Un aire de sarcasmo recorre Sinaloa, cuna del legendario capo mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán, ante la sentencia de cadena perpetua que recibió el miércoles en Estados Unidos. En esta árida región aseguran con sonrisa de resignación que ni la violencia ni el tráfico de drogas disminuirán.

Más Videos

Páginas