A pie, a caballo o en vehículo los peregrinos continúan llegando a la Basílica de Esquipulas

Desde el pasado fin de semana incrementó el flujo de peregrinos hacia la Capital Centroamericana de la Fe. Muchos de ellos llegan a pie, en caballo o en vehículo. La afluencia es por la devoción de los católicos hacia la imagen del Cristo Negro, la cual cumplirá 425 años de su llegada a Esquipulas y 261 años de su traslado de la antigua ermita hacia la Basílica.

Ganaderos junto a sus familias llegan montados a caballo hasta el atrio de la Basílica de Esquipulas. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández).
Ganaderos junto a sus familias llegan montados a caballo hasta el atrio de la Basílica de Esquipulas. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández).

Muchos peregrinos procedentes de diferentes regiones de Guatemala, México, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, como también del continente europeo, ya se encuentran en Esquipulas para participar en las festividades del Santo Cristo Negro el próximo 15 de enero. Los fieles llevan ofrendas y serenata hasta el interior de la Basílica, como un agradecimiento por los milagros recibidos.

La Cámara de Turismo de Esquipulas detalló que alrededor de 75 mil peregrinos ingresaron el fin de semana a la ciudad de Esquipulas, quienes en su mayoría se quedaran hasta el día 16 de enero, fecha en que culminan las actividades religiosas.

Ante esta manifestación de fe, que cada año va en crecimiento, en el año 2016 “La Romería a Esquipulas” fue nombrada Patrimonio Cultural de la Nación, según Acuerdo Ministerial 1199-2015, por lo que autoridades locales, nacionales y organizaciones internacionales, trabajan de la mano para que la UNESCO lo declare como Patrimonio de la Humanidad.

El sábado ingresó una de las peregrinaciones más antiguas y representativas de Guatemala. Una cabalgata que duró dos días, procedente de Asunción Mita, Jutiapa, transitó por veredas y carreteras hasta llegar a la Capital Centroamericana de la Fe.

Peregrinos montados a caballo se desplazan hacia Esquipulas. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández).

La romería conocida como Jinetes Peregrinos o Cabalgata del Tío Tin inició su peregrinar junto a su familia y amigos hasta la Basílica hace 118 años, como una iniciativa del ganadero miteco Agustín González Rivas, de quien lleva el nombre la peregrinación. Hoy en día, a esta manifestación de fe se han agregado más personas, entre ellos, médicos, abogados, ingenieros y otros profesionales, quienes junto a sus familias vienen cabalgando con fe y devoción.

Año con año, esta peregrinación a caballo va en aumento, por lo que en esta ocasión participaron un total de 175 jinetes, haciendo un total de más de 800 personas, ya que muchos les acompañan en sus vehículos.

“Nos sentimos muy felices de venir cada año hasta Esquipulas. Mi abuelo nos dejó este gran legado y ejemplo, por lo que debemos cumplir con su promesa y no dejar morir esta tradición que el inició. Hoy se cumplen ya 7 años que no nos acompaña mi abuelo Tin, pues en su última visita al Cristo Negro falleció cuando retornábamos hacía Asunción Mita, pero ahora nos acompaña espiritualmente”, expresó Silvia González, nieta del fundador de la peregrinación de jinetes.

Silvia González, nieta del fundador de la peregrinación a caballo, junto a su padre han hecho crecer esta peregrinación luego del fallecimiento de Tío Tin. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández).

Con mucha fe y devoción, los jinetes vienen en este largo recorrido de más de 90 kilómetros y llegan hasta los pies del Cristo Negro para agradecer los milagros y bendiciones recibidas en el año. Otros, oran por sus familias o amigos para que sus hogares, trabajos y quehaceres sean bendecidos o sean sanados de alguna enfermedad que estén padeciendo.

En el acto de recibimiento de la peregrinación, el alcalde de Esquipulas, Carlos José Lapola Rodríguez, quien durante 7 años los ha acompañado en todo su recorrido, expresó que para el próximo año serán nombrados como “Visitantes Distinguidos” y recibirán las llaves de la ciudad como una distinción por la fe y devoción que llevan durante más de un siglo.

El interior de la Basílica abarrotado por peregrinos nacionales y extranjeros. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández).

Contenido relacionado

> Desde nuestra hemeroteca, lea sobre “un día de visita al Señor de Esquipulas”

> Galería: Motoristas acudieron a la Basílica de Esquipulas en el 2019

> Peregrinación a Esquipulas se convirtió en tragedia