Comunitario

Niños se alejan de las escuelas

La cobertura escolar en primaria a cargo del Ministerio de Educación se redujo por varios factores en los últimos años, consideran expertos.

Por Geldi Muñoz Palala

Una maestra imparte clases a niños de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Una maestra imparte clases a niños de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el 2008, la matrícula inicial en educación primaria fue de dos millones 500 mil 575, y se registró una cobertura neta del 95.06 por ciento; sin embargo, en el 2014 se inscribieron dos millones 417 mil 429 estudiantes, y la cobertura fue del 82.31 por ciento.

La tasa de promoción del 2008 se encontraba en 87 por ciento —dos millones 51 mil 545 aprobaron el grado— y en el 2014 se mantuvo casi igual, 87.5 por ciento —dos millones 40 mil 383—.

La deserción pasó en el 2008 de 5.7 por ciento a 3.6 por ciento en el 2014. Esta se mantiene, debido a que persisten la desnutrición crónica infantil, la falta de maestros y la precariedad en las instalaciones.

Factores

Édgar Fernando Leche Melgar, experto en administración pública, señaló: “Impresiona y resulta hasta aberrante observar que el acceso de la población a la educación primaria —que es básica para el bienestar y desarrollo social— vaya en un descenso tan vertiginoso que a la postre va a resultar muy difícil revertir esa tendencia, si no se toman medidas urgentes este año”.

A Leche le preocupa la marginación y la exclusión que son más que evidentes en los departamentos.

“Se podría pensar sin temor a equivocaciones que esta es parte importante de las causas del incremento de la delincuencia y narcotráfico en departamentos como Petén”, afirmó.

La analista Karin Slowing recordó que Cynthia del Águila planteó durante su gestión como ministra de Educación que la cobertura había bajado porque había menor cantidad de niños. La experta considera que como el censo poblacional es de 2002 no se puede demostrar esa aseveración.

“Esa hipótesis no se puede comprobar hasta que no se efectué el censo. Necesitamos ese nuevo conteo de la población para saber si efectivamente hay menos niños en el país como para explicar que haya menos cobertura escolar”, detalló.

Según la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (Ensmi 2014-2015), la tasa de fecundidad se ubicó en 3.1 hijos por mujer durante su vida reproductiva. En el 2002 fue de 4.4.

Slowing opina que si bien hay un decenso en el número de hijos por familia, no es suficiente para pensar que por ello bajó la cantidad de niños en las escuelas.

Resaltó que ese descenso tan fuerte se dio en el gobierno del Partido Patriota.

La experta concuerda con otros analistas en que ese dato puede deberse a factores como el aumento de la pobreza y migración, y que los niños que no van a la escuela ni trabajan podrían ser reclutados por la economía informal.

En la región

Enrique Maldonado, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), comentó que la caída de la cobertura no es exclusiva de Guatemala, sino de Centroamérica, en especial de los países del Triángulo Norte.

“Hemos visto ese fenómeno en El Salvador. Solo en 2014 desertaron 64 mil alumnos; la mitad por migración, un 20 por ciento por la violencia y el otro porcentaje por diversas razones”, informó.

La misma situación afecta a Honduras y Nicaragua, y en menor grado a Costa Rica, precisó.

Durante el año fiscal 2014, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ubicó en su territorio a 17 mil 57 niños guatemaltecos sin acompañante.

“Si revisamos la encuesta nacional de empleo e ingresos, entre 2010 y 2014 Guatemala duplicó el número de menores de edad que trabajan, pasó de 693 mil a 1.4 millones; eso explica la caída”, explicó Maldonado.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) 2014, la pobreza alcanzó el 59.3% de la población. En el 2006 fue de 51.2%, lo cual contribuye a la migración y el trabajo infantil.

Según Leche Melgar, pareciera que el objetivo es mantener a la población en un determinado nivel de pobreza, para que centre su esfuerzo solo en la búsqueda del sustento diario y relegue la educación.

Sin cambios

Un análisis del Icefi —con datos de la Encovi 2014— señala que para unos cuatro millones de guatemaltecos —de 0 a 20 años— el sistema educativo es inexistente.

“Cerca de 1.76 millones no han ejercido su derecho a la educación, así como el medio millón de adolescentes —13 a 15 años— y 1.57 millones de jóvenes sin acceso a la educación”, dice el informe.