5 consejos para proteger a tu mascota de la pirotecnia

Ante los inevitables estallidos de Navidad y Año Nuevo, toma medidas para que tu mascota no entre en pánico.

Los perros suelen enloquecer al escuchar el ruido que hace la pirotecnia.
Los perros suelen enloquecer al escuchar el ruido que hace la pirotecnia.

Mientras los seres humanos gozan y se maravillan con las luces, colores y formas que generan la pirotecnia, las mascotas sufren, entran en pánico y algunos sufren severas consecuencias a causa del intenso miedo que sienten.

Para las fiestas de fin de año, las cifras de animales que huyen de casa y de los que se hacen daño e incluso se suicidan, aumentan dramáticamente. Algunas mascotas incluso sufren de ataques de pánico y manifiestan taquicardia, jadeo, salivación, temblores, sacudidas, sensación de atragantamiento, náuseas, molestias abdominales entre otras.

Todo lo anterior provoca en el animal una intensa necesidad de escapar y es entonces cuando se pierden o se hacen daño. Es probable que, como dueño de mascotas, tú tomes consciencia y no quemes pirotecnia. Sin embargo, es bastante posible que tus vecinos si lo hagan y tu perro sufra de igual manera por los cohetes, petardos, bombas y demás productos pirotécnicos.

Los gatos también se asustan con los juegos pirotécnicos.

Es por ello que vale la pena seguir los consejos que da el Zootecnista José Daniel López para proteger a las mascotas de la pirotecnia:

  • Entretener al perro o gato con el juego o juguete que más le gusta, en una habitación lo más lejana y asilada del sonido posible.
  • Proveerles treats o golosinas relajantes que venden en las pet shops.
  • Cobijarlo y acompañarlo pero no acariciarlo ni hacer cosas que él confunda como un premio o una felicitación, porque esto refuerza la idea de que el miedo es positivo.
  • Si se tiene suficiente espacio en la casa, crear un cuarto seguro al cual se le pueden poner cartones de huevos en las paredes y puertas para crear un cajón que reduzca el ruido.
  • Al gato se le debe facilitar un lugar seguro en el cual pueda refugiarse y sentirse cómodo mientras espera que pase el momento de los cohetes. Por ejemplo, el fondo de un armario que sea su predilecto u otro lugar que no contenga objetos que lo puedan lastimar.

Si tu mascota es muy nerviosa, valdrá la pena consultar con un veterinario sobre la utilización de sedantes. Nunca se le debe auto medicar ni comprar un sedante y administrar según el folleto que viene en la medicina. Recuerda que la dosis no depende del prospecto sino de las características del animal. Es decir su raza, biotipo, temperamento entre otros factores.

El miedo a la pirotecnia se puede observar en los ojos de las mascotas.