Opinión

Punto de vista

Serranazo en Venezuela

Sadio Garavini Di Turno

Sadio Garavini Di Turno

Archivado en:

Maduro Sadio garavini

En Venezuela la anulación total del Parlamento fue un proceso gradual iniciado en el 2016, la aparente rectificación de última hora no eliminó la usurpación de todas sus funciones constitucionales por un Tribunal Supremo controlado por el madurismo y la entrega de poderes absolutos a Nicolás Maduro, en el marco de un estado de emergencia permanente, no aprobado por la Asamblea Nacional. Todo esto se parece mucho al autogolpe de Estado que dio en Perú, en abril de 1992, el presidente Alberto Fujimori, llamado Fujimorazo. Sin embargo, hay dos diferencias con el Madurazo: Fujimori tenía un apoyo popular del 82% en las encuestas y una situación socioeconómica crecientemente positiva, después de la hiperinflación en el anterior gobierno de Alán García. En Venezuela, más del 80% de la población está en contra del gobierno y la situación socioeconómica es una verdadera tragedia nacional. Fujimori cayó unos años después, cuando quiso perpetuarse en el poder a través de un fraude y por el destape de la escandalosa corrupción de su gobierno. Actualmente paga una condena de 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad. En mi opinión, el Madurazo se parece más al Serranazo. En mayo de 1993, el presidente de Guatemala, Jorge Serrano también clausuró el Congreso y asumió poderes dictatoriales; sin embargo solo tenía un apoyo popular del 25% y la situación socioeconómica no era tan desastrosa como en Venezuela, pero tampoco positiva como en Perú. Frente a la reacción de la comunidad internacional y de la sociedad guatemalteca, las Fuerzas Armadas, que en un primer momento apoyaron a Serrano, alrededor de un mes después anunciaron que restablecían el orden constitucional violado y él partió al exilio, donde todavía permanece.

El grupo que, “por ahora”, controla el gobierno de Maduro, quien es solo un “primus inter pares” en un directorio feudalizado, tiene una clara vocación totalitaria y quisiera implantar un régimen totalitario, de estirpe comunista, que en palabras de Mauricio Rojas se establece cuando “un grupo dominante se dota de todos los mecanismos del poder total, particularmente de un aparato para ejercer el terror sobre toda la sociedad, un monopolio prácticamente absoluto sobre la economía, la educación y los medios de comunicación, una ideología oficial —el marxismo-leninismo— y, finalmente, un líder con poderes ilimitados. Surge así un Estado que no solo no tolera la independencia de los ciudadanos sino que exige su adhesión activa a una ideología o visión del mundo que penetra completamente la sociedad hasta convertirse en una especie de seudorrealidad que se superpone a la realidad misma. Esto es lo que los teóricos del nacionalsocialismo llamaron Weltanschauungsstaat, es decir, Estado ideológico o, “Estado de una visión del mundo”.

Este sería el objetivo final del grupo dominante en el gobierno de Maduro, algunos por sus creencias ideológicas, otros por el simple interés de permanecer en el poder. Sin embargo, para implantar un verdadero régimen totalitario se requiere de una burocracia estatal eficiente capaz de penetrar y controlar capilarmente la sociedad. En Venezuela, el Estado ni siquiera es capaz de mantener el monopolio de la violencia en el país. Vastas regiones de Venezuela están bajo el control de mafias y guerrillas criminales, generalmente asociadas a algún sector estatal. Venezuela ya tiene buena parte de las características de un Estado fallido. El régimen se parece más a la categoría de “Totalitarismo Fallido”, que ha desarrollado el politólogo Michael Walzer.

A la comunidad democrática internacional les recuerdo: “Vigilia pretium libertatis”.

sadiogta@gmail.com