Crisis hospitalaria: Así viven la escalada de casos por covid-19 en los diferentes centros asistenciales de Guatemala

La falta de medicamentos claves para tratar a pacientes covid-19, camas y oxígeno son las principales preocupaciones de los médicos encargados de los hospitales del país.

Personal del Hospital Nacional de Amatitlán desinfecta el área de emergencia luego de confirmarse un caso de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Personal del Hospital Nacional de Amatitlán desinfecta el área de emergencia luego de confirmarse un caso de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

El incremento de pacientes contagiados de covid-19 ya ha provocado que se dejen de recibir y atender en al menos tres hospitales del país.

El Hospital Temporal del Parque de la Industria en la ciudad de Guatemala, el Hospital Regional de Zacapa así como el Nacional de Chiquimula.

Sin embargo, esto está provocando una mayor carga en la red hospitalaria que se sigue enfrentando a la escasez de medicamentos y especialistas.

Hospital Nacional de Chimaltenango: “Estamos en crisis por falta de ventiladores”

Chimaltenango es uno de los departamentos con más casos de coronavirus -15 mil 862- y con todos sus municipios en rojo en el semáforo epidemiológico.

Las autoridades del Hospital Nacional de Chimaltenango manifestaron su preocupación porque actualmente ya no tienen más espacio para crecer en camas, tampoco especialistas o recursos que les permitan contratar más, mientras la demanda por atención aumenta.

“Usualmente mantenemos un 90% de ocupación, y en el mejor panorama tenemos 23 camas, por lo tanto,  mantenemos entre 19 y 20 camas ocupadas. Cuando se desocupa una cama es cuando un paciente muere o bien egresan otros, pero ya hemos rebasado entre el 110 y 120% de ocupación, donde ya las camas se agotaron e improvisamos con camillas o sillas. Hay días en los que rebasamos los 23 pacientes, ahora tenemos una o dos camas libres” indicó el doctor Omar de León, epidemiólogo del centro asistencial.

A nivel general mencionado hospital se encuentra entre un 80% y 85% de abastecimiento de medicamentos, sin embargo, el área covid-19 está por el 50% ya que el manejo de insumos es diario y fuerte, aseguró el especialista, quienes también carecen de antivirales.

“Si estamos en un 90% de ocupación significa que los pacientes han muerto, lamentablemente por eso quedan camas vacías, y uno que otro que se recupera, pero para ello pasan dos semanas, un paciente ocupa una cama 15 días, entonces nuestra desocupación está sostenida en base a las personas que mueren lamentablemente”, lamentó De León.

Además, el galeno aseguro que ahora han comenzado a notar que el 90% de los pacientes son personas no vacunadas.

“Nosotros llevamos nuestra estadística y lamentablemente está comprobado que un poco más del 90% de los que ingresan no están vacunados, y sí hemos tenido casos de gente con una vacuna y hasta con dos, pero es la minoría, pero la mayor cantidad de las personas que ingresan son no vacunados“, afirmó De León.

Pacientes con coronavirus del Hospital de Chimaltenango pueden comunicarse con sus familiares. (Foto Prensa Libre: Emy Susana Sánchez)

“En crisis por falta de ventiladores”

Uno de los mayores retos y problemas que enfrentan los seis médicos generales y el único médico internista destinados para la atención de los pacientes es la falta de ventiladores, que se han destinado para el área de adultos de covid-19 en el hospital.

“Uno de los grandes problemas que enfrentamos es que únicamente se tienen cinco ventiladores para el área de coronavirus para 23 espacios, es decir, que si alguno más necesitara un ventilador, ya todos están ocupados”, detalló De León.

Al hospital siguen ingresando personas mayores de 60 años, pero la mortalidad está en jóvenes entre 30 y 50 años, pero también se ha notado un incremento en niños, donde ya reportaron niños fallecidos.

El hospital tiene un área pediátrica para covid-19 con 10 espacios, cinco para intensivo y cinco espacios en leves o moderados.

Hospital General San Juan de Dios:  Médicos “están remando contra la corriente”

El segundo hospital más grande del país y que también atiende a pacientes con coronavirus ha estado desde hace más de tres meses con una ocupación que supera el 100%, situación que cada día preocupa a los médicos y al director del centro asistencial pues aseguran que la positividad continúa en aumento, mientras que la falta de insumos especiales para la atención de pacientes graves sigue siendo escaso.

Gerardo Hernández, director del Hospital General San Juan de Dios señaló que ahora están atendiendo a 141 pacientes, pero solamente tiene 138 camas disponibles, de estas  20 son de pediatría.

“Si bien el caso de niños es super alarmante, se mantiene dentro del número que hemos estado teniendo en las últimas tres semanas, entre 18 a 25 pacientes en pediatría, hace tres días falleció un niño por covid-19, y los números se mantienen, ahora tenemos 20 y aunque son números estables son altos”, resaltó Hernández.

Además la escasez de medicamentos para pacientes intubados así como sedantes sigue siendo una de las mayores preocupaciones porque no tienen abastecimiento en dos de los vitales.

“Estamos complicados la verdad tenemos dos insumos a cero por ciento, que son Tocilizumab que tenemos meses de no tener y la empresa informó que tal vez lo tengan para diciembre o enero y el Vecuronio que no tenemos, esos insumos los tenemos en cero, de los demás tenemos pero por abajo de la línea normal, si bien estamos por el 75% en el abastecimiento de medicamentos para covid-19 leves, estamos remando contra la corriente”, expresó el director.

