Política

Pacientes sufren por medicinas caras

Quejas y decisiones como comprar medicamentos genéricos o suspender su tratamiento son medidas adoptadas por pacientes que resultan afectados por el alza en los precios de medicina para la presión, gastrointestinales o analgésicos, en algunos casos de hasta 300 por ciento.

Por POR A. OROZCO Y M. HERNÁNDEZ

en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social ya reportan aumento del 5 por ciento en algunos medicamentos que distribuyen a los pacientes, como en el Hospital de Especialidades.
en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social ya reportan aumento del 5 por ciento en algunos medicamentos que distribuyen a los pacientes, como en el Hospital de Especialidades.

Esos medicamentos forman parte de productos que han incrementado su precio, en promedio, entre 25 y 50 por ciento durante las últimas semanas y que se cotizan a menor costo en México, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, como lo evidenció Prensa Libre en publicaciones recientes.

Ana López, paciente que adquiere sus medicamentos en Mixco, aseguró: “Yo siempre compro medicina para combatir una infección y para colon irritable, pero las dos subieron de precio. La de la infección ahora me cuesta Q90 más, y mejor voy a conseguir los genéricos, aunque me dé desconfianza”.

María Oliva, residente en la zona 6, lamentó no poder pagar el precio de los medicamentos que necesita para controlar el dolor de cabeza. “Las pastillas están muy caras, subieron Q4 por unidad, ese dinero sirve para las tortillas”, indicó.

Oliva afirmó que ha recurrido a remedios caseros para tratar su problema de salud, pero no siempre le hacen efecto.

Silvia Contreras, quien vive en la zona 1, dijo que la Ranitidina, que alivia sus problemas gástricos, subió de precio en farmacias privadas, por lo que ahora comprará en la del Hospital General San Juan de Dios.

Adriana Santiago, quien padece hipertensión, expuso que por falta de dinero no puede comprar la cantidad de medicamentos que necesita en su tratamiento. “Por lo caro de la medicina es que uno sigue y sigue con la misma enfermedad y hasta peor se pone”, dijo.

Las quejas también se encontraron entre los lectores de Prensa Libre.

“Ayer —jueves— fui a comprar un frasco para la gastritis. Antes costaba Q80, hoy cuesta Q130; subió Q50 de la noche a la mañana”, escribió Carlos Ojeda.

Edwin Rosales, otro lector, aseguró: “Conocí a un supervisor de la visita médica de una farmacéutica francesa que quiso poner una fábrica de medicamentos, él comentó que se ganaba el 500%”.

Pérdidas

El incremento en el precio de las medicinas también perjudica a farmacias pequeñas, debido a que han bajado las ventas.

“Algunos productos subieron bastante, hasta Q100, por eso la gente no compra y solo pasa a cotizar, y en las bodegas se están quedando varios productos”, dijo una trabajadora.

La misma empleada indicó que los productos que registran mayor aumento son los de las casas Sanofi y Abbott.

En otra farmacia la dependiente aseguró que “la venta ha bajado” y por eso ya no se está pidiendo mucho producto a los proveedores.

Exigen regulación

Los afectados pidieron al Gobierno y sus dependencias que intervengan para regular los precios de los medicamentos.

Luis Samorra escribió en Prensalibre.com: “Se deben regular los precios, no solo por las condiciones en las que está el país, sino porque la necesidad es bastante para todos los sectores”.

Pedro Yoc, otro lector, indicó que la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco) debería encargarse de los precios, “pero lo único que hace es preguntar como están los precios, ni revisan los cobros, ni los productos”.

A su vez, Marisa Guevara, demandó: “Las medicinas deberían ser gratis o lo más baratas posibles en todos lados... para que todos tengamos acceso a salud sin limitaciones”.

En sus comentarios los afectados afirman que esos incrementos incentivan el contrabando.

“Señor Presidente, directorio de la SAT, ahora ya saben por qué es que hay contrabando, es porque en nuestro país los empresarios ponen precios exorbitantes a los productos y son necesarios para nosotros”, escribió Rolando Rosales.

Discuten iniciativa

El ponente de la iniciativa de ley de medicamentos, bienes y servicios relacionados con la salud, el diputado del partido País Carlos Herrera, dijo que luego de haber recibido muchas quejas por los altos precios de los medicamentos empezó a averiguar en otros países de la región cómo se pueden reducir los costos y descubrió que en El Salvador se legisló a favor de los pacientes, por lo cual, “usando el derecho comparado, se trabajó en esta iniciativa”.

“Hoy ningún guatemalteco sabe si lo que está comprando lo cura o no. No se sabe las partes por millón que trae un medicamento y eso debe estar regulado, para permitir que los que venden un jarabe, una pastilla o una vacuna tengan certeza de seguridad”, explicó Herrera.

El parlamentario señaló que las empresas “no han querido” que en el país se implemente esa ley. “A mí me atacan que con esa ley van a cerrar todas las empresas guatemaltecas, y no es cierto, queremos que las empresas cumplan con las calidades”, expuso.

Herrera denunció que antes de la Semana Santa recibió dos correos electrónicos anónimos en que le indican que no se esté metiendo con gente poderosa porque conocen a sus hijos y a otras personas.

Esos correos son considerados como amenazas por el diputado, quien dijo que presentará una denuncia en el Ministerio Público. “Me están diciendo que no me meta en ese tema, que me pueden hacer algo”, manifestó.

En el seguro social

Según el subgerente administrativo del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Álvaro Dubón, el incremento en las medicinas ya repercutió en esa institución con 5 por ciento, aunque no descartó que en algunos productos haya sido del 10 por ciento.

“Nosotros compramos el 77 por ciento de los medicamentos a través del contrato abierto, por lo que no hay variación de precio. Por aparte, hay medicamentos muy especializados que en realidad no han hecho un impacto financiero en el Instituto”, expuso el funcionario.

“Tanto como el 25 por ciento que se manifestó, no, sino un 5 por ciento, hay que recordar que nosotros también compramos por licitación o cotización y la tendencia es a adquirir medicamentos económicos”, afirmó Dubón.

Federación

La Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos, que aglutina a Abbott, Astra Zeneca, Bayer, Boehringer, Ingelheim, Eli Lilly, Ferrer internacional, Glaxosmithkline, Jenssen, Merinari, Merck, Msd, Novartis, Pfizer Roche y Sanofi, señala en un comunicado que, según los códigos de buenas prácticas y en acatamiento de las leyes antimonopolio que rigen a sus asociados, no puede darse ni existe un acuerdo entre sus afiliados sobre los precios.

Afirma: “En nuestra entidad, cada empresa asociada tiene una política comercial que ejerce individualmente y con libertad”, y que en el precio al consumidor, además de los laboratorios, intervienen otros entes de la distribución.

Merck

La gerencia de Merck en Guatemala informó en un comunicado que dadas las normativas de cumplimiento que existen en el país, no es posible que la industria farmacéutica se haya puesto de acuerdo para el aumento de precios en las medicinas.

Indica que “los precios vigentes en Guatemala no son definidos por la industria farmacéutica, sino que intervienen otros sectores que intervienen en el mercado, como distribuidores, cadenas de farmacias y farmacias independientes. Ellos son los que definen los precios de los productos”.

Explica que en el caso de Merck no ha aumentado los precios de los medicamentos de venta al público.

50% subió el precio de las medicinas en el país.

300% más cuesta una medicina en Guatemala.

INDIGNACIÓN POR PRECIOS

Usuarios de www.prensalibre.com y las redes sociales expresan su descontento.

Las medicinas para enfermos diabéticos y con problemas renales lo dejan a uno en la calle.

Ivancho Mijangos

¿Por qué creen que la gente va a las fronteras a comprar los medicamentos?

José C. Arévalo

Los que importan medicamentos han de tener ganancias enormes, buen negocio a costa de nuestra necesidad.

Adolfo Juárez Villegas

Lamentable, les suben a las medicinas sin restricción y el bolsillo de uno es el que sufre; ahora hasta para enfermarse hay que pensarlo dos veces.

Abimael Ulín

Esto incrementará el contrabando porque las personas no pueden pagar estos precios. Ahora sí, yo apoyo el contrabando porque esto es una injusticia para el pueblo de Guatemala.

Nick Pontaza

Es lamentable que esto esté pasando porque no se puede acudir a un centro de salud público porque no hay medicina, y si se va a un privado, la medicina que le recetan a uno es demasiado cara.

Andrea Juárez

Los guatemaltecos pagamos los platos rotos, los distribuidores de fármacos deberían ser más conscientes y no aprovecharse de la crisis del país.

María José Pérez

Por eso el contrabando nunca lo van a detener, porque es una ayuda para muchas familias guatemaltecas.

Marvin Alonzo

La Diaco tiene que hacer algo y multar a todas las compañías farmacéuticas por subir el precio de las medicinas, es un abuso y un atentado contra la salud de los guatemaltecos, no nos quedemos callados y manifestemos todos por este abuso de las farmacéuticas que afecta a todo un país.

Estrella López

Como nadie los multa por eso les suben más a los precios hasta donde aguante la pobre gente.

Jessica Moreira

Y eso que hay farmacias que ofrecen el 30% de “descuento”, esperamos que se tomen cartas en el asunto, ya que no solo esos medicamentos están caros.

Patty Herndz

Qué barbaridad, por favor que la Diaco y los Derechos Humanos hagan algo urgente al respecto. No es posible continuar así, tener una enfermedad crónica es un verdadero lujo.

Astrid Magaly Bonilla Fernández

Tanta gente enferma con necesidad y no puede comprar medicina, están o estamos condenados.

Dave Bonn

El Gobierno necesita poner un alto a esta barbaridad que las farmacias y doctores hacen, porque la gente siendo tan pobre no puede comprar medicina tan cara.

Carlos Enrique García

Estimados lectores, Señor Presidente, Directorio de la SAT, ahora ya saben por qué es que hay contrabando, es porque en nuestro país los empresarios ponen precios exorbitantes a los productos y son necesarios para nosotros, todo en Guatemala es más caro.

Rolando Rosales

Hay muchas formas de verificar esto, denunciarlo y revertirlo. Lo único que se necesita es voluntad de parte de los funcionarios. Una de las formas es que la SAT lleve a cabo la verificación de precios de transferencia, desde sus matrices donde producen esos medicamentos.

Osvaldo Ramírez

Aquí las empresas hacen lo que quieran, en contubernio con los gobernantes pasados, presentes y futuros. Y no es el 300%, es el 500%.

Edwin Rosales

Muchas veces los productos que venden en Guatemala son de casas prestigiosas y las medicinas genéricas son de mala calidad.

Edna Ruiz

Y como siempre los más afectados terminamos siendo los guatemaltecos trabajadores, que además hay que pagar tanto impuesto por todo y nadie dice ni multan a nadie, y lo mismo pasa con la gasolina, le ponen el precio que les da la gana y la Diaco brilla por su ausencia.

Judith Contreras

Sí es triste porque yo tomo Coreg, que es para el corazón, y de dos meses para acá subió casi el doble, ¡no es justo!

Beatriz Katz

Eso es cierto, he viajado por Centroamérica y cuando he comprado medicina me asusto del precio, ya que en Guatemala es súper caro medicarse. Es una lástima que hagan negocio con la salud de la gente. Por eso hay tantas farmacias.

Sucel de Halbert