El agua entubada se desperdicia más en la metrópoli por malos hábitos y falta de regulaciones

La expansión de la vivienda vertical, la falta de regulación para la venta de agua y perforación de pozos en áreas privadas, la impermeabilización del suelo, la falta de plantas de tratamiento y los malos hábitos de los ciudadanos, generan más escasez y demanda de agua entubada, recalca la Fundación para la Conservación del Agua en la región Metropolitana de Guatemala (Funcagua).

La construcción de más edificios demanda la perforación de más pozos para extracción de    agua, según Funcagua.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La construcción de más edificios demanda la perforación de más pozos para extracción de agua, según Funcagua.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

María José  Iturbide Flores, directora ejecutiva de Funcagua y quien este jueves impartirá una conferencia sobre el tema del agua junto a otros expertos, indicó que la construcción de edificios para vivienda se extiende en la metrópoli y provoca la perforación de más pozos para extraer agua, sin que nadie regule la profundidad de estos y la cantidad de agua que se extrae para los moradores.

“Hay zonas que ya se quedaron sin agua, podemos ver que incluso en algunas colonias hasta se pelean por el agua, hay camiones cisternas que llevan el agua y la venden, pero no se sabe de dónde la extraen y la calidad de esta”, acotó.

“Nos acabamos el agua de los mantos friáticos, las pipas extraen el agua que en cierto momento también se agotará y tampoco tendrán para vender. En Fraijanes hay lugares donde hay escasez, los vecinos dicen que antes entraban diez camiones cisternas a la semana, después fueron ocho y ahora son solo dos”, explicó Iturbide.

Agregó: “Estamos metiéndole más pajias a esa esponja de agua y tarde o temprano, si no hacemos algo para recargar eso, nos agotaremos el recurso”.

Según la experta, al igual que en otros países debería existir una autoridad o entidad que regule la extracción de agua de los pozos y el uso del recurso hídrico.

Malos hábitos

Iturbide aseveró que en la provincia el agua se usa más en la agricultura, mientras que en la metrópoli es más de uso domiciliar y se “desperdicia”.

“Una persona según los estudios que hemos hecho, puede usar hasta 400 litros de agua por día, bañándose hasta por más de 10 minutos, lavando demasiado la ropa y teniendo malos hábitos con el uso del agua. No podemos decir que la municipalidad hace mal trabajo porque lo que no hay es agua. Cada vez hay más casas, el problema es que el manto friático se seca”, explicó.

Lea también: Aumentan daños en calles por filtraciones de agua

Menos jardines

La directiva de Funcagua enfatizó que muchos de los jardines que habían en  viviendas fueron eliminados para extender la construcción, lo cual provoca que el agua de lluvia no penetre al manto friático, aseveró que lo mismo sucede con los campos de futbol a los cuales se les coloca grama sintética y con los parqueos públicos al aire libre, los cuales son cubiertos con concreto o asfalto.

“Los parqueos deberían de tener solo piedrín para que sean áreas de recarga, son pequeñas cosas, pero sumarían la recarga de agua que va hacia el manto friático”, explicó.

Nadie quiere invertir

Según Iturbide, las municipalidades deberían invertir en las plantas de tratamiento para reutilizar el recurso hídrico, además de crear políticas de reforestación y recarga hídrica.

“Si se tienen buenas plantas de tratamiento el agua puede ser potable, pero no se quiere invertir y pagar más, queremos el agua de gratis pero tenemos un buen celular, no queremos pagar más por el agua pero sí por un buen plan para el teléfono, si queremos agua de calidad debemos invertir para limpiarla, el agua de lluvia se puede utilizar en el inodoro, para lavar la ropa”, expresó.

“Están cerrando con edificios el suelo y no se recarga con agua de lluvia, se tiene que reciclar el agua de forma circular como en otros países, acá se desecha el agua”, indicó la experta.

La directora ejecutiva de Funcagua recalcó que nadie controla la venta de agua y la calidad de esta.(Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Desempleo

Iturbide precisó que solo en el departamento de Guatemala se genera la economía de todo el país, por lo que debe haber suficiente agua para la producción en las industrias.

“Si no hay agua no hay producción, somos un país pobre y seremos más pobres . Si  una industria no tiene agua se va del país, cierran las empresas, habrá más conflicto social por el desempleo, ya hay comunidades que se pelean por el agua”, puntualizó.

Agregó que el lago de Amatitlán pudiera ser una fuente principal de distribución de agua si las municipalidades cumplieran con la implementación de plantas de tratamiento.

Contenido Relacionado:

>El agua caliente impide que en Amatitlán puedan  aprovecharla 


>Así aprovechan el agua de lluvia en Los Cuchumatanes

El agua se raciona en la capital para que llegue a todos 

0