Opinión

con otra mirada

Más dinero para Anadie

José María Magaña

José María Magaña

Archivado en:

ANADIE

Por influjo del sector empresarial, el Estado dejó de hacer, entre otras cosas, obra pública. Para eso creó la Agencia Nacional de Alianzas Público-Privadas (decreto 16-2010), como institución descentralizada para desarrollar obras de rentabilidad social y bienestar común, financiada con aportes del gobierno central.

Anadie cuenta con un Consejo Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica (Conadie), integrado por los ministerios de Finanzas, Comunicaciones, Economía y Energía y Minas; Secretaría de Planificación Económica, Programa Nacional para la Competitividad, Cacif y Cámara de la Construcción. A su sombra, empresarios incursionan en proyectos turísticos, inmobiliarios y generación de energía eléctrica. Los primeros pueden estar vinculados a la cultura y la naturaleza, lo que obliga a respetar la legislación vigente para no dañar ciudades, conjuntos históricos y reservas naturales. Los Ministerios de Cultura y Medio Ambiente quedaron fuera.

Anadie solo ha propiciado estudios costosos, no realizados. Destaca el Centro Administrativo del Estado (CAE) en el área de la Estación Central del Ferrocarril, en el que prevé instalar cerca del 60% de funcionarios públicos dispersos en la ciudad: una bomba urbana con la mecha encendida. Es un proyecto de Bienes Raíces, desde el Estado, para favorecer a miembros del Cacif y la Cámara de la Construcción en su calidad de integrantes de Conadie.

Al conocer tal despropósito, vecinos, artistas, profesionales y promotores de arte nos reunimos para analizar el riesgo al que se sometería al conjunto integrado por el Centro Cívico, Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, Ciudad Olímpica y área industrial de Fegua, particularmente en cuanto a movilidad y conservación de los bienes culturales protegidos por la ley.

Aquel grupo, Ciudadanos Decididos a Defender el Patrimonio Cultural de la Nación, en junio 2015 emitió un Pronunciamiento Público que entregó al Ministerio de Cultura e instituciones asentadas en tan importante lugar. En agosto presentó una propuesta de uso del conjunto de Fegua y en octubre, la Facultad de Arquitectura de la Usac formuló un comunicado, recomendando crear un Plan Maestro Estratégico del área y reinstalar la Mesa Técnica que oportunamente funcionó.

El ministro de Finanzas, actuando como el corredor de Bienes Raíces del Estado, insiste en promover el proyecto para beneficio de los empresarios y desde su privilegiada posición se las arregló para que un Congreso de la República obediente y no deliberante aprobara duplicar el presupuesto de Anadie para 2017, que será de Q15 millones, para seguir haciendo lo que sabe hacer: nada.

El ministro de Cultura habrá de apoyarse en la protección del patrimonio cultural que establecen los artículos 57 al 65 de la Constitución y que regula la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación, fundamentos para provocar el aborto del engendro y evitar la catástrofe en términos urbanos, arquitectónicos, artísticos y de conservación al patrimonio edificado.