IGSS analiza recontratar servicios del Centro Médico Militar

Hospital General de Enfermedades del IGSS pierde 168 espacios de encamamiento, servicios de hemodiálisis y áreas de intensivo por vencimiento de convenio que mantenía con el Centro Médico Militar, entidad a la que entre 2014 y 2016 pagó más de Q11 millones. 

Pacientes esperan frente a la emergencia del Hospital General de Enfermedades del IGSS (Foto Prensa Libre: Archivo)
Pacientes esperan frente a la emergencia del Hospital General de Enfermedades del IGSS (Foto Prensa Libre: Archivo)

Aunque en abril de 2014 se rumoraba de planes para que el edificio del Centro Médico Militar (CMM) fuera entregado al seguro social a cambio que éste les construyera un nuevo hospital en la zona 10 y lo entregara equipado, los proyectos no prosperaron.

En mayo de ese año, el Hospital General de Enfermedades, más conocido como el IGSS de la zona 9, firmó un convenio con el CMM para que durante 24 meses los afiliados al Instituto pudieran ser atendidos en el hospital militar, el IGSS adquirió el compromiso de pagar por los servicios, según lo estipula el convenio.

Entre los servicios que el CMM prestaría a los afiliados del IGSS se encuentran  Hospitalización, encamamiento en unidad de terapia intensiva para niños y adultos, sala de operaciones, sesiones de hemodiálisis,  entre otros servicios, exclusivamente para pacientes del Hospital General de Enfermedades y el de Gineco-obstetricia y ginecología oncológica.

El CMM también pondría a disposición un médico general que fuera el enlace con el cuerpo médico del IGSS, un nutricionista, una enfermera profesional por turno en cada módulo de encamamiento, una enfermera auxiliar por cada 5 pacientes internados, además de personal administrativo, de mensajería e intendencia. 

Entre la infraestructura básica el CMM otorgaba 168 camas, con el compromiso del IGSS de mantener una ocupación no menor al 80%, es decir que permanecían internados 134 afiliados, con excepciones en fechas particulares como la Semana Santa. El costo diario de hospitalización por paciente se acordó en seis cientos ochenta quetzales, sin incluir otro tipo de servicios o medicamentos.

Por su lado el IGSS debía enviar a los médicos especialistas y residentes para brindar atención permanente utilizando las instalaciones y el equipo del hospital militar. El convenio venció en mayo de 2016, pero acordaron una prórroga por nueve meses, misma que venció en febrero de este año.

Pacientes pierden beneficios

Aunque los referidos al hospital militar no eran casos de emergencia, sí permanecían internos aquellos enfermos crónicos que recibían tratamientos que les ameritaba hospitalización y los casos de cirugías programadas, consultada Zulma Calderón, jefa de supervisión hospitalaria de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), expresó que es preocupante que el Seguro Social a la fecha no haya remediado la situación, puesto que el Hospital General de Enfermedades “Es particular porque en un hospital funcionan varios, de adultos, de pediatría y ginecología, aparte es el único de referencia y atiende más de 600 emergencias al día cuando fue pensado para atender solo 200”.

Según lo documentado por la PDH, tras perderse los beneficios del convenio el hospital ya no tiene capacidad para atender a más personas, “El IGSS de la zona 9 ahora está en una situación más crítica, desarmaron el área de consulta externa y lograron habilitar 28 camas y hay un problema serio con los niños con cáncer quienes vienen a recibir sus quimioterapias, a quienes los están atendiendo en donde han podido porque no hay lugar,”, expresó Calderón.

La PDH reclama que el IGSS tenía conocimiento que vencería el convenio y no se preparó para garantizar la atención a los afiliados, además agrega que “Algunos –pacientes- que no se pueden ir sin su tratamiento han quedado durmiendo en colchonetas por varios días, otros se han ido sin su tratamiento”, agregó Calderón.

IGSS analiza recontratar servicios del Hospital Militar

Lucía Dubón, jefa de relaciones públicas del IGSS refirió que el vencimiento del convenio no perjudica a los afiliados, ya que se sigue un estricto programa y calendarización de las cirugías.

Dubón asegura ignorar las causas por las que no se negoció otra prórroga al convenio con el hospital militar, pero no descartó que vuelvan a contratar sus servicios, “Se está negociando en este momento con el CMM lo que se está buscando es otra forma de contratar los servicios, pero además las autoridades están buscando otras alternativas”, comentó Dubón quien dijo desconocer cuáles eran las otras alternativas que ella mencionó.

Recomiendan soluciones rápidas

Arturo Quevedo, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala refirió que los médicos siempre deben ingeniárselas ante cualquier emergencia, pero recomendó al IGSS “buscar la manera para paliar la problemática, que busquen otras instituciones, porque tendrán que tomar medidas rápidas  y buscar soluciones prontas, la gente ahí está y necesita el servicio, porque lo más importante es la gente”, resaltó Quevedo.