Municipalidades advierten a la población no visitar las playas

La PNC también hace un llamado a la población y dicen que “no es momento para vacacionar” al referirse a este primer fin de semana sin restricciones durante la pandemia de covid-19.

La municipalidad de Sipacate verifica que no haya gente en las playas mientra el municipio se mantiene en alerta naranja por contagios de covid. (Foto Prensa Libre: Municipalidad de Sipacate)
La municipalidad de Sipacate verifica que no haya gente en las playas mientra el municipio se mantiene en alerta naranja por contagios de covid. (Foto Prensa Libre: Municipalidad de Sipacate)

En este primer sábado sin restricciones de movilización después de 4 meses de declararse el primer caso de covid-19 en el país, fue evidente cómo miles de personas aprovechaban para salir de sus hogares y visitar otros municipios, muchos de ellos ubicados en el sur del país.

Ante esta alerta por un aumento de visitantes, las diferentes municipalidades que tienen a su cargo la administración de varias playas públicas recordaron a la población que estos lugares se mantienen cerrados.

El gobierno local de Sipacate mantiene operativos en el ingreso del municipio para evitar que personas ajenas lleguen al lugar.

Wálter Nájera, alcalde de Sipacte, indicó que desde el miércoles hasta este sábado ha detenido a 220 vehículos particulares que han querido pasar con motivo de visitar las playas.

Sipacate se encuentra actualmente en alerta naranja y según Nájera, son conscientes que con un pequeño aumento de casos podrían llegar a la alerta máxima.

“El 20 por ciento de la población vive del turismo, tenemos muchos hoteles y nos visitan muchos extranjeros que vienen a surfear. A nosotros nos interesa abrir las puertas pero también nos interesa proteger a nuestra gente”, aseveró.

El jefe edil agregó que en un fin de semana normal pueden llegar a tener hasta 15 mil visitantes, pero con las medidas dictadas a raíz de la pandemia, han reducido sus actividades e incrementado los operativos terrestres, vía marítima e, incluso, vía aérea a través de drones para asegurar que nadie irrespete las disposiciones gubernamentales.

“Sabemos que la gente está desesperada por salir porque después de cuatro meses de encierro, tienen el deseo de oxigenarse, sentir el mar y la arena, pero si se abren las puertas de las playas vendrían muchos guatemaltecos de diferentes partes del país y es un riesgo no solo para nosotros sino para todos”, aseveró.

Por su parte, el alcalde de Escuintla, Abraham Rivera reaccionó asombrado al ver que este día la afluencia vehicular de la ruta libre y ruta de pago se había incrementado.

“La mayoría solo va de paso, no entra al municipio pero sí se incrementó el tráfico por la ruta libre y ruta de pago, parece que fuera un fin de semana normal de fin de mes que la gente aprovecha a salir”, agregó.

Por otro lado, la municipalidad de San José recordó a la población que su territorio se encuentra en alerta roja por lo que hicieron un llamado a ser responsables con las medidas presidenciales que indican que las playas y centros turísticos permanecerán cerrados.

 

“No es momento para vacacionar”

 

Jorge Aguilar, vocero de la Policía Nacional Civil (PNC) explicó que se han llevado a cabo varios operativos de carácter preventivo en varios lugares turísticos y que muchos de ellos son a petición de los propios vecinos que han observado la llegada de visitantes.

El trabajo aquí es decirles a los ciudadanos que esto no se trata de una normalidad completa, no es un momento para vacacionar y que gradualmente las cosas se van a ir dando pero mientras tanto deben respetar las medidas”, agregó.

Aguilar agregó que los operativos se incrementan los días viernes, sábado y domingo ya que son los días donde más se reporta escándalos provocados por personas alcoholizadas y que violan en toque de queda que se mantiene de 9 de la noche a 4 de la mañana del día siguiente.

Durante esta última semana, la PNC detuvo a 255 personas que no respetaban el toque de queda. Solo ese sábado tuvieron que arrestar a ocho personas que se encontraban en la playa haciendo escándalo bajo los efectos del alcohol.