Opinión

ESCENARIO DE VIDA

Significado de Navidad

Vida Amor y Paz

Vida Amor y Paz

La Navidad es una tradición por excelencia. Aunque hayan pasado centurias desde que se empezó a celebrar la Navidad por el nacimiento del niño Jesús, hoy esta fecha sigue teniendo fuerza y se constituye en un acontecimiento más que una tradición; es un evento histórico o metahistórico que se ha venido preservando a lo largo del tiempo. Este evento rebasa la historia misma, y muchos cristianos, o paganos siguen las tradiciones acostumbradas. Es más, los festejos navideños más pomposos se ven en casas de gente que no tiene una religión ortodoxa. Sus fiestas se centran en dar regalos y preparar grandes viandas. Resulta curioso que una tradición religiosa preocupe más a los no creyentes que a los creyentes y gasten exhorbitantes cantidades de dinero en celebrar la fecha.

Se sabe que una familia tipo clase media, compuesta por dos adultos y de dos a tres niños, suele gastar el equivalente a un sueldo mínimo entre regalos, decoraciones, la cena del 24 y el almuerzo del 25, cohetes y fuegos artificiales. Esta fiesta se está convirtiendo en una fecha materialista cuando las personas gastan más de lo que pueden o deben. Las compañías de tarjetas de crédito hacen su agosto.

Después de las fiestas, vienen las grandes sorpresas de una deuda en la tarjeta que ha crecido tanto, que no se puede pagar. Después de la euphoria llega un obligado ajuste de presupuesto, a veces irremediable.

La celebración de la Navidad no se debe convertir en algo superficial, dándosele más énfasis a lo material que a lo espiritual, a lo mundano que a lo humano, y perdiéndose así el verdadero significado de la Navidad, que es expresar amor. Cuando damos amor, no significa dar regalos. Dar amor es dar nuestro tiempo, nuestra comprensión y calor humano. El amor no tiene precio y se siente cuando es genuino.

Debemos enseñar a nuestros hijos y nietos que recibir regalos es superfluo y que lo que realmente cuenta es el calor del hogar, unos buenos tamales, pan de manteca, ponche y un abrazo largo y sincero. Si acostumbramos a los hijos a alargar la mano para recibir regalos, y un día nos faltara el dinero para comprarlos, la situación se tornaría un caos en casa. Debemos, por ende, optar por dar en vez de recibir. Y ese dar se traduce en amor.

Para quienes profesamos una religión, recordemos si acaso ¿no es el significado de paz y buena voluntad sin cabida para el odio? Hagan una reflexión quienes no se hablan con parientes desde hace un tiempo, o no han sabido perdonar a quienes les han mortificado. Dando amor podemos perdonar y ser felices. De tal forma, que si estas líneas le hacen sentido me sentiría feliz de haber despertado en usted la necesidad de perdonar en esta Navidad. No importa el daño que le hicieron, sino el gesto que tendrá de dar de vuelta amor.

Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. No se pierda “Los secretos mejor guardados de la Navidad” de esta semana y la siguiente. Transmisión, sábados, a las 20 horas, y domingos, 8.30 horas, por Guatevisión. Estos programas son preparados con muchísimo amor, deseándoles buenaventuranza a todos por igual.

vidamordepaz@yahoo.com