Financimiento electoral ilícito es el pecado original de democracia