La madre mascota

En este día de la madre, aprende a atender a tu mascota que está a punto de comenzar esta etapa de su vida.

Mayo es el mes en el que se recuerda de manera especial cuán queridas e importantes son las madres. Ya sea las madres humanas o las del reino animal. Cuidar a una hembra en su maternidad es una de las experiencias más enternecedoras, y a la vez intensas, que se pueden vivir.

De manera natural, las madres del mundo animal son muy independientes. Ellas cuentan con el instinto y la capacidad para dar a luz. Por lo tanto, el papel del ser humano es solo propiciarles las condiciones adecuadas para que el parto se desarrolle con naturalidad. Esto es proveerles una madriguera o un nido, facilitarles la alimentación e higiene entre otros aspectos. Siempre se debe supervisar el parto para intervenir, únicamente si es muy necesario. Es mejor tener el contacto de un médico veterinario a la mano, por cualquier emergencia.

Apoya a tu mascota desde antes del parto

Llevar un control veterinario desde el momento en que se conoce el embarazo de la mascota es lo más importante. Tanto perros como gatos lactantes deben tener libre acceso al alimento y al agua; limpia, fresca y disponible todo el día. El agua es de suma importancia pues la hidratación es fundamental para que la madre produzca leche.

Un cambio importante es empezarlos a alimentar con concentrado de cachorro de excelente calidad para que tenga alto contenido protéico, ya que la madre no solo se alimenta para los cachorros, sino también para ella misma. El cambio de alimento se debe empezar desde 10 días previo al nacimiento de las crías. Asimismo, conviene darle suplementos de calcio para cubrir alguna deficiencia. Consulta esto con el veterinario y él determinará la cantidad y la marca del producto que será adecuado administrarle.

¿Se acerca el día? ¡Prepara la madriguera!

Por naturaleza, las madres buscan un rincón calientito y escondido. Prepara un lugar apartado de las corrientes de frío y que el tamaño sea acorde a la perrita o gatita y a la cantidad de cachorros que va a tener. Estos no deben quedar muy apretados, pero tampoco debe ser un lugar abierto. Los cachorros no tienen la capacidad de autorregular su temperatura. Para lograrlo, dependen de la madre y ella no permanece con ellos durante todo el día. Por eso es importante propiciar el calor en un rincón cómodo y adecuado.

Los cachorritos también son tus crías

Es cierto, tu no los has parido, pero también son tu responsabilidad. Es necesario que un médico veterinario llegue a revisarlos para garantizar que los cachorros estén en buen estado de salud, al nomás nacer.

La socialización de los cachorros puede empezar a partir de los 15 días de nacidos, cuando abren sus ojos y ya pueden visualizar quien los manipula. A partir de los 20 días abren su canal auditivo y ya se les puede poner un nombre y al hablarles, empiezan a relacionarse con la manipulación humana, para que crezcan como animales sociables y no sean ariscos. A los 21 días de nacidos se puede empezar a ensayar con la alimentación de concentrado para cachorro. Pero no esperes que dejen la leche materna de un día para otro. Esto se logrará idealmente después de 45 días de lactancia, y si tienes dudas al respecto, consulta con el veterinario.

Recuerda que no se les debe apartar de la madre tan rápido, pues ella también les educa cosas importantes desde que nacen. Esto se puede hacer hasta los dos meses de vida. Recuerda que la castración del cachorro la puedes realizar al cuarto o quinto mes, al finalizar la vacunación y desparasitación.

ASPECTOS QUE DEBES TOMAR EN CUENTA PARA AYUDAR A LA MADRE MASCOTA

  • Es importante mantener al día el programa de desparasitación y vacunación de la madre, para mantener saludables a los cachorros.
  • Si tienes un perro o un gato de pelo largo, el groomista deberá despejar el área de las tetillas para que estas no se ensucien y la lactancia y la limpieza del área sea más fácil.
  • Los pezones emanan un olor especial que atrae a los cachorros para que puedan alimentarse. De esta manera pueden localizar el pezón pues están ciegos al nacer y al hacerlo, lo estimulan con las patitas para que salga la leche. Si el área está muy sucia, se puede limpiar con toallas húmedas, pero solo si es muy necesario, pues no se debe eliminar este olor tan particular.
  • Las madres dejan de comer de 12 a 24 horas antes del parto.
  • Es importante llevar la cuenta de la fecha de monta o apareamiento para que un veterinario determine la posible fecha del parto y estar pendiente de este importante momento.
  • La mayor parte de los partos suceden por la noche o la madrugada.
  • Si la madre se ensucia de liquido amniótico y sangre durante el parto, es necesario que una persona experta la bañe, para no utilizar productos tóxicos como champús antipulgas, que puedan intoxicar a los cachorros.
  • Es importante tener suficientes sábanas, camas o trapos para cambiarlos de manera constante, pues los cachorros hacen sus necesidades en ellas. Para mantener limpio, la madre, además de estimular la defecación y la orina de los cachorros, se las come.

Fuente: licenciado en Zootecnia, José Daniel López.