Revista D

Viven la cultura del trabajo en cooperación 
 

Esta tendencia rompe el esquema tradicional de laborar en una oficina.

Por José Luis Escobar

Archivado en:

Centros de coworking
Las actividades formativas son parte vital de estos espacios. (Foto: Pepita Labs).
Las actividades formativas son parte vital de estos espacios. (Foto: Pepita Labs).

La celebración del Día Internacional de los Trabajadores es motivo para explorar el coworking, un modelo  que en el país cuenta con varios adeptos, así como espacios que facilitan una convivencia ajena a la estructura de la mayoría de las empresas. 

El trabajo cooperativo, cotrabajo o coworking,  “presenta una nueva forma de laborar en la cual, tanto empresarios independientes como emprendedores, trabajan en un espacio compartido para desarrollar sus proyectos y generar otros en conjunto”, explica Rocío Pozuelos, de Chamba Coworking.

Al ser un espacio mutuo, dice Pozuelo, se generan  facilidades en los gastos fijos y en los contratos, ya que están incluidos en el tipo de membresía que los usuarios elijan. “No rentan un simple salón para charlas o reuniones, sino  uno dinámico, en el cual comparten sus ideas con distintas personas”, agrega.



Es posible recibir ayuda de otros y, a la vez, aportar en proyectos ajenos. (Foto Prensa Libre: José Luis Escobar).
Es posible recibir ayuda de otros y, a la vez, aportar en proyectos ajenos. (Foto Prensa Libre: José Luis Escobar).


Para Gabriela Motta, de Nook Design Studio, un coworking es una comunidad y punto de reunión para emprender y desarrollarse. “Dan la oportunidad a tener no solo un lugar de trabajo con las comodidades necesarias, sino también de relacionarse con quienes tienen similares pensamientos, ideas y ganas de superación para crear su propia red  o networking”.

Esta comunidad, como indica Andrea Mazariegos, de Pepita Labs, “es el valor más importante de todo,  en estos espacios”, es la razón por la cual la gente  trabaja junta;  “todos nos apoyamos, y las ideas no se quedan en papel, jamás”.

¿Cómo es la  dinámica? Marcel Barascout, de Tu Zona GT,  la detalla: “Puede ser que comparta una mesa con un programador web o una persona que está desarrollando un proyecto social y le interese aprender de ellos, o ver de qué manera los puedo ayudar, o viceversa”.

Barascout señala que una de sus mayores satisfacciones “es ser el eslabón entre esas dos personas que juntas pueden llegar más lejos; ver después que forman amistad y crean nuevos proyectos”.



Los centros cuentan con equipo y otras facilidades. (Foto: Daniel Brauns).
Los centros cuentan con equipo y otras facilidades. (Foto: Daniel Brauns).


Otra característica de estos espacios es que organizan eventos con emprendedores, como conferencias, talleres y pláticas que ayudan a sus usuarios. 

“Esta nueva tendencia rompe con el esquema tradicional de trabajar en una oficina, y sentirse encerrado en cuatro paredes, especialmente para aquellos que están empezando a desarrollar su propio proyecto”, dice  Motta.

Lo hermoso y fascinante de la cultura co, como lo define Mazariegos, “es que hay que vivirla para poder transmitirla”.

Más espacios

“La creación  constante de espacios de coworking demuestra los cambios que experimenta el país, hacia una cultura más positiva y colaborativa”, comenta  Mazariegos. 

Considera que  para llevar a Guatemala hacia un crecimiento incluyente, es necesario crear focos de trabajo como estos en puntos geográficos distintos a la capital, para que más emprendedores cuenten tanto con un espacio físico como con las herramientas  intangibles (conocimientos, habilidades y conexiones) que les permitan ejecutar su idea. “Esta es, de acuerdo a lo que hemos observado, la razón fundamental de que surjan nuevos espacios de coworking”, agrega.



Nuevos ambientes de este tipo surgen, de la mano con el emprendimiento. (Foto: Diego Álvarez).
Nuevos ambientes de este tipo surgen, de la mano con el emprendimiento. (Foto: Diego Álvarez).


Servicios

El intercambio  de ideas, la participación colectiva en un proyecto y la oportunidad de extender una red de trabajo no son los únicos beneficios de los usuarios de un centro de cotrabajo. 

La tarifa  que se paga reduce el gasto que demandaría la renta de una oficina o  local comercial. Además, la  membresía incluye otros rubros como servicios de agua, electricidad, telefónico, estacionamiento o limpieza. 

Los centros  de coworking suelen ofrecer facilidades y actividades como: sala de reuniones, proyectores, internet, recepción, pizarrones, marcadores, cocina equipada, armarios, bodega, renta de equipo con programas de computación, atención las 24 horas, charlas, talleres, centro de impresiones, áreas de relax.