Laguna de Ordóñez se seca por falta de lluvia

Distintas entidades se mostraron preocupadas por la falta de agua en la laguna conocida como de Ordóñez, que  se encuentra en el área protegida del  Parque Regional Municipal de Todos Santos Cuchumatán,  Huehuetenango.

Autoridades y vecinos caminan en la superficie de la Laguna de Ordóñez, que era una belleza natural situada en el corazón de Los Cuchumatanes. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Autoridades y vecinos caminan en la superficie de la Laguna de Ordóñez, que era una belleza natural situada en el corazón de Los Cuchumatanes. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Es normal que el estanque baje sus niveles en verano, pero este año se  secó debido a la poca lluvia  lo cual  causó mucho daño a la fauna y la flora de la zona, coinciden expertos.

Rolando Gómez,  de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco) en Huehuetenango,  lamentó que el cuerpo lacustre  haya sido   afectado por los  niveles extremos del cambio climático.

“Preocupa el hecho, aunque  en los últimos años había bajado su caudal”, afirmó Gómez, quien señaló que es una de las pocas que se encuentran arriba de los tres mil metros sobre el nivel del mar.

El experto agregó que la escasa  lluvia en la zona provocó que se secara    la laguna, pues según estudios, en los últimos 10 años la precipitación se redujo de 800 milímetros a 700 al año, en el área.

Duro impacto

De acuerdo con Gómez, la situación afectó directamente a especies que viven del agua y la humedad, como el Chipe rosado (Cardellina versicolor), aves migratorias que utilizan esa zona para descanso y  abastecerse de agua; además algunos especies de mamíferos como coyotes, zorrillos y otros.

 
“Las salamandras son   de las especies más afectadas debido a que  sobreviven en la humedad  y forman parte de las especies en extinción”, agregó.

Huehuetenango es importante en términos naturales porque de las 14 zonas de vida de Guatemala, definidas por rangos altitudinales, precipitación pluvial  y humedad relativa,  siete están en este departamento.

Panorama

Herman Ochoa, delega del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en Huehuetenango, señaló que la sequía de la laguna es muestra del cambio climático que se ha registrado en los últimos 10 años.

Advirtió que  en  los próximos 10 años el panorama será más preocupante, por  el desbalance de los factores climáticos.
El funcionario recordó que en la zona ya se han registrado alarmas por el cambio climático, como los incendios forestales de 1998, que dejaron   una gran pérdida de cobertura forestal nacional.

“Efectos evidentes”

Para Enrique Mérida, delegado del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), de Huehuetenango,  los cambios en el ambiente son más que evidentes, pues hay temporadas de calor excesivo o  lluvias torrenciales.

“Lo de la laguna es  un ejemplo de que las zonas protegidas con un manejo sostenible y adecuado, no son exentas del impacto del cambio climático, porque este parque es una de las zonas mejor cuidadas por los vecinos”, señaló.

Sebastián Matías Pablo, un poblador del área adyacente a la laguna, aseguró que a ellos les preocupa porque ha sido bebedero para las ovejas, pero además  es importante para la vida ecológica del parque regional.

Sitio turístico

El sitio es promovido por la comuna de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango,  como un destino turístico dentro de los circuitos de senderos ecológicos  que se han construido para un manejo sostenible de la zona, en la Sierra de Los Cuchumatanes.

Vista de la laguna hace un año.

Así lucía la laguna en el 2015, gracias al cuidado de los vecinos del  Parque Regional Municipal de Todos Santos Cuchumatán,  Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)