Esta es la historia del anciano que vive solo en un bus abandonado

Un bus escolar abandonado es el hogar de Juan Pablo Figueroa Alfaro, de 66 años, quien pese a los quebrantos de salud cada día efectúa trabajos de mecánica automotriz para obtener para su comida y medicinas.

Juan Pablo Figueroa Alfaro junto al bus escolar en el que vive ene la zona 12. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).
Juan Pablo Figueroa Alfaro junto al bus escolar en el que vive ene la zona 12. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

El automotor color amarillo está en la 7a avenida y 24 calle esquina colonia La Reformita, zona 12 de la capital, donde un poco de ropa, recetas de medicamentos y una colchoneta son la compañía de Juan Pablo.

Son las 14 horas y el calor es insoportable en el bus, el anciano se acomoda en uno de los sillones y recuerda que desde hace un año decidió vivir en esa condición, pues sus recursos no son suficientes para continuar con el pago de alquiler.

Su rostro luce cansado y camina despacio. Mientras ordena unos documentos, Juan Pablo recuerda que estuvo varios años de forma ilegal en Estados Unidos, donde trabajó como mecánico.

En el 2012 decidió regresar a Guatemala, pues un accidente de tránsito y un cáncer que sufrió en la lengua le dificultaron seguir en aquel país.

Tiene dificultad para hablar, con la voz cansada recuerda que tiene familia, pero desde hace años no sabe de ellos.

Lea también: Gesto de solidaridad: Brindan alimentos y ayuda espiritual a personas sin hogar

Afirma que por su edad se le dificulta trabajar, pero cada día lucha para conseguir fondos y juntar para una operación que necesita en el ojo izquierdo, en el cual tiene poca visión.

Juan Pablo Figueroa Alfaro junto a sus pocas pertenencias (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

Padecimiento en la piel

Se toca su brazo izquierdo y muestra un padecimiento que tiene en la piel; “ya me hice unos exámenes, pronto me darán los resultados”, expresó.

Vecinos indicaron que cuando está en sus posibilidades ayudan con un plato de comida a Juan Pablo, quien es un persona educada y agradecida con lo que recibe.

El anciano afirma que cada día lucha para salir adelante, pues no quiere darse por vencido. “Mi ropa la llevo a una lavandería y me baño donde un conocido”, afirmó.

La reciente época de frío la pasó en el bus, donde se cobija con varias chamarras para pasar la noche, pues afirma que cada día sueña con un futuro mejor.

Si usted desea ayudar al anciano se puede comunicar con él al celular 56350827 o depositar en la cuenta de Banrural 4278041002.

Situación de estas personas

Teresa Maldonado, defensora de las personas adultas mayores de la Procuraduría de Derechos Humanos, dijo que estas personas están en situación de calle por aspectos como asuntos familiares, sienten que son una carga en su casa o se les recriminan por no aporta dinero.

Dijo que otros casos pueden ser por problemas de alcohol o drogas.

Maldonado manifestó que en ocasiones se cree que algunas personas por su avanzada edad toman la decisión de vivir en la calle, cuando en realidad no es así.

Para leer más: Víctima de accidente de tránsito no se da por vencido

Explicó que estas personas suelen desplazarse en la calle en compañía de varios bultos, pues esto lo hacen por la falta de afecto; “buscan sentirse acompañados”, agregó la defensora.

Recordó que hace unos dos años efectuaron un recorrido por la ciudad de Guatemala para conocer más de estas personas y detectaron que algunos trabajan, pero por sus recursos limitados duermen a la intemperie.

Agregó que se ha tratado de identificarlo, pero algunos no les gusta identificarse o simplemente dan un alias.

Maldonado dijo que no hay una base de datos para establecer cuántas personas en condición de calle y que esta falta de información es derivada de las nulas políticas para atender a este sector.

Juan Pablo Figueroa Alfaro baja del bus que utiliza como vivienda (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

Contenido relacionado

Oportunidad de empleo les cambia la vida a jóvenes con capacidades diferentes

Entérese cómo auxiliar a personas con discapacidad visual que se movilizan por las urbes

Esta es la historia del vendedor de chicles que vivió en las calles y se graduó de bachiller

 

3

Tuffany Bac Hace 8 meses

¿Qué pasó con la asistencia al adulto mayor? Con tal de embolsarse ese dinerito la vieja esa se hace la loca y se inventa que los ancianos son los que quieren vivir en la calle. Ojalá y le abunden lo que se roban y se pongan coches

301julcifue Cifuentes Hace 8 meses

Y la asistencia para el adulto mayor dónde está. Payaso ya se lo hueviaron!

301julcifue Cifuentes Hace 8 meses

Michael Michael, yo le tengo un cliente para qué le preste unos lenes. Pero por la pobreza qué lo agobia podría ser cliente de riesgo. El tal Jaime Ni Ni…