Además, observan que la situación se está saliendo control, pues ahora la positividad es de un 34.5% de las 250 pruebas que se llevan a cabo diariamente.

Cientos de personas hacen fila en el hospital San Juan de Dios para realizarse pruebas de covid-19.
Fotografía Prensa Libre. Erick Avila

Hospital Nacional de Amatitlán: “Han empezado a referir pacientes a otros hospitales” 

En este centro asistencial desde el 27 de agosto únicamente atiende a personas de cuatro municipios como Amatitlán, Villa Canales, Villa Nueva y San Miguel Petapa.

Actualmente, tiene una ocupación del 105% de ocupación, e incluso han comenzado a enviar ya a pacientes al hospital de Villa Nueva ante la falta de espacio que están enfrentando.

“En las últimas horas hemos tenido que referir a dos pacientes al Hospital Especializado de Villa Nueva, debido a que los espacios están ya reducidos” indicó el director del Hospital de Amatitlán, José Ernesto Monzón, quien resaltó que tiene buena comunicación con otros hospitales.

La ocupación suele estar por arriba de 28 camas, cuando ellos solo tienen 24 camas, pero durante el día suelen quedar entre 3 o 4 camas disponibles, ya sea por la muerte de un paciente o por la recuperación de otro, sin embargo el número de pacientes se ha sostenido desde hace un mes en ese rango.

“Nosotros en el área covid-19 tenemos medicamentos, pero prevemos que si esto sigue así podríamos desabastecernos y necesitaríamos realizar adecuaciones presupuestarias para tener más medicamentos”, señaló Monzón.

De ser así se necesita una ampliación en el presupuesto que tienen pues ya llevan ejecutado más del 70% de los Q6.5 millones que están destinados para la pandemia en mencionado nosocomio.

Hospital Regional de Zacapa: “Los pacientes graves esperan en sillas, pero no recibimos a más”

Desde el jueves este hospital cerró sus puertas la recepción de más pacientes con coronavirus debido a la saturación que han estado enfrentando.

El director de ese centro hospitalario Oscar Villatoro aseguró que ahora están “mucho peor, pues los pacientes siguen llegando y ya no hay espacio para ellos, la cola en emergencia esta grande, hay entre 8 y 10 pacientes que están graves con oxígeno en cilindro, esperando por una silla, y en el área de covid-19 no hay espacio, habilitamos cinco camas más que la hicimos quirúrgicas para pacientes covid-19 que vienen por cesárea, heridos de bala o por apendicitis, y abrimos una sala más, pero los graves siguen en la emergencia esperando” detalló el doctor.

Los pacientes que reciben son del departamento, pero cuando llaman de algún hospital les indican que ya no tienen espacio.

Por ejemplo, se le informó al Hospital de Puerto Barrios que no podían enviar a un niño de Fray Bartolomé, porque tanta ha sido la demanda que en sillas esperan los pacientes por una cama de intubación, y si se logra algún espacio es porque alguno muere.

“Ayer, murieron cuatro pacientes, nuestro promedio de fallecimientos es entre 3 y 4 diarios y el 90% de los casos graves no están vacunados contra el coronavirus”, enfatizó Villatoro.

El Hospital Regional de Zacapa ha cerrado sus puertas y no recibe a más pacientes covid-19. (Fotografía Prensa Libre: Hospital Regional de Zacapa)

En el Hospital Regional tienen 20 camas para pacientes graves, mientras que los moderados son enviados al temporal de Estanzuela, donde se tienen 45 camas y atienden a 22 pacientes, sin embargo, no tienen la capacidad de intubar a pacientes.

En Zacapa existe una baja vacunación respecto a los casos positivos que se están reportando. “La vacunación está muy baja, comparando con los casos positivos, por ejemplo, el viernes realizamos en el hospital 64 hisopados donde 45 salieron positivos, de estos 12 se quedaron en silla esperando pues ya eran dependientes de oxígeno”, comentó Villatoro.

Actualmente, carecen de los medicamentos claves para tratar a pacientes como Azitromicina, Ketamina, Vecuronio, Remdesivir y Tocilizumab, los cuales son solicitados a las familias que deben buscar los recursos para adquirirlos, pues esos son la diferencia entre la vida y la muerte.

Hospital Regional de Quiché: “Solo tenemos 7 camas disponibles”

El Hospital Regional de Quiché posee áreas para pacientes con coronavirus una para los ventilados y la otra es para los moderados y graves, pese a ser uno de lo más grandes del país solo tiene 10 camas para intubación, indicó Salomón Delgado, director del Hospital Regional de Santa Cruz, Quiché

En él área de ventilado únicamente tenían tres camas disponibles, mientras que en él área de moderados cuatro, el hospital Regional de Quiché, tiene 24 camas disponibles para él área covid-19 de estas 10 son para pacientes ventilados y a la falta de espacios se suma la falta de medicamentos y oxígeno.

Pacientes deben esperar en ambulancias, debido a que en el Hospital Regional de Quiché dejó se atender a enfermos de covid-19. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Como a todos los demás centros asistenciales la falta de medicamentos, además de espacio así como presupuesto son las mayores preocupaciones, sumado a que la población no quiere vacunarse y donde ahora el mayor número de contagios proviene de personas que no han querido recibirla derivado de la desinformación que existe.

“Nuestra mortalidad está por arriba del 45%, pero la mayor parte de las personas que llegan no tienen la vacuna, ni siquiera una dosis, porque no creen en la vacuna y esto lo descubrimos al realizar la entrevista epidemiológica porque creen que la vacuna los contagiará y si se vacunan piden que sea de manera confidencial”, aseguró Delgado.