Una plaga oportunista que arrasa miles de hectáreas de bosque de pino en Guatemala

Insecto, cuyo tamaño no supera a un grano de arroz, es el causante de la pérdida de más de dos mil 500 hectáreas de bosque de pino al año.

Aunque su ciclo de vida es de cuatro a seis semanas, el gorgojo del pino aprovecha la vulnerabilidad de los bosques afectados por incendios, sequías, talas ilegales y falta de manejo forestal para invadirlos. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
Aunque su ciclo de vida es de cuatro a seis semanas, el gorgojo del pino aprovecha la vulnerabilidad de los bosques afectados por incendios, sequías, talas ilegales y falta de manejo forestal para invadirlos. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Históricamente, el gorgojo del pino ha sido considerado la plaga más destructiva para los bosques en Guatemala. La agresividad con la que ataca ese diminuto insecto, que no suele ser mayor a un grano de arroz, se adapta a la perfección a la vulnerabilidad de los árboles que han sido afectados por algún fenómeno natural como incendios forestales o la caída de rayos.

Controlar una plaga de gorgojo de pino es una tarea casi imposible, pues se reproducen por miles y colonizan con facilidad los árboles viejos o enfermos, por lo que la mejor estrategia para enfrentarse a ese “oportunista destructor”, es darle mantenimiento a los bosques, para que los árboles estén vigorosos y su sistema inmunológico listo para defenderse.

 

Paulo Ortiz, jefe de Protección Forestal del Instituto Nacional de Bosque (Inab), reconoce que las áreas de pinos están vulnerables a esa plaga, pero resalta que el tema gira en torno a la responsabilidad en el manejo de los bosques, y pone por ejemplo algunas prácticas como extraer ocote o la instalación  -con clavos o tronillos- de rútulos en los troncos de los árboles, pues eso deja abierta la posibilidad de que el gorgojo se aloje en la corteza y lo condene a una muerte lenta.

De acuerdo con el Inab, en el país hay nueve especies de gorgojo, cuyas larvas se alimentan de la corteza de los árboles. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Hasta el 2015 se calculaba que en el país había 3.6 millones de hectáreas de pino, distribuidas, principalmente, en el occidente y Petén.

 

Según Ortiz, en Guatemala hay nueve especies de gorgojo de pino, lo que complica su control, pues cada una actúa con distinta agresividad, y hay casos donde más de una ataca la misma zona boscosa.

La decoloración de las ramas de los árboles es una muerta de que el bosque es atacado por la plaga del gorgojo de pino. (Foto Prensa Libre: Cortesía Conap)

El experto resalta varios aspectos con los que se pueden contribuir en la conservación de los bosques pino, de los cuales cada año se pierden unas dos mil 500 hectáreas a causa del gorgojo.

 

En primer lugar, Ortiz recomienda manejar de forma adecuada los bosques, principalmente privados, pues eso permite cortar los árboles viejos y vulnerables -afectados por incendios, talas y caída de rayos-.

El gorgojo de pino no se alimenta de madera como se piensa, sino de la sabia de los árboles. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Además, prevenir los incendios forestales, pues el fuego debilita la corteza de los árboles, el lugar perfecto para que el insecto se aloje y se reproduzca.

 

También hace un llamado a la población para que no dañe los árboles, principalmente a quienes extrae ocote o colocan rótulos en los troncos, pues eso no es más que causarle heridas al abeto.

La única solución para controlar un brote de gorgojo de pino es talar los árboles. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Por último, el experto destaca que dar aviso cuando la infestación empieza puede marcar la diferencia, pues eso permite actuar -cortar los árboles- con rapidez, para evitar que la plaga se extienda a grandes extensiones.

 

“Debemos ser conscientes de que si tenemos un recurso -natural- tenemos que cuidarlo”, dijo Ortiz.

Aunque la naturaleza dotó a los pinos de mecanismos de defensa, como la expulsión de resina a través de los agujeros por donde ingresa el insecto, estos son insuficientes ante la agresividad del gorgojo. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Etapas del ataque

 

Primera etapa

  • La que ingresa primero a la corteza del árbol es la hembra, quien empieza el ataque y luego ingresa el macho para reproducirse
  • En los pinos con ataques recientes se puede ver la copa verde
  • Como mecanismo de defensa el árbol expulsa cantidades abundantes de resina o trementina
  • Cada grumo de resina o trementina representa el ataque de un gorgojo

 

Segunda etapa

  • La copa de los árboles se torna amarillenta
  • En la corteza se observan grumos secos y duros de tonalidad rojiza
  • Al desprende partes de la corteza se ver galerías o caminos en la corteza

 

Tercera etapa

  • Se observan pinos muertos y abandonados por el gorgojo
  • La copa de los árboles se torna de color rojo o marrón y las hojas empiezan a caer
Pese a lo diminuto de su tamaño, puede causar serios daños a los bosques de pino. (Foto Prensa Libre: Cortesía Conap)