¿Cómo sé si mi mascota me quiere?

¿Me quiere o no me quiere? Las mascotas tal vez no lo dirán en palabras, pero sus actitudes demuestran el afecto que sienten.

×

Los perros y los gatos tienen formas muy diferentes de comunicarse, pero algo es seguro, sienten afecto hacia sus dueños. El afecto es muy grande, llegando a ser integrantes importantes del núcleo familiar.

¿MI GATO ME QUIERE O LE SOY INDIFERENTE?

A diferencia de los perros, que tienden a ser gregarios y agruparse en jaurías, los gatos son animales más independientes, que, aunque llegan a vivir en colonias felinas, mantienen un estilo de vida apartado e individualista, más no solitario. Los felinos tienen personalidades variadas y no hay dos gatos iguales.

Por eso, en la convivencia con los humanos, los gatos pueden parecer desinteresados e incluso, indiferentes de nosotros, pero eso no puede ser más apartado de la realidad. Si bien es cierto que los felinos buscan mantener su propio espacio, llegan a apegarse a sus dueños y muestran su cariño hacia ellos de varias formas.

Una de sus respuestas afectivas más conocidas es el ronroneo. Los maullidos también son una forma de dar a conocer sus sentimientos. Otra forma de saberlo es que prefiere que estemos en su campo visual, para saber dónde encontrarnos, así como frotarse contra nosotros. Estos son comportamientos que comparten con otros gatos, pero qué harán con quienes conviven en lo que considera su territorio.

Un gato que lleva una presa, como un bicho, una lagartija, un ratón o incluso una pequeña ave, es un felino que quiere alimentarnos. Aunque a nosotros no nos parezca apetecible, los gatos demuestran su afecto al querer llevarnos algo que ellos consideran una comida nutritiva.

Para crear vínculos afectivos más fuertes con nuestros amigos felinos, podemos usar una técnica de alimentación sencilla. Al dividir las porciones diarias a porciones más pequeñas, pero más frecuentes, crearemos una relación con nuestros felinos más estrecha, porque sabrán que les llevaremos su comida y nos buscarán más a menudo.

¿DE QUÉ FORMA ME DICE MI PERRO QUE ME QUIERE?

Para nosotros, la forma en la que se comunica un perro es mucho más clara que la forma de comunicarse del gato. Los perros de por sí son animales sociales, tal como otros caninos salvajes, que dependen de su jauría para sobrevivir, haciéndolos afines a los humanos.

Los perros tienden a vernos como parte de su manada, como el alfa del grupo, que comanda y cuida de ellos. Esto se traduce a la forma en la que demuestran su cariño, haciéndose ver más vulnerables ante quienes cuidan y ven por ellos.

La primera forma de saber que un perro nos quiere es el movimiento de su cola. La cola es con lo que expresan lo que sienten. Una cola alta es señal de alerta, mientras que una cola escondida es señal de miedo. Un perro feliz mueve su cola sin parar, y sin esconderla.

Los besos son otra forma de nuestro perro de hacernos saber que nos quiere. Un lengüetazo es el equivalente canino a un beso cariñoso. Al saludarte, podrá brincar sobre ti para hacerte saber lo feliz que está de verte.  Al igual que los gatos, los perros también frotarán su cuerpo contra el nuestro para hacernos saber su amor, y usarán sus hocicos para darnos pequeños empujones.

La mejor forma de estrechar nuestra relación con nuestro perro es pasar tiempo con ellos, jugar, salir de paseo y pasar tiempo de calidad son las mejores formas de crear un vínculo.

Noé dice…

Dedica al juego con tu gato al menos 45 minutos, esto tiene efectos positivos en su estado de ánimo y salud, así como brindarte con tiempo compartido que los vinculará aún más.

 

Fuente: Dr. José Daniel López, médico veterinario y zootecnista.

 

 

 

 

 

Publicado el