Escenario

Lea la cruda carta que escribió la ex del fallecido Stone Temple Pilots

El sentir de Noah y Lucy, los hijos que Mary Forsberg tuvo con el músico Scott Weiland, es expresado por la mujer en una extensa misiva que sale a luz pública. 

Por Redacción Espectáculos

Según la ex pareja de Scott Weiland, el músico era un gran ausente en la vida de sus hijos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Según la ex pareja de Scott Weiland, el músico era un gran ausente en la vida de sus hijos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Scott Weiland fue encontrado sin vida dentro de un bus el pasado 4 de diciembre, la noticia impactó a sus seguidores y amigos que lamentaron su partida. Aunque no se han esclarecido las causas de su muerte, las autoridades descubrieron en el vehículo cocaína, viaga y diversos medicamentos. 

Para muchos el músico de Stone Temple Pilots dejó un gran vacío, pero sus hijos Noah y Lucy perdieron a su padre mucho antes, según el documento que escribió Mary Forsberg, la madre de los pequeños. Acá se reproduce la carta de la ex pareja del artista: 

"3 de diciembre de 2015 no es el día que Scott Weiland murió. Es el día oficial para llorarle, y fue el último día que podía ponerse delante de un micrófono para su beneficio financiero o de disfrute de los demás. El derramamiento de pésame y oraciones que se ofrecen a nuestros hijos, Noah y Lucy, ha sido abrumadora, apreciado e incluso reconfortante. Pero la verdad es que, como tantos otros niños, perdieron a su padre hace muchos años. Lo que verdaderamente perdieron el 3 de diciembre fue la esperanza.

No queremos menospreciar su talento increíble, su presencia o su capacidad de iluminar cualquier escenario con una brillante luz. Muchas personas han sido lo suficientemente amables para alabar su don. La música está aquí para quedarse. Pero en algún momento, alguien tiene que intensificar y señalar que sí, esto se veía venir. Leemos horribles críticas, videos de artistas que caen, incapaces de recordar sus letras y que deben ser puestas en un teleprompter a pocos pies de distancia. Y luego hacemos clic en “add to cart”, porque lo que en realidad pertenece a un hospital es considerado arte.

Muchos de estos artistas tienen hijos. Los niños con lágrimas en los ojos que sufren de pánico debido a que sus gritos no son escuchados. Usted podría preguntarse, “¿Cómo íbamos a saber? Leemos que le encantaba pasar tiempo con sus hijos y que había estado libre de drogas durante años!”. En realidad, lo que no quería reconocer es que era un hombre paranoico, que no podía recordar sus propias letras y que solo fue fotografiado con sus hijos un puñado de veces en 15 años de paternidad.



Mary Forsberg junto a Scott Weiland  y sus hijos  Noah y Lucy. (Foto Prensa Libre: dailymail.co.uk)
Mary Forsberg junto a Scott Weiland y sus hijos Noah y Lucy. (Foto Prensa Libre: dailymail.co.uk)


Al escribir el libro hace años (Fall To Pieces: A Memoir Of Drugs, Rock N’ Roll, And Mental Illness), me dolía el glosar, a veces estaba llena de mucho dolor y lucha, pero lo hice  porque pensé que era lo mejor para Noah y Lucy. Sabía que algún día verían y sentirían todo lo que yo había estado tratando de protegerlos, y que con el tiempo serían lo suficientemente valientes para decir: “Que desastre era nuestro padre. Lo amamos, pero existe una mezcla de raíces profundas de amor y decepción formado por nuestra relación con él “.

Incluso después de que Scott y yo nos separamos, pasé incontables horas tratando de calmar sus ataques paranoicos, empujándolo a la ducha y llenándolo de café, y todo para que cayera a las audiencias y concursos de talentos de Noah o musical de Lucy. Esos encuentros cortos fueron mis intentos de dar a los niños un sentimiento de normalidad con su papá. Pero a menudo se convirtió en algo de miedo e incomodidad para ellos. Pasar tantos años inmersos en las múltiples enfermedades de Scott me llevaron a mi propia depresión; llegó un punto que yo estaba mal diagnosticada como bipolar. Temí que lo mismo ocurriera con los niños. Hubo momentos en que los Servicios de Protección Infantil no le permitieron estar a solas con ellos.

Cuando Scott decidió pasar a otra relación, yo esperaba que le inspiraría a crecer. A menudo le había animado a salir con una chica “normal”, una mujer que también era una madre, alguien que tuviera la energía que yo no tenía para amarlo. En cambio, cuando se volvió a casar, se sustituyeron los niños. Ellos no fueron invitados a su boda; los cheques de manutención a menudo nunca llegaron. En muchas ocasiones se negó a que los niños participaran en la víspera de Navidad porque él era ateo. Ellos nunca han puesto un pie en su casa, y no pueden recordar la última vez que lo vieron en el Día del Padre.

No comparto esto con ustedes para emitir sentencia, lo hago porque lo más apropiado es saber lo que un hijo siente bajo los mismos zapatos. Si usted tiene hijos, por favor, reconózcalos. Ofrezca acompañarlos al baile de padre e hija, o enséñeles a lanzar una pelota de fútbol. Incluso el niño o niña más valiente se abstiene en pedir algo por el estilo; se confunden, o no quiere incomodar.

Este es el paso final a nuestro largo adiós a Scott. A pesar de que sentía que no tenía otra opción, tal vez nunca debimos haberlo dejado ir. O tal vez estos últimos años de separación eran su regalo de despedida para nosotros -la única manera que se le ocurrió para suavizar lo que podría pasar, que terminaría por aplastarnos profundamente nuestras almas.-