Fallece Matilde Colindres, la mujer que a los 105 años cumplió su sueño de estudiar

Aunque la familia de Matilde ya cuenta con un servicio funerario, necesita reunir fondos para la exhumación de un pariente en donde sepultarán los restos de la anciana.

Archivado en:

GuatemalaTercera edad
Matilde Colindres Flores, de 105 años, aprendió a leer y escribir a pesar de su avanzada edad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Matilde Colindres Flores, de 105 años, aprendió a leer y escribir a pesar de su avanzada edad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Hace poco más de una semana, Matilde enfermó. “Se puso triste, no quiso comer durante tres días, así que me avisaron y me fui a verla a la casa, seguro algún descuido por un chiflón le provocó gripe”, comentó Esperanza de Sanjay, hija mayor de Matilde.

“Ella vivía con sus tataranietos, una mi sobrina llevó a un médico, quien nos dijo que estaba deshidratada por no haber comido tres días, que sus riñones no estaban bien y que seguramente tenía una infección urinaria y que posiblemente sus pulmones estaban mal”, dijo De Sanjay.

Al día siguiente, la familia llevó a Matilde a un hospital, en donde permaneció tres días. La entubaron y le pusieron oxígeno. Otra hija de Matilde, quien vive en Los Ángeles, Estados Unidos, se comunicó vía telefónica con sus parientes y les pidió que le mostraran a su mamá y al ver el estado en el que se encontraba le pidió a Esperanza, su hermana, que era mejor que se la llevaran a su casa, por lo que tramitaron el egreso del hospital.

Édgar Mancio Álvarez, promotor del Centro Tecnológico, Cultural y Educativo Parque Navidad de la zona 5, un programa de la Municipalidad de Guatemala, ayudó a la familia con el traslado de Matilde del sanatorio, donde pagaron Q16 mil, hacia su vivienda, en esa zona.

Matilde murió la madrugada de este martes en su vivienda, pero su familia ahora deber resolver el lugar para sepultarla. “Había un acuerdo verbal con unas familiares para enterrarla en un mousoleo familiar, pero ahora debemos pagar para exhumar los restos más antiguos ahí y poder enterrar a mi mamá”, explicó De Sanjay.

Lea además: Así exigieron maestros los padres de familia de la escuela de Morazán, Río Bravo, Suchitepéquez

La hermana de De Sanjay no puede viajar aún desde EE. UU. porque los aeropuertos no funcionan, por las condiciones del clima, le aseguró, por lo que deberán esperarla un o dos días para proceder con el sepelio. Mientras tanto, necesitan recaudar cerca de Q5 mil para pagar la exhumación del pariente y el derecho de inhumación para Matilde. Si usted desea colaborar con esta familia puede contactar a Esperanza al teléfono 23629438.

“Sabemos que tenemos un padre amoroso, que jamás nos deja y que nos prevee. Mi hermana no puede salir de Estados Unidos y hay que esperar. El servicio (funerario) está pagado hace 10 años, pero habrá que esperarla, y eso aumentará el costo. Vamos a velar a mi mamá en Hossana, en la 14 calle, entre 6a. y 7a. avenidas, de la zona 9”, dijo De Sanjay.

“Mi secreto para vivir bastante es portarme bien, ser caritativa, también trabajar honradamente, nunca he puesto mis pies en un juzgado”, manifestó la anciana en una entrevista con Prensa Libre, en septiembre del año pasado.

Otro contenido:

> Esta es la historia de dos madres perseverantes que salen adelante con sus hijos con discapacidad

> Estos son los requisitos para aplicar a una beca de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez

> Anuncian reparación de asfalto en tres vías de la Ciudad de Guatemala

0