Escenario

Rubén Barahona: el tatuador guatemalteco que impresionó a Megan Massacre

Desde pequeño Rubén Barahona supo que tenía talento para dibujar, dentro de él siempre vivió un artista inquieto y ansioso por expresarse. Actualmente es uno de los tatuadores más destacados de Guatemala y se prepara para mudarse a Nueva York, EE. UU., junto a su familia para trabajar en el estudio de Megan Massacre. 

Por Pablo Juárez

Rubén Barahona es uno de los tatuadores más destacados de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)
Rubén Barahona es uno de los tatuadores más destacados de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)

Barahona cuenta que fue criado solo por su madre, quien era estilista, y para entretenerlo le daba papel y lápiz, sin saber que desde ese momento le estaba dando la llave que lo conduciría a encontrar la pasión de su vida y el éxito. 

“Me gustaba el rock, esa música era mi escape y cuando llegué a los doce años dejé de dibujar porque quería tocar guitarra. Escuchaba los discos y veía en las portadas a esos hombres tatuados y peludos. Los idealizaba y quería convertirme en uno de ellos”, recordó el artista.

Cuando llegó a la adultez Barahona empezó a trabajar en un call center, ámbito en el que se mantuvo durante 8 años, hasta que decidió perseguir su sueño y abrió su estudio de tatuaje.





“Siempre fui un buen empleado, a pesar de eso fui despedido dos veces por recorte de personal. La pasé muy mal porque yo era el principal soporte de mi hogar tuve que endeudarme con la tarjeta de crédito y fue un tiempo difícil. Pero en ese momento decidí que no quería volver a ser empleado y sería independiente”, señaló el tatuador.

Barahona tiene su estudio en el centro de Antigua Guatemala, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)
Barahona tiene su estudio en el centro de Antigua Guatemala, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)

Barahona contó que tomó un trabajo de medio tiempo en una empresa y el resto del día lo dedicaba a su estudio y fue así como nació Graveyard Tattoo Estudio. Su talento se hizo notorio, empezó a tener muchos clientes y luego decidió dedicarse por completo al tatuaje.





Luego de años de trabajo y formación en el arte del tatuaje por medio de la asistencia a convenciones internacionales, Barahona empezó a participar en Expo Tattoo, organizada por José Farnés, fue ahí en donde Megan Massacre vio su trabajo y lo invitó a mudarse a Nueva York para que trabajara en su estudio.

Actualmente está casado y tiene dos hijos, él y su familia ya se encuentran haciendo los arreglos para su viaje y el artista afirma sentirse feliz de continuar su carrera en Nueva York, ciudad a la que califica como la capital mundial del arte.

Intolerancia 

Barahona cuenta que fue uno de los primeros en portar el brazo lleno de tatuajes en el país, lo que ocasionó que la gente sintiera temor de él. “Algunas personas se cruzaban la calle cuando me veían”, dijo.

Sin embargo, el artista se muestra confiado de que con el cambio generacional, la sociedad será más incluyente con las personas que tienen tatuajes, pues muchos de quienes ahora son jóvenes y en el futuro dirigirán al país, portan tatuajes.

Además, Barahona cuenta que esa forma de arte también ha ganado mucho terreno e incluso ha tatuado a autoridades religiosas.

“Tatué a un pastor evangélico, quien tiene una maestría en teología y él opina que el contexto en el que fueron escritas es distinto al actual”, concluyó Barahona.