Cien muertes clínicas de vacas se registran en Petén, mientras ganado baja de peso por falta de pasto

Se especulaba que en el primer trimestre del año han muerto unas tres mil cabezas en Petén, pero las autoridades desmienten este extremo y hacen un llamado a la población a no creer los comentarios con información falsa; mientras que ganaderos están preocupados por la falta de alimento para su ganado vacuno.

Falta de agua y pastizales es una de las causas de muerte de reses en Petén, según ganaderos y autoridades. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Falta de agua y pastizales es una de las causas de muerte de reses en Petén, según ganaderos y autoridades. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Ganaderos de Petén se encuentran en alerta desde marzo, cuando en ese entonces, sin explicación aparente, se habría registrado la muerte de al menos tres mil cabezas de ganado, por lo que solicitaron apoyo de las autoridades para investigar la situación.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) conformó un equipo multidisciplinario para detectar y controlar la causa de muerte de los semovientes, por medio del despliegue de una brigada de veterinarios y zootécnicos para identificar la enfermedad que habría afectado al ganado.

Mario Méndez Montenegro, ministro de la referida cartera, indicó que el grupo de especialistas fue integrado por miembros del Maga, Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Ministerio de Salud, laboratorios médicos veterinarios y la Asociación de Ganaderos de Petén, que han efectuado tamizajes en Petén.

“Es importante aclararle a la población que esta situación no debe causar alarma, ya se trabaja en las soluciones de acuerdo a los resultados obtenidos hasta ahora”, señaló Méndez Montenegro.

 

Un ganadero muestra un estanque artificial que llenó con una cisterna para abastecer a su ganado e indicó que ante el calor estos se secan rápido. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

 

Iván Iglesias, del departamento de Saneamiento Ambiental, de la Dirección del Área de Salud de Petén, manifestó que monitorean los expendios de carne para descartar sospechas de que el producto se encuentre en mal estado.

Iglesias afirmó que no debe existir alarma ni especulaciones pues son inspecciones de rutina y que no se han encontrado irregularidades, además que los precios permanecen estables.

“Necesitamos garantizar que se estén cumpliendo con los protocolos establecidos en la cadena de producción y venta de carne para que todo el proceso marche con normalidad, esto es necesario para evitar problemas en la salud del consumidor final”, expuso.

Trabajo de campo

De acuerdo a integrantes de la comisión interinstitucional, el trabajo de campo ha consistido en la toma de muestras de sangre, tejidos, vísceras y líquidos corporales de novillas y vacas clínicamente sanadas, así como hembras y machos sacrificados con menos de 24 horas de haber muerto.

Con el análisis han logrado determinar que la falta de agua en los estanques artificiales, llamados aguadas, y de pasto en los potreros es parte de las causas que han causado la muerte de reses en ese departamento.

Las muestras obtenidas en cada sitio priorizado se han enviado a laboratorios especializados para confirmar los resultados obtenidos, se informó.

Jorge Rosado, viceministro para asuntos del Petén, informó que se presume que Clostridium podría ser la bacteria por la que han muerto bovinos, con mayor frecuencia en marzo.

El funcionario explicó que se trata de un organismo que afecta de forma repentina al ganado y causa su muerte, incluso antes de que se haya manifestado algún signo clínico. “El microbio genera esporas muy resistentes que se encuentran diseminadas por todo el entorno e ingresan fácilmente en el organismo a través de una herida o cuando el animal está pastando”, detalló.

 

 

Carlos Reyna, presidente de la Asociación de Ganaderos de Petén, resaltó que la ganadería es una fuente importante de empleo para el departamento, pero que desde noviembre del 2018 no llueve en las áreas de mayor presencia de ganado, lo que causa pastizales secos y escasez de agua.

“La falta de alimentación y agua está causando que algunas reses se mueran, este verano ha sido más fuerte que los anteriores, pero debe prevalecer el control y regulación de precios de los productos derivados del ganado, pues lo que acontece no afecta aún en grandes proporciones” añadió.

 

Ganaderos alimentan con concentrado a las reses ante la falta de pastizales en algunas regiones de Petén. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

 

Al consultar a Luis Cancinos, empresario ganadero de Santa Ana, este indicó que la preocupación se debe a que el ganado pierde peso por la escasez de alimento y que, según sus propios sondeos, algunas reses han disminuido su peso en 400 libra. “La mayoría de potreros se observan sin pastos y los reservorios de agua secos, es algo que el Maga debe de tomar en cuenta y apoyar”, agregó.

Luis Caal, ganadero de la zona de San Luis, manifestó que no registran muerte de ganado en su región, pero abastecen con concentrado a los animales porque están adelgazando ante la falta de pasto, por lo que esperan que las lluvias que cayeron en los últimos días hagan que crezca herbaje nuevo. “Mantenemos el control de vacunación y cuidado de nuestras reses para evitar cualquier tipo de enfermedades”, adicionó.

Continúan evaluaciones

Personal de la unidad de Epidemiologia del Maga continúa el trabajo de campo para determinar de manera científica las causas de algunas muertes de ganado bovino en Petén.

El viceministro Jorge Rosado indicó que el objetivo es terminar con las especulaciones, por lo que recomienda a la población y cadena productiva no dejarse sorprender por comentarios que circulan en las redes sociales ya que no han existido muertes de bovinos en las cantidades que se ha indicado y que la inspección continúa.

Rosado añadió que en 20 años, Petén se ha convertido en el departamento que concentra más del 60 por ciento de la ganadería bovina del país, por lo que es de “suma importancia para el Maga y para el sector ganadero efectuar un diagnóstico veraz, basado en estudios de campo y laboratorio que permitan establecer y comprobar los orígenes de las muertes de las reses”.

 

 

El Maga informó que el fenómeno que ocurre con el ganado no ha afectado el mercado nacional, por lo que hacen un llamado a la población para denunciar cualquier especulación de precios de la carne de res y productos derivados del ganado con el argumento de que no hay abastecimiento.

La entidad también recalcó que se mantiene la vigilancia sanitaria, con el fin de garantizar la inocuidad de los alimentos y desmentir rumores que se han propagado en torno a la distribución y consumo de carnes.

“El abastecimiento de carne en los distintos mercados se encuentra normal y no hay ninguna restricción de tipo sanitaria para su consumo”, señala un comunicado del Maga.

 

Contenido relacionado:

 

> Tala ilegal en selva petenera continúa pese a denuncias

> Carniceros venden menos producto ante temor por la carne de perro

> En 2017, tuberculosis en reses procede de México y Guatemala, aseguró Panamá