Opinión

pluma invitada

 El virus Zika

Gustavo Gini

Gustavo Gini

Recientemente se ha mencionado la aparición de otro virus que produce enfermedad en el hombre parecida al dengue y chikungunya, llamado virus Zika, el cual fue encontrado en Zacapa. Con estos nuevos descubrimientos de los virus que han sido principalmente encontrados en las selvas africanas, no deja de inquietar y causar vacilaciones si son mutaciones inducidas por el continuo estudio de vacunas o experimentos con este tipo de virus altamente infecciosos; o son cambios naturales de los microorganismos en su hábitat. Porque parece increíble que estos virus no existen en las selvas tropicales del continente americano, sino todos ellos provienen del África. Aún no se ha establecido la procedencia del virus hacia Guatemala. Es alarmante conocer que estos virus, y otros, tienen como reservorios animales los murciélagos, roedores y otros más. Y sin embargo, en nuestras selvas, virus como estos no han sido reconocidos. El Zika es causado por la picadura de un mosquito y se cataloga como un Arbovirus perteneciente al género Flavivirus, que pertenece al grupo donde los animales invertebrados como los zancudos y las garrapatas los transmiten al ser humano.

El virus Zika es similar al dengue, la fiebre amarilla, el virus del Nilo Occidental y la encefalitis japonesa. Se transmite tras la picadura de un mosquito del género Aedes, como el Aedes aegypti y A. Albopictus, que transmiten también el dengue y chikungunya. Los síntomas generalmente duran entre cuatro y siete días y pueden confundirse con los del dengue. En los casos en los que las señales que revelan la enfermedad resultan moderados, la persona puede tener fiebre de menos de 39°C, dolor de cabeza, debilidad, dolor muscular y en las articulaciones. La inflamación suele concentrarse en manos y pies; la conjuntivitis se presenta no purulenta. El edema en los miembros inferiores y erupción en la piel tiende a comenzar en el rostro y que se extiende por todo el cuerpo. Con menos frecuencia se presentan vómitos, diarrea, dolor abdominal y falta de apetito. Para distinguir estos tres virus deben hacerse exámenes de laboratorio que midan anticuerpos, antígenos y conteo de plaquetas.

Entre las técnicas de biología molecular es de mucha utilidad la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) y la hibridación de ácidos nucleicos. Las pruebas rápidas de IgG y IgM han mostrado ser útiles en el diagnóstico del dengue y chikungunya. Pero las pruebas por método ELISA son las más acertadas.

Cuando existe mucha dificultad para establecer el diagnóstico, las muestras se refieren a los laboratorios del Ministerio de Salud Pública y estos remitirán la muestra a los laboratorios de referencia como el Center for Disease Control (CDC), para confirmar la especie del virus. Al final, estas enfermedades se parecen muchísimo y la clínica tiene poco para definirlas, lo que hace necesaria la utilización de pruebas de laboratorio Con los síntomas clínicos es posible hacer un diagnóstico presuntivo, pero no conclusivo, solamente a través de la epidemiologia de la enfermedad y las pruebas de laboratorio puede confirmarse del virus del que se trata.