Disminuye caudal de ríos por acumulación de material volcánico y agricultores temen pérdidas

Los ríos Achiguate y Guacalate, que nacen en las faldas del Volcán de Fuego, han disminuido su caudal debido a la acumulación de material volcánico, lo que impactará en las actividades agrícolas de la parte baja de los afluentes, según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

El bajo caudal del río Achiguate afecta a agricultores de la parte sur de Escuintla. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)
El bajo caudal del río Achiguate afecta a agricultores de la parte sur de Escuintla. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

“Todo el material que se acumuló por la erupción del 3 de junio del 2018 ha sido arrastrado por los afluentes, el material ha quedado en toda la cuenca, lo que impacta en el caudal, por lo que afectará a agricultores del sector que utilizan el agua para regar sus cultivos”, explicó Pedro Pablo Granillo, delegado de la región sur de la Conred.

José Moisés Bautista, del área de apoyo tecnológico del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), informó que la sequía del año pasado afectó a agricultores de 12 de los 14 municipios del departamento y que destinaron 12 mil 747 cupones canjeables por alimentos para palear la problemática.

No deje de leer: El llamado de emergencia que le salvó la vida a un perro atorado entre dos paredes

En la mayor parte de la cuenca del río Guacalate se puede observar gran cantidad de piedras y arena. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

“Los agricultores apenas se van recuperando de la seguía del año pasado y ahora tenemos que no solo los ríos llevan poco caudal, sino que también se espera un verano más seco, debido a los efectos del Fenómeno del Niño”, lamentó Bautista.

Para leer más: Advierten de personas que se hacen pasar por trabajadores municipales para robar en viviendas

Alex Guerra, director del Instituto de Cambio Climático (ICC), aseguró que los monitoreos revelan que los caudales han disminuido más que en otros años, y que esto se debe a la acumulación de material volcánico que ha formado playas “extensas” de arena.

 

“Parte del agua que corre en los ríos va por debajo de la capa de arena, la otra busca las orillas y ahí sigue su cauce, lastimosamente quienes necesiten utilizar el agua para riego tendrán que excavar un poco en el afluente para encontrarla, pero lo peor lo percibimos para cuando llegue el verano, ya que se espera el Fenómeno del Niño, el cual provoca que la temporada sea más seca y que las lluvias se atrasen”, comentó Guerra.

El cauce del río Achiguate, que nace en las faldas del Volcán de Fuego, está cubierto por arena del coloso. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

El experto señaló que, ante esa situación, se han establecido mesas técnicas con pequeños y grandes agricultores de la zona, así como con representantes de fincas ganaderas. “Se mantiene el monitoreo en los afluentes y se da recomendaciones a todos los usuarios de los ríos para que lo hagan de una forma eficiente, para que no solo todos tengan agua para sus cultivos, sino que también parte del caudal desemboque en el mar para no afectar la biodiversidad”, dijo Guerra.

No deje de leer: Las 7 cosas que debe saber sobre los buses escolares

Delfino Rosales, agricultor de Masagua, dijo que pueden bombear el agua desde El Guacalate, pero han notado que cada vez el caudal es menor.

El río Guacalate se destaca por ser caudaloso, pero este año luce diferente. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)

“El año pasado perdí mi cosecha de maíz, las matas de milpa se secaron y se murieron, fue una gran pérdida y me quedé endeudado, este año espero que la situación sea distinta”, comentó Rosales.

Contenido relacionado:

Tránsito estipula nuevo cobro para renovación de licencia de conducir

Familias viven drama por falta de agua, recurso que se agota a pasos acelerados

Hasta Q50 mil deben pagar los propietarios de negocios de bebidas alcohólicas en Mixco

0