Escenario

Óscar 2018: Gary Oldman, nueve papeles que respaldan por qué ganó como Mejor actor

Aunque su primer Óscar le llegó a los 59 años, Gary Oldman tiene una trayectoria que demuestra su infinito talento para transformarse en memorables personajes.

Por Anna Lucia Ibarra

Archivado en:

Gary Oldman Óscar
El actor británico Gary Oldman luego de recibir el Óscar a mejor actor por su trabajo en la película "Las horas más oscuras", donde interpreta a Sir Winston Churchill. (Foto Prensa Libre: AFP).
El actor británico Gary Oldman luego de recibir el Óscar a mejor actor por su trabajo en la película "Las horas más oscuras", donde interpreta a Sir Winston Churchill. (Foto Prensa Libre: AFP).

La historia personal de Gary Leonard Oldman puede no ser glamurosa. Nació en Londres en el seno de una familia humilde. Su padre era alcohólico y abandonó a su esposa cuando Oldman tenía siete años. En la escuela no le fue muy bien, pero se dedicó a tocar el piano y cantar.

Desde muy joven se interesó por el cine y el teatro. Esto lo llevó a aplicar a la Royal Academy of Dramatic Art, pero fue rechazado. Consiguió una beca en el rose Bruford College y trabajó en distintas producciones de teatro después de graduarse.

En 1983 dio el salto al cine y tres años después llegó su primer protagónico, encarnando a Sid Vicious en Sid and Nancy, basada en la vida del bajista de los Sex Pistols.

En 1987 interpretó a Joe Orton en la película Ábrete de orejas, con el que ganó el premio a mejor contribución del festival de Cannes y una nominación al Bafta como mejor actor.

Una vida de cine

Los años 90 marcaron el tono de lo que sería una maravillosa carrera. En 1991 se metió en la piel de Lee Harvey Oswald, inculpado por ser el autor de la muerte del presidente John F. Kennedy, en la película JFK.

Un año más tarde llegaría uno de sus papeles más apreciados, aunque no por la Academia del Cine, Drácula. “Oldman encarnó al vampiro más romántico que se recuerda. Nunca unos colmillos sufrieron tanto a la hora de morder el cuello deseado”, dice Federico Marín, crítico y periodista de cine y televisión.

Estas son otras de las grandes actuaciones del británico:

Sid y Nancy (1986)

Drácula (1992)

León, el profesional (1994)

El quinto elemento (1997)

Hannibal (2001)

Harry Potter (2004 – 2011)

La trilogía de Batman (2005 – 2011)

El espía que sabía demasiado (2011)

Las horas más oscuras (2017)

Oldman se convirtió en el favorito para llevarse el máximo galardón del cine con su interpretación del primer ministro británico Sir Winston Churchill. Pero pudo no haber sido así. La Vanguardia reportó que el actor rechazó el papel en dos ocasiones. ¿La razón? Le daba miedo la trasformación física y la importancia del personaje.

Afortunadamente, aceptó. Durante el rodaje de la cinta fueron necesarias cuatro horas diarias de maquillaje para convertirlo en el famoso político británico. Su integral preparación para el papel fue recompensada, la crítica asegura que la actuación de Oldman es la “mejor representación de Churchill de todos los tiempos”.

Con una carrera como la suya, el Óscar era algo inevitable. Tal vez lo recibe hasta ahora porque su actuación fue impecable y era imposible no verlo, aún detrás del denso maquillaje. Puede ser que haya sido esta cualidad de camaleón la que lo haya escondido del premio por tanto tiempo.

Durante la ceremonia donde ganó su primer Óscar, Oldman dedicó el galardón a su madre, de 99 años, que lo estaba viendo por la televisión. “Mamá, pon la tetera, llevo el Óscar”, dijo el actor luego de agradecer a su familia y a Estados Unidos.

Contenido relacionado:

> Salma Hayek no se salva de los memes

> Esto cuestan ls joyas que usan las actrices para los Óscar

> "Recuérdame" se une a la lista de mejor canción en los Premios de la Academia