Tecnología

Un Robot policia nos vigila

El desarrollo tecnológico ha permitido que la ciencia ficción sea una realidad en el mundo actual, como los robots policías, —al estilo de Robocop— que pueden controlar las calles y convertirse en una herramienta de apoyo para garantizar la seguridad ciudadana.

Por Redacción Tecno

Un robot K5 patrulla algunas calles de Silicon Valley, en Estados Unidos.
Un robot K5 patrulla algunas calles de Silicon Valley, en Estados Unidos.

Actualmente está en fase de experimentación el robot autónomo K5, que tiene forma de un pingüino de metal. El invento incorpora páneles de luces que se encienden cuando está en funcionamiento y puede operar indefinidamente, ya que periódicamente se recarga a sí mismo con energía eléctrica.

La máquina mide 1.5 metros de alto, tiene 80 centímetros de ancho y pesa casi 300 libras. Aunque es capaz de alcanzar velocidades más rápidas, en circunstancias normales se desplaza a 5 kilómetros por hora.

Utilidad

El K5, que también es llamado “robocop”, es capaz de detectar todo lo que sucede a su alrededor y dar la “voz” de alarma cuando surge una situación potencial o declaradamente delictiva, a fin de alertar a los guardias de seguridad de carne y hueso. Esta medida pretende reducir considerablemente las amenazas a la seguridad pública.

“Desarrollamos una plataforma de tecnología autónoma que fusiona la robótica, el análisis predictivo y el compromiso social de colaboración, para predecir y prevenir el delito”, comentó Stacy Dean Stephens, desarrollador y directivo de Knightscope, empresa que fabricó el K5.

De acuerdo con Stephens, las máquinas están equipadas con sensores que son utilizados para supervisar el entorno y ofrecer una presencia física imponente en aquellos lugares públicos donde se requiere seguridad.

Funcionamiento

Cada robot policía se comunica a través de una red inalámbrica directamente con el Centro de Operaciones de Seguridad Knightscope, mediante una interfaz de usuario basada en un navegador, “que permite generar alertas de cualquier actividad inusual o sospechosa en tiempo real”, agregó Stephens.

La idea de crear una máquina autónoma para la seguridad surgió porque la capacidad de atención humana en actividades tranquilas es de 5 a 10 minutos, por lo que luego de este tiempo es probable que se pierdan detalles relevantes. Sin embargo, una unidad del K5 puede funcionar 24 horas al día.

Además, el robot incluye sensores y cámaras omnidireccionales —que captan movimientos de todos los ángulos—, para luego traducir esos datos en milésimas de segundos y pronosticar un posible atentado.

En caso de que se detecte una emergencia, la unidad envía una señal de alerta para la policía real.

Otro detalle destacado es que el K5 monitorea la temperatura, humedad y presión barométrica. Asimismo, detecta sustancias tóxicas y humo en caso de incendios.

Las primeras unidades del K5 actualmente patrullan algunas calles de Silicon Valley, en Estados Unidos, como parte de un plan piloto de seguridad robótica.