesto a nadie. El presidente vive encartado (complicado o enredado) con todo esos problemas que tiene".


Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.