La niña guatemalteca que jugó con una bandera de EE. UU. en una manifestación frente a Casa Presidencial

Emelyn Huinil, de 8 años, es parte del grupo de pobladores de Cajolá que desde hace una semana acampa frente a la Casa Presidencial para pedir tierras, pero mientras la respuesta llega, la menor mantiene la ilusión de tener juguetes y ante la falta de esto enrolló un toalla, la cual simulaba ser un bebé.

Emelyn Huinil es una de los 123 niños que acampan frente a casa presidencial para pedir tierras para vivir. (Foto Prensa Libre: Esbisn García).
Emelyn Huinil es una de los 123 niños que acampan frente a casa presidencial para pedir tierras para vivir. (Foto Prensa Libre: Esbisn García).

La historia de la menor es una de las muchas que se viven en esta manifestación, en un área donde muchas personas circulan.

La mañana de este martes 13 de agosto, Emelyn llamó la atención cuando sentada sobre un costal jugaba con una bandera de Estados Unidos, se trata de una toalla, pero ella tuvo creatividad para formar un juguete.

El tiempo transcurre, son las 12 horas y el calor es insoportable bajo los nailon negros que cobijan a los manifestantes. Con una mirada de esperanza, la niña es rodeada de más menores en la misma situación.

La ilusión de Emelyn

Mientras un grupo de mujeres prepara alimentos a la intemperie, la menor dice que su ilusión en tener una muñeca y otros juguetes.

Nunca ha ido a la escuela, pues su mamá Jacinta Huinil, 35, es de escasos recursos y lo poco que consigue cuando hay trabajo no es suficiente para darle educación a la niña.

No deje de leer: Así responden guatemaltecos para ayudar a anciano que vive en bus abandonado

Emelyn no cuenta con el apoyo de su padre, ya que este la abandonó junto a su hermano de 11 años, quien tampoco va a la escuela.

 

Se sienta en una banqueta, cruza los brazos y en voz baja Emelyn relata que en su imaginación en la toalla cobija a un bebé que se llama Jeferson.

Con la mano derecha señala que duerme en la banqueta, costales con ropa y sábanas la protegen. “También juego pelota, aunque en la noche a veces me da frío”, comentó.

Emelyn Huinil enrolla una toalla para jugar. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

La menor y su familia no tienen donde vivir, eso los ha obligado a venir a la capital a manifestar. Actualmente viven con sus abuelos en Cajolá; sin embargo, la madre de Emelyn dice que desea un espacio para trabajar la tierra y obtener alimentos para sus hijos.

Dos mudadas

En el lugar hay al menos 121 niños, la mayoría, al igual que Emelyn, solo trajeron dos mudadas o solo tienen un par de zapatos.

“Cuando llueve se moja la ropa”, dijo la niña, quien se toca los zapatos, el único par que tiene.

Entre la multitud una mujer indicó que la niña calza 28. Otros niños dicen que también juegan con globos que les regalan.

Esta niña guatemalteca que representa la realidad que viven muchos menores de edad en este país, también vino a manifestar el año pasado para tratar que el Gobierno les otorgue una finca en Champerico, Retalhuleu, donde el objetivo es tener un espacio para vivir y sembrar.

Lea también: Una caída lo dejó postrado desde hace 21 años y necesita ayuda para salir adelante

Emelyn asegura que su deseo es estudiar, aún no comprende al ciento por ciento la situación, pero mientras espera la oportunidad de un futuro mejor, su salud se ve afectada por erupciones en la piel.

“Dicen que es una alergia”, aseguró Jacinta, su mamá. Sin embargo, el diagnóstico médico apunta de que el mal que refleja en la piel se debe a un problema interno.

Emelyn Huinil simula que carga a un bebé en la toalla que enrolló. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

El panorama no es alentador, muchos niños juegan con botellas plásticas, costales y otro objeto que a ellos les parece interesante.

Las mujeres están organizadas para preparar alimentos, que va desde sopa o tamalitos blancos. Unas pican zanahoria, mientras a los lejos uno de los dirigentes y parte del grupo grita: “No nos daremos por vencidos, seguiremos adelante”.

Salud se ve complicada

Fernando Barillas, coordinador de Comunicación de Antigua al Rescate, informó que en dos días han sido atendidos unas 147 personas. Han detectado muchas infecciones por el hacinamiento.

“Hay problemas respiratorios, estomacales y alergias de piel. También hay casos delicados como el de un niño que está grave de hepatitis y una niña que padece de un quiste en el labio”, explicó.

Mujeres de Cajolá preparan alimentos mientras acampan frente a La Casa Presidencial para pedir tierras. (Foto Prensa Libre: Oscar García).

Casos de desnutrición

Barillas añadió que han detectado casos de desnutrición por el bajo peso y estatura de algunos niños. “Aquí la necesidad de salud es grande”, puntualizó.

Damián Vail, representante de la comunidad Mam de Cajolá, informó que esperan se cumpla el proceso para que les otorguen una finca en Champerico, Retalhuleu.

Afirmó que en dos ocasiones se han reunido con el gobierno, que al principio les indicó que tomarían en cuenta el presupuesto les indicó que no presupuesto para el pago de la finca, pero esto no se ha cumplido y según Vail, les informaron que no hay fondos para la compra.

Le podría interesar: Cómo los tuiteros se volcaron para construir una escuela de párvulos en una aldea de Yepocapa

El dirigente dijo que 310 familias esperan se les otorgue con escrituras la finca, para usarla para la agricultura.

Mujeres preparan alimentos para unas 500 personas que acampan frente a La Casa Presidencial. (Foto Prensa Libre: Oscar García).

Arrendan tierras

Dijo que la mayoría de los manifestantes arrendan tierras para trabajar, pero los recursos económicos han disminuido. Una de las manifestantes aseguró que el arrendamiento de tierras ha disminuido porque algunos fincas han sido ocupadas por los dueños para otro tipo de cultivos.

Agregó que les han informado que falta un estudio técnico como parte del proceso para adquisición de la finca. Vail aclaró que la bandera de Estados Unidos que jugaba Emelyn, no significa algo político, ya que la prenda es parte de las pertenencias de la familia de la niña.

Cantidad de manifestantes

  • 428 adultos.
  • 123 niños.
  • La salud de algunos niños se ha visto afectada por vivir a la intemperie.
  • Las manifestantes comen gracias al apoyo de vecinos y de algunas organizaciones.
  • Algunos se bañan y lavan su ropa en algunas viviendas cercanas donde les dan permiso. También buscan otros lugares donde les regalen agua para suplir esta necesidad.

 

 

 

 

3

Kevenn Batz Hace 1 semana

Alguna organización está recibiendo la ayuda para entregarsela a estas personas?

Estuardo Solis Hace 1 semana

Que la queme. Yo le llevo cobijas y juguetes.

Gamaliel Flores Hace 1 semana

Veo que no ha habido interés en presentar comentarios en este espacio, personalmente creo que la situación del país es críticamente compleja, creo que el crecimiento demográfico desproporcionado viene a agudizar la situación de vida de muchas personas en el país, el Estado debe educar a su población para que entienda de que se trata el modelo capitalista, muchas comunidades del interior se quedaron rezagadas en el modelo agrícola colonial, en el cual basan sus esperanzas de vida. El Estado es el responsable de educar a su población para que pueda sumarse al modelo socioeconómico adoptado y en Guatemala es el capitalista, periférico pero capitalista al fin, y en la medida que las personas lo entiendan mejor claridad van a tener para preparar a las futuras generaciones desde el núcleo familiar.