Revista D

Retorno a la naturaleza

Posada rural Chirijuyú, en Tecpán, Chimaltenango, una opción para la aventura o el descanso en familia.

Por Ana Lucía González Fotos Álvaro Interiano

Archivado en:

Chirijuyú Posada rural

El aroma a eucalipto y hierba fresca es la primera sensación agradable que se percibe cuando se arriba a la posada rural Chirijuyú, en la aldea Paxorotot, Tecpán, Chimaltenango.

Una antigua finca cuya casa patronal fue adaptada como hostal, ideal para descansar.

Los visitantes pueden disfrutar de una larga caminata por el bosque y laderas para observar la flora y la fauna, practicar escalada. “Dos terceras partes de la finca son reserva natural privada, registrada en el Consejo Nacional de Áreas Protegidas, Conap. Es hábitat de coyotes, coches de monte y zorros”, cuenta Vreny Glinz, propietaria, quien acostumbra caminar rodeada de cinco perros, entre ellos cuatro pastores alemanes.

Historia

Chirijuyú significa en cakchiquel “a la orilla del cerro”, pues la finca está situada cerca del cerro Xenimajuyú, a una altura de 2,170 m.s.n.m.

La propiedad de tres caballerías fue adquirida en 1934 por el suizo Teófilo Glinz, quien vino a Guatemala para administrar las fincas de varios alemanes en la Costa Sur. Contrajo nupcias con Gregoria Lucas, originaria de Huehuetenango, con quien procreó seis hijos.

Glinz comenta que su abuelo compró la finca porque padeció malaria, y le recomendaron descansar en un clima templado. Este cambio le favoreció y se dedicó a reforestar el área y a cultivar granos básicos como trigo, maíz y centeno.

En el hostal también se puede observar maquinaria antigua que se empleó para procesar los granos, silos para almacenar y una planta eléctrica que funcionaba con baterías.

En los últimos años, Vreny Glinz ha experimentado con varios cultivos como el trigo y la producción lechera, pero de momento los ha dejado para quedarse solo con el centeno, el cual maneja en forma orgánica. Este se usa para elaborar pan negro. Sin embargo, proyecta retomar el cultivo de trigo para la producción de pan integral.

El hospedaje cuenta con los servicios y comodidades básicas, atendido por su administradora.

Precios y acceso 

  • La posada  cuenta con  cinco habitaciones con capacidad para hospedar a  12 visitantes.
  • La tarifa  es de  US$20 por persona. Si   desean servicio de comida los tres tiempos, el valor sube a US$25.
  • Puede reservar  escribiendo al correo   glinzfc@gmail.com, con  una semana de anticipación.   
  • Se accede  por la carretera  Interamericana CA-1. En el kilómetro 78 se cruza a la derecha y se interna ocho kilómetros por una carretera balastrada.     
  • Tecpán tiene  varios atractivos turísticos como  la ruta gastronómica sobre la CA-1, el parque ecológico La Taltuza Loca, y San Juan Comalapa.
  • Forma parte de la Red de Posadas Rurales de Guatemala.