Escenario

Descubren qué formó la cara de la Luna

La cuenca que se ve en la Luna no la produjo el impacto de un asteroide, sino restos de una gran cantidad de magma que brotó de las profundidades de la propia Luna.

Por POR REDACCIÓN BUENA VIDA

<p>Fotografía de la Luna captada por el Apollo 16.&nbsp; Foto Nasa<br _mce_bogus="1"></p>
Fotografía de la Luna captada por el Apollo 16.  Foto Nasa

MADRID- El misterio alrededor de la conocida como Cara de la Luna ya ha sido resuelto gracias a un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), de Estados Unidos.

Anteriormente, los científicos habían creído que esa curiosa forma en este lado de la Luna no era sino la consecuencia del impacto de un asteroide que habría dejado tal marca en el astro. Ahora, están convencidos de que esta cuenca gigante en el lado más cercano a la Tierra no es producto de un asteroide sino de los restos de una gran columna de magma de las profundidades de la propia Luna.

Lea también: Hallan evidencia de que la Luna se formó por colisión de la Tierra.

El análisis de los datos de la misión GRAIL de la Nasa han sido los que han aportado las evidencias suficientes para la creación de un mapa de alta resolución de la región de Procellarum, la zona concreta donde se encuentra esta enorme cuenca más o menos circular con un tamaño de unos 1.800 kilómetros de diámetro.

Lea también: ¿Qué edad tiene la Luna?

Gracias a este mapa, los investigadores descubrieron que la frontera de la cuenca no es circular sino poligonal y que está compuesta por ángulos agudos, por lo que es imposible que hayan sido creados por el impacto de un asteroide. Por el contrario, lo más probable es que ese contorno angular haya sido producido por grietas de tensión gigantes en la corteza de la Luna, al enfriarse ésta alrededor de un penacho de material caliente desde las profundidades de la misma. Así, a través de estas grietas, el magma pudo deambular con tranquilidad por toda la superficie y crear esta gigantesca cuenca. El estudio fue publicado recietemente en la revista Nature. Con información de: muyinteresante.es