Consejos para educar a tu mascota

Logra que tu mascota te obedezca como una de tus metas del año nuevo. Descubre cómo a continuación:

Muchas personas se preguntan por qué no logran que sus perros les hagan caso. Es una preocupación común de todo dueño de un perro. A veces se cree que se logrará con premios, regaños y en el peor de los casos, con golpes. ¡Lo último queda prohibido! Los golpes solo crían a un perro temeroso e infeliz y definitivamente nadie quiere un perro así. A las mascotas se les debe mantener felices y satisfechas.

Algunas personas lo que quieren es que los perros los respeten. Pues esto se logra con ejercicio físico y mental constante. El perro debe darse cuenta de que su ejercicio físico depende del humano. De esta manera el perro buscará a su dueño para que se lo proporcione y de esta manera estará satisfecho al estar ejercitado. Por otra parte, el ejercicio mental se logra al repasar reglas y límites. Y en términos generales, para que sea obediente, un perro debe estar satisfecho en tres puntos:

  • Ejercicio físico
  • Ejercicio mental
  • Afecto

Durante el adiestramiento, el perro pasa por tres etapas:

  1. La etapa de inicio es en la que se acostumbra al perro a determinada orden. Esta etapa debe ir recompensada con algún premio (juguete, comida o caricias) o corregida si fuera necesario. Se debe ser paciente porque todos los perros son diferentes. No se le debe premiar sino hasta que haga lo que su dueño le indica. La corrección solo consiste en no premiarlo.

 

  1. En la etapa de desarrollo, el perro ejecuta la acción indicada sin necesidad de guiarlo. En esta etapa se le debe premiar con mayor ímpetu, más premios y más efusividad.

 

  1. Para la etapa de refuerzo, se le exige más al perro pues ya reconoce las órdenes. Se deben practicar las órdenes en público, cuando hay más gente o perros alrededor. También se refuerza al pedirle que la orden se ejecute por más tiempo. Es decir que se quede quieto más tiempo, o que vuelva más rápido al llamarlo.

 

Para que un perro le haga caso a un humano, debe entender cinco órdenes básicas:

  1. El llamado: que llegue cuando se le llama por su nombre.
  2. El sentado: que al llegar con su dueño se siente automáticamente.
  3. El echado: que se eche cuando se le indica.
  4. Quedarse quieto: que no se mueva y te espere quieto y sentado.
  5. Caminar al lado: para que durante el paseo te acompañe y no corra como el quiera.

Los pasos para lograr estas cinco órdenes son guiar al perro para que haga lo que se le indica y premiarlo cuando lo logra. No se le debe premiar hasta que logre hacer lo indicado, de lo contrario, se le enviará un mensaje contradictorio y solo esperará el premio, sin haber logrado nada. Se debe escoger una palabra que el perro pueda relacionar con la acción y no cambiar de palabra. No importa el idioma, el perro solo relacionará al sonido.

 

Para logar que camine a tu lado, debes conseguir un collar y correa de entrenamiento que mantendrán al perro seguro y este no se escapará. Deberás dar varias vueltas y hacer giros hacia adentro y hacia afuera. Mientras tanto deberás mantener a tu perro a un lado de tu pierna y el premio, ya sea juguete o comida, en la mano del lado contrario. El perro, atento al premio, deberá sentir que no debe separarse de tu lado durante el recorrido. Al lograrlo, entrégale el premio. Para facilitar este entrenamiento, asegúrate de sacar a pasear al animal previamente para que esté con poca energía. De lo contrario no se podría controlar y querrá jalarte para lograr el paseo que tanto anhela.

 

Es importante destacar que, si no tienes paciencia o eres de carácter irritable, mejor delega esta tarea a alguien que tenga estas virtudes. El perro las necesita para poder aprender sin apuros ni violencia.

 

Sobre adiestramiento para gatos

Los gatos son seres inteligentes e intuitivos y al ser una especie completamente diferente, se le debe adiestrar según vías de entendimiento. Consulta siempre con un veterinario o un adiestrador sobre las maneras adecuadas de lograrlo.

Primero debes determinar que quieres lograr: evitar comportamientos, enseñarle órdenes básicas, convivir con otros seres, etc. A partir de ello, podrás decidir, con la ayuda de un adiestrador felino, la mejor manera de educarlo.

El gato solo obedecerá si le interesa lo que le ofreces, lo cual podría ser un snack o un juguete.

Noé dice…

Para reprenderle, hay que hacer el castigo o la llamada de atención justo después de que el gato haya hecho la mala acción. No después porque esto podría provocar otros problemas de actitud. Es mejor reprenderlo de forma indirecta, con un ruido violento o rociándolo con agua en spray, en lugar de forma directa. ¡jamás uses golpes!

 

Fuente: Adiestrador Aldo Favian, Educando a mi mascota, Lima, Perú.