Conozca al pastor de cabras que no puede evitar hablar de política y de futbol

Cada día, Lucas Herrera camina unos 15 kilómetros guiando a sus cabras por varias colonias, donde vende la leche que producen.Sus jornadas son largas, pero se entretiene conversando con sus clientes sobre política y futbol, dos aspectos que, según dice, le apasionan.

Lucas Herrera concedió una entrevista a Prensa Libre luego de terminar su jornada de trabajo en Villa Hermosa. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Lucas Herrera concedió una entrevista a Prensa Libre luego de terminar su jornada de trabajo en Villa Hermosa. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

En el límite entre San Miguel Petapa y el sur de la ciudad de Guatemala, varios albañiles terminan su jornada laboral, están por concluir la construcción de una carretera y mientras guardan herramientas aparece un hombre que con un lazo golpea el asfalto para guiar a su rebaño de 12 cabras hacia su hogar.


“Feliz tarde mis ingenieros”, saluda a los constructores el pastor de cabras. Se trata de Lucas Herrera, de 73 años, quien lleva seis décadas en ese trabajo. Lucas es el segundo de siete hermanos y comenzó a pastorear porque sus padres se dedicaron a la crianza de esos mamíferos, tuvo siete hijos, ya casados, y ahora tiene nueve nietos. En la actualidad vive en una casa de lámina y madera junto a su esposa.

¿Recuerda cómo empezó a guiar cabras?

Tenía como 7 años cuando mi padre me llevaba a los potreros en la colonia La Reformita -zona 12-, era como 1952 o 1953. Tenía miedo de que me lastimaran, pero después empecé a quererlas.

¿Cómo aprendió a ordeñar?

A pura practica y con mucho cariño hacia mis animalitos. Para ordeñar hay cosas que se hacen primero, como darles de comer bien y que tengan su debido descanso, mi padre me aconsejó que antes de pensar en el sustento había que tenerles mucho amor.

Para vender debe caminar por varias horas, ¿qué colonias visita?

Mis clientes vienen de varios años, voy a Nimajuyú, Prados de Villa Hermosa, Villa Hermosa 1 y 2. Esos lugares son los que camino para ofrecer leche de cabra, tengo amigos, clientes y conocidos, hay de todo en la viña del señor… y de repente algún envidioso.

Algunos vecinos dicen que le gusta conversar de política y el futbol ¿Por qué prefiere esos temas?

Un ciudadano debe estar informado, con eso no le digo que quiero ser diputado, no, Dios me guarde. Pero da mucho coraje ver niños hambrientos mientras otros se roban el dinero, eso no es de un cristiano y eso se debe criticar, por eso cuando puedo y veo a alguien sin qué comer, le regalo un vaso de leche. Es cuestión de valores y por eso me gusta hablar de política.

Seis de las 12 cabras que guía Lucas quedan rezagadas y son pastoreadas para que ingresen al corral. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

¿Qué casos de política prefiere?

La corrupción. Me dio mucho coraje saber lo que hicieron con el dinero para curar el Lago de Amatitlán, que nos metan sal y agua como cura es para retorcerse, da cólera. Mire a Otto Pérez Molina como paró, es una pena. Esos temas me persiguen, porque en la calle me molestan, resulta que una cabra se llama Roxana Baldetti, es un nombre que genera polémica y chistes.

En verano, Lucas usa zapatos deportivos, y en la temporada de lluvia, botas de hule. Cada vaso de leche cuesta Q5 y hay familias que compran su producto por litros. Los domingos son los mejores días de ventas.

Lucas, a los 73 años tiene claro que quiere continuar con su trabajo y solo dejará de hacerlo al no poder caminar.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ListaGris_2017″ /]

¿Por qué le puso el nombre de la exvicepresidenta a una cabra?

No se lo puse yo, así la bautizó una mi cliente de Prados de Villa Hermosa, porque un día pasé a ofrecer lecha a su tienda y la cabra metió el hocico entre las rejas y se llevó unas zanahorias y hierbas, ella dijo que se parecía a Baldetti. Al otro día volví a ofrecer leche y rápido se puso a decir que ya venía Roxana Baldetti -sonríe Lucas-.

Aunque no lo crea, esa cabra es la que manda a las demás. Se pelea por la comida y les pega, no sé por qué me salió así de arisca, pero le tengo mucho cariño y además produce dos litros -de leche- al día.

En el rebaño hay un macho y ese cabro es el Muchacho, es el más viejo y casi no lo saco a caminar. En años anteriores fue muy activo, pero por su edad se cansó y se queda cuidando el corral. 

Lea también: Don Chomo, el curandero más famoso de Boca del Monte

¿Por qué le gusta conversar con la gente?

Lo hago porque es una forma de acercarme a las personas y conocerlas mejor, a veces hasta problemas personales me cuentan y si puedo ayudar lo hago; además, es entretenido y no me aburro en mi trabajo. 

Le puede interesar: Hombre, víctima de la violencia, no se da por vencido y fabrica muebles

Lucas acaricia a su cabra Roxana y relata que es la más activa del rebaño. Explica el motivo del nombre. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

El futbol es parte de sus conversaciones cotidianas ¿Qué le gusta de ese deporte?

Es lindo ver y jugar futbol, hay vida en cada campeonato. Cuando voy en la calle rápido sale algún joven a gritar que viene el Crema, y sí, soy Crema. No me cansaré de apoyar al Comunicaciones, aunque me da mucha tristeza verlo mal en los últimos campeonatos y peor fue ver que nos suspendieron y todo por los corruptos.

Volviendo al futbol, no paso un día sin saber qué hace Comunicaciones y tampoco dejo del lado al archirrival, los Rojos, también veo qué hacen -sonríe-. El futbol es pura entretención, cargo un radio y voy escuchando programas deportivos, los domingos mientras vendo leche escucho los partidos.

Contenido relacionado: 

> Sepultureros del Cementerio General cuentan algunas de sus experiencias.
> Bicitaxista está por graduarse de abogada y cuenta su historia de superación.
> Estas son las razones por las que la metrópoli se desarrolla con lentitud.