Víctimas de conflicto señalan escasa ayuda

Grupos de víctimas del conflicto armado interno de varios municipios de Huehuetenango se quejan de falta de resarcimiento y deficiencias en los pocos programas que ejecutan las autoridades encargadas. Señalan sobrevaloración y mala calidad en la construcción de casas, y que algunos afectados ya han muerto y no fueron beneficiados.

Ruby Villatoro muestra la boleta bancaria del pago de su vivienda.
Ruby Villatoro muestra la boleta bancaria del pago de su vivienda.

Ruby Villatoro, víctima y lideresa de Santa Ana Huista, aseguró que la vivienda que le fue entregada por parte del Programa Nacional de Resarcimiento (PNR) ya tiene dañadas las paredes de block. Indicó que la casa costó Q65 mil 443, y según ella, por el tipo de construcción el costo podría ser de Q35 mil.

Expresó que es necesario que una comisión fiscalice y haga que se cumpla con lo prometido.

Se quejó de que algunos diputados del partido Libertad Democrática Renovada (Líder) amenazaron con encarcelar a los vecinos que denuncien irregularidades en el PNR.

Juana Morales, del grupo de víctimas de La Democracia, dijo que la esperanza del resarcimiento ha muerto para algunos, ya que, pese a que cumplieron con la documentación, no han obtenido respuesta. Refirió que, aparte del pago en efectivo que recibieron algunos, les ofrecieron programas productivos, pero todo quedó en promesa.

Expuso que en el programa de vivienda hay problemas por la mala calidad de la obra. Aseguró que 14 familias hicieron planos hace seis años y los trabajos nunca se llevaron a cabo.

Señaló que hay intereses políticos, por lo que desvían los fondos a otras instituciones.

Marcos Paiz, de Nentón, recordó que desde el 2011 han solicitado la dignificación. “No pedimos nada gratuitamente porque la sangre que se derramó en 1982 no tiene precio. Por eso queremos que se cumpla con la ayuda”, expresó.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre