Opinión

pluma invitada

El Reino Unido en el mundo

Thomas Carter

Thomas Carter

Archivado en:

Brexit

El 23 de junio pasado, el pueblo británico votó para salir de la Unión Europea y la nueva Primera Ministra Británica, Theresa May, ha dejado claro que no hay marcha atrás en este proceso de salida. Pero, ¿significa esto que el Reino Unido se alejará del centro de la escena mundial? La respuesta es un rotundo no. Gran Bretaña está dispuesta a abrazar las oportunidades que el Brexit traerá consigo.

El Reino Unido está comprometido a trabajar con nuestros socios internacionales, como Guatemala, para asegurar un mundo más seguro, saludable y próspero. El Reino Unido es un miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, del Grupo de Economías más avanzadas del mundo (G7), el G20 y la Mancomunidad Británica de Naciones —la Commonwealth—.

Gran Bretaña también es el segundo más grande cooperante bilateral en el mundo, después de los Estados Unidos. Seguimos comprometidos en asegurar que un 2% de nuestro producto interno bruto sea destinado a gastos de defensa, de tal forma que el Reino Unido continúe con sus operaciones globales y siga siendo un aliado fuerte y confiable. Seguiremos promoviendo los valores de la libertad, democracia y estado de Derecho.

Queremos reafirmar nuestra presencia en Guatemala al impulsar este año un programa ambicioso de cooperación. Seguiremos respaldando la labor de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público en la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento del sector justicia. Apoyaremos a Guatemala y Belice para que avancen hacia una resolución de su disputa territorial por la vía de la Corte Internacional de Justicia. Tendremos una iniciativa para incrementar la transparencia en aduanas y contribuir a mejorar la recaudación fiscal del Gobierno mediante el combate del contrabando y el comercio ilícito. Impulsaremos un programa que trabaja con niñas en situación de vulnerabilidad para que permanezcan en la escuela y se mantengan alejadas de las pandillas.

El Reino Unido siempre ha sido y será una nación comerciante, y cuando la salida de la UE sea un hecho, tendremos que pensar en cómo retomar esos lazos de intercambio, que en el espíritu del libre comercio han venido creciendo en los últimos años entre nuestras dos naciones. No descartamos que Gran Bretaña comience a negociar acuerdos comerciales bilaterales o regionales. Guatemala y Centroamérica permanecerán como una prioridad para nosotros. Además, pueden seguir contando con Londres como el centro financiero mundial por excelencia para explorar oportunidades globales de inversión y expansión de negocios.

Deseamos también que nuestros socios estratégicos como Guatemala tengan claro que Gran Bretaña sigue siendo una nación tolerante y diversa. Queremos dar a los turistas que visitan nuestras costas una bienvenida con los brazos abiertos. Los guatemaltecos no necesitan visa para entrar al Reino Unido. En asuntos de educación, nuestras instituciones son renombradas —el Reino Unido es hogar de cuatro de las 10 mejores universidades del mundo—. Este año cuatro guatemaltecos irán a estudiar al Reino Unido una maestría por un año, con una beca completa del gobierno británico, y varios más han escogido alguna universidad británica para seguir con una especialización o doctorado.

Gran Bretaña continuará creciendo y prosperando, seguirá siendo un aliado confiable y su capacidad de innovación no sufrirá menoscabo. Aunque la naturaleza de nuestra relación con la UE todavía está por ser determinada, queremos retener lazos económicos muy fuertes con nuestros vecinos europeos, así como nuestros amigos de Norteamérica, la Commonwealth y América Latina.

Nuestra visión es de una Gran Bretaña respetada internacionalmente, tolerante y hospitalaria, y totalmente comprometida en trabajar con nuestros socios internacionales para construir un mundo mejor para nuestras futuras generaciones.

*Embajador Británico en Guatemala