Vida

La máxima fuente de salud: el amor

Sentir amor y ser correspondido puede ayudar a desarrollar la inteligencia, a envejecer mejor, a resolver algunos problemas de trabajo y a mejorar el olfato, han señalado varios estudios a lo largo de los años.

Por POR REDACCIÓN BUENA VIDA

<p>La comunicación y el respeto deben prevalecer en la pareja.</p>
La comunicación y el respeto deben prevalecer en la pareja.

También se ha difundido que mantener una actividad sexual satisfactoria tiene múltiples beneficios, desde reducir el estrés y la ansiedad hasta mejorar la autoestima, el estado de ánimo, la función cardiovascular y el equilibrio hormonal, e incluso favorecer la quema de calorías, debido al esfuerzo físico que conlleva.

La intimidad regular puede fomentar el desarrollo de las células del cerebro situadas en el área responsable de la memoria y del aprendizaje y tener un efecto protector contra el declive intelectual, al llevar más nutrientes al encéfalo, afirman investigadores de la universidad italiana de Pavía.

Análisis sanguíneos de personas que se habían enamorado recientemente mostraron niveles más elevados de un tipo de sustancias denominadas “factores de crecimiento nervioso” (NGF, en inglés), cruciales para el bienestar y la alerta mental en los humanos, en comparación con los niveles de NGF de las parejas de larga duración y quienes no tenían pareja.

Los NGF estudiados son unas sustancias llamadas neurotrofinas, que algunos científicos denominan “fertilizantes cerebrales”. Este efecto iba declinando a medida que los enamorados seguían juntos, lo cual hace suponer a los autores del estudio que los beneficios para la salud mental ocurren solo durante la primera etapa del enamoramiento.

Aliado profesional

Una sexualidad activa también puede ayudar a resolver algunos problemas en el ámbito laboral y a mejorar el clima de confianza entre compañeros y el trabajo en equipo, de acuerdo con una investigación estadounidense llamada Healthy Sex Life Could Improve Career y recogida por PRNewswire.

El éxito en la intimidad puede conducir a una ventaja en la sala de reuniones de la oficina, resalta el estudio en mención.

La doctora Helen Fisher, directora científica de www.Chemistry.com, quien efectuó una investigación entre 40 mil personas —56 por ciento mujeres con una edad promedio de 37 años— registradas en ese portal de internet, dedicado a quienes buscan relaciones serias, estableció que, además de ser un gran ejercicio y aliviar el estrés, las relaciones íntimas disparan la liberación y el flujo en el cerebro de sustancias neuroquímicas como la dopamina, la vasopresina y la oxitocina, que contribuyen a mejorar el trabajo en equipo.

El estudio de Fisher también mostró que las personas que mantienen una sexualidad activa y frecuente son más creativas y generan nuevas ideas para resolver dificultades laborales. Además, suelen ser más agradables, calmas y cooperativas en el trabajo, algo fundamental para la labor grupal.

Asimismo, la elevación de los niveles de testosterona que experimenta la pareja al mantener un encuentro íntimo los hace sentir más competentes, confiados en sí mismos y con un mayor bienestar, lo cual repercute positivamente en la productividad en la oficina, según Fisher.

Gimnasia efectiva

“Un mayor grado de actividad sexual también mejora la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. Además, quienes mantienen una mayor actividad sexual después de los 60 años se enferman menos, asegura el geriatra mexicano Clemente Zúñiga Gil, del Comité Ejecutivo de la Academia Latinoamericana de Medicina del Adulto Mayor y profesor de la Universidad Autónoma de Baja California, en México.

Para Zúñiga, la actividad sexual puede equipararse a una actividad deportiva que facilita la conservación de la masa muscular que el ser humano va perdiendo con los años y con su práctica, y es más difícil caer en depresión.

Tomar nota

Consejos para tener una relación sentimental placentera.

El amor entre la pareja debe estimularse a diario, a través de sencillas acciones, detalles o palabras. Decir “te amo”, “te extraño” o “te quiero” fortalece las

relaciones.

La comunicación debe prevalecer siempre. Es importante que la pareja exponga qué le gusta o qué le disgusta en la intimidad.

Es importante salir de la rutina. Si hay hijos, es bueno que por lo menos una vez al mes la pareja se tome un tiempo para disfrutar el uno del otro, sin la compañía de los niños. Esto fortalecerá sus relaciones afectivas